EL ACCIDENTADO GP DE TOSCANA

La desagradable sensación de Carlos Sainz al encontrarse delante a un rival a 270km/h

Sainz, Magnussen, Latifi y Giovinazzi tuvieron la fortuna de salir indemnes tras un violente accidente múltiple tras la retirada del coche de seguridad. Para el español, pudo haber sido peor

Foto: Cuando aceleraba a fondo, Sainz se encontró de repente un Alfa Romeo, al que levantó del suelo. (Formula 1)
Cuando aceleraba a fondo, Sainz se encontró de repente un Alfa Romeo, al que levantó del suelo. (Formula 1)

“Ha sido una sensación que no se la deseo a nadie, porque ha sido a una velocidad muy alta. Una situación verdaderamente peligrosa". A casi 270 km/h, no debe resultar agradable encontrarse un rival parado o más lento y con otros monoplazas alrededor en situación similar. Pero también Carlos Sainz tuvo en esta ocasión fortuna dentro del lote de infortunio que le acompaña en 2020.

Mugello proporcionó una de las carreras más accidentadas de los últimos tiempos, y uno de los accidentes más temidos por los pilotos. Le tocó en esta ocasión a Sainz estar en el sitio y momento equivocados por su primer error de la temporada en una salida. “Me ha traído muy malas imágenes del pasado, no quiero recordar ahora cuando vas a 250 km y te encuentras coches parados en la pista”. Pero también hubo suerte por un par de razones cuando Sainz golpeó al Alfa Romeo de Giovinazzi.

De repente, aparece un coche

Paradójicamente, todo empezó con una gran salida que acabó frustrándose. Tras superar por fuera a Ricciardo y Pérez de golpe tras la primera curva, el español entró un poco forzado por el interior en la siguiente, con Stroll en paralelo. “Quería arriesgar, no era un buen fin de semana, así que arriesgué”. Camino de la salida, Sainz no anticipaba un buen día. “No había mucho que perder con el ritmo que tenía el coche, ya en las vueltas a parrilla he visto que iba fatal”. Arañaba la quinta posición de haber salido indemne. Pero tras el toque con el canadiense, Sainz se cruzó en medio de la pista, Vettel no pudo evitar rozarle y el McLaren se fue al fondo de la clasificación. Allí se encontraría todo el pastel que también se comían Latifi, Magnussen, Giovinazzi y el propio Sainz.

El español aceleró a fondo para aprovechar el rebufo del rival que le precedía. Por delante del español se abrieron dos monoplazas. "Una sensación que no le deseo a nadie”. El encontronazo directo con el Alfa Romeo fue violentísimo. Hasta se vio la panza al coche rival. Giovinazzi explicaría luego que su propio impacto se produjo a 261 km/h. Sainz llegaba con más velocidad por detrás. “Fue muy similar a Brasil, el año pasado, desde el fondo de la parrilla todo el mundo pensaba que la carrera estaba en marcha, pero luego no lo estaba". Como en Mugello.

Cuatro monoplazas quedaron fuera de carrera tras la retirada del coche de seguridad, Sainz entre ellos.
Cuatro monoplazas quedaron fuera de carrera tras la retirada del coche de seguridad, Sainz entre ellos.

La 'suerte' de Sainz

Pero Sainz tuvo fortuna por dos razones. “Me agarré al volante con la mano izquierda y recibí un golpe”. En una salida de pista, el piloto suele apartar las manos del volante para evitar su violenta sacudida. Pero en esta ocasión el español no tuvo margen de reaccion y se agarró instintivamente al volante. Aunque dolorido inicialmente, las molestias habían desaparecido un rato después. Pero son frecuentes las fracturas en casos similares. Afortunadamente no fue el caso, porque ante la compresión del calendario actual,Sainz podría haber perdido más de una carrera en caso de lesión.

Sainz también aportaba una segunda razón para el relativo alivio. “Pudo haber sido mucho más grave si me hubiera encontrado en la recta un coche de lado”. O de frente, con tres monoplazas desparramados casi simultáneamente. Una embestida lateral a semejantes velocidades puede tener efectos terribles. Sin ir muy lejos en el tiempo, como el caso del malogrado Anthoine Hubert el pasado año, en la Fórmula 2 del Gran Premio de Bélgica, donde también sufrió graves lesiones el ecuatoriano Juan Manuel Correa.

La fatídica salida de Monza 78

Sainz se refería a experiencias personales del pasado, en concreto el pasado Gran Premio de Brasil. Pero este último 11 de septiembre se recordaba el Gran Premio de Italia de 1978, en Monza, cuando falleció el sueco Ronnie Peterson, uno de los pilotos más destacados de la época. Entonces la errática decisión de dirección de carrera al dar luz verde provocó la confusión de mucho pilotos. Los que partían desde el fondo de la parrilla alcanzaron al grupo de cabeza en la primera variante, creándose un pelotón en el que se produjeron varios toques en cadena: Ricardo Patresse, James Hunt, Vittorio Brambilla y el propio Peterson, cuyo Lotus acabó incendiado contra los raíles.

Aunque el sueco fue sacado del monoplaza tras unas esperpénticas labores de rescate, las imágenes delataron las patéticas condiciones de seguridad y médicas de la época. Petterson falleció al día siguiente en el hospital por una embolia, un desenlace que nadie esperaba. Paradójicamente, el fallecimiento del sueco suponía que su compañero en el equipo Lotus, Mario Andretti, lograba matemáticamente el título. Ambos eran íntimos amigos. El accidente de Mugello ha vuelto a poner en evidencia el grado de seguridad de los monoplazas actuales, pero la polémica seguirá viva en los próximos días.

"No hay razón para quejarse"

“Cada vez intentan hacer más excitantes las salidas, pero quizás hoy se pasaron del límite”. Lewis Hamilton señalaba a la dirección de carrera por el procedimiento seguido con el coche de seguridad, cuestionado que cada vez este tarda más dar vía libre a los pilotos. Casi todos señalaban al coche de seguridad, aunque con diferentes interpretaciones. “Cuando sitúas las líneas de control tan lejos y dejas las luces del coche de seguridad hasta tan tarde, es obvio dónde Valtteri iba a acelerar, lo más tarde posible”. Algunos pilotos fueron llamados a declarar tras la carrera por su comportamiento. Nada menos que doce recibieron un aviso tras la investigación posterior. El propio Sainz entre ellos, aunque no se responsabilizó a ningún piloto en particular por el accidente múltiple.

"Si quieres esperar, debes esperar mucho tiempo para luego acelerar, pero no parar y seguir, porque es muy probable que cinco o 10 coches detrás de ti tengan un accidente”, declaraba Vettel tras la prueba. "Llevaba una velocidad consistente hasta que aceleré", se defendía Bottas tras la prueba. Sí, salí tarde, pero empezamos la carrera desde la línea de control, no antes. Así que quienes tuvieron el accidente por detrás por ello "pueden mirar por los retrovisores, no hay razón para quejarse". El tema seguirá dando que hablar. Afortunadamente, sin lesiones para nadie.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios