Decepcionante imagen en Hungría

El petardazo de Red Bull que preocupa a Verstappen y deja a Albon señalado

El año pasado Verstappen celebraba la pole en este trazado y un año después la historia es muy diferente. El holandés caía a la séptima plaza y su compañero era incapaz de entrar en la Q3

Foto: Max Verstappen durante la clasificación del GP de Hungría. (Reuters)
Max Verstappen durante la clasificación del GP de Hungría. (Reuters)

Si en Austria el protagonismo en el lado negativo se lo llevó Ferrari, en Hungría le ha tocado a Red Bull. El año pasado Max Verstappen celebraba la pole en este trazado y un año después, la historia es muy diferente. El holandés caía a la séptima plaza por detrás de Mercedes, Racing Point y Ferrari. Por si fuera poco, su compañero, Alexander Albon, era incapaz de entrar en la Q3. Un hecho que deja preocupado a ambos. Albon ha quedado señalado por las insultantes diferencias con ‘MadMax’. El recuerdo de Pierre Gasly (que sí entró en la Q3) sobrevuela.

Red Bull aterrizó en Hungría con las expectativas altas para luchar contra Mercedes. Hungaroring era uno de los circuitos favoritos por sus características. Sin rectas donde la potencia no es clave y muchas curvas de media y baja velocidad. A priori, su punto fuerte. En cambio, todo fue muy distinto. La clasificación significó un enorme paso atrás de Red Bull que afecta en gran medida al Mundial. A 1,4 segundos de Hamilton acabó Verstappen. La escudería de bebidas energéticas era la destinada a plantar cara a Mercedes después del fiasco de Ferrari. Ahora las flechas plateadas se quedan sin rivales en la cabeza y escoltados por su copia, Racing Point.

Un coche difícil de conducir

Tras admitir que Red Bull tenía "mucho trabajo por hacer" después de la práctica del viernes y viendo como Red Bull rompía el toque de queda para trabajar en los monoplazas RB16 del equipo anoche, Verstappen terminó calificando el desempeño del equipo como "decepcionante". Si comparamos la clasificación del Red Bull de 2019 en Hungaroring con la actual se ve la decadencia. Verstappen perdió tres décimas respecto a su pole del año pasado. Albon cumple la misma tónica. Es tres décimas más lento que el tiempo de Gasly aquí en 2019. Mientras tanto, Mercedes sigue haciendo las cosas a la perfección. Hamilton es 1,3 segundos más rápido que antaño. Stroll, por ejemplo, fue 3,2 segundos mejor e incluso Ferrari también ha logrado ganancias. Lo que hace más alarmante la situación de un monoplaza que no termina de convencer a su líder, Max Verstappen.

“Estoy bastante preocupado por el monoplaza, no sé por qué se comporta así. Claramente, hay algo que no funciona bien en comparación con 2019. Nosotros tuvimos un buen equilibrio en este circuito. Esta semana ha sido muy difícil de resolver. Los ingenieros y los mecánicos han estado trabajando toda la noche tratando de resolverlo. Hemos intentado muchas cosas, pero nada funciona. Es realmente decepcionante”, comentó el holandés.

La realidad es que el nuevo Red Bull está dejando bastantes muestras de inestabilidad. Un monoplaza nervioso y complicado de controlar. Tanto Verstappen como Albon han sido los pilotos con más trompos y salidas de pista desde el comienzo del mundial. Se ha convertido en una máquina difícil de pilotar y ni siquiera alguien de la talla de ‘MadMax' es capaz de controlar todos los factores que rodean al RB16. El propio Albon también explicaba que era un coche difícil: “He tenido que luchar con el coche, no he estado a gusto y debemos entender mejor lo que pasa”.

Alexander Albon dejó una mal imagen en la clasificación del GP de Hungría. (EFE)
Alexander Albon dejó una mal imagen en la clasificación del GP de Hungría. (EFE)

"Lo hacen parecer idiota"

De todas formas, la mayor decepción del sábado recayó en el británico. El compañero de equipo de Verstappen parecía sufrir aún más por el equilibrio del monoplaza en la clasificación, ya que cayó en la Q2 y saldrá 13º. Además, vio como George Russell con un Williams, el peor coche del año pasado, acababa por delante de él por 17 milésimas. Verstappen, pese a todo, llegaba a la Q3 cómodamente, siendo siete décimas más rapido que él.

“Ha sido un poco de todo, tampoco hice una buena vuelta en clasificación. Teníamos otra vuelta para intentar arreglarlo y ha sido unas cuantas cosas, para ser sinceros. Me reuniré con el equipo, lo hablaremos e intentaremos estar más preparados para el próximo”, advirtió Albon. Unas diferencias insultantes con su compañero que lo dejan señalado y que recuerdan al caso de Pierre Gasly en 2019.

Por el momento Red Bull tiene confianza en su dupla, pero ha tenido que ser el propio Russell, antiguo rival de Albon, el que saliera en su defensa, ya que no cree que esto sea un reflejo justo de su pilotaje. "Conocí a Alex durante los últimos 15 años, he estado en el mismo paddock que él, es uno de los mejores pilotos", dijo a Sky. “Me siento muy mal por él porque lo hacen parecer un idiota y no lo es en absoluto. Ha ganado en todo lo que ha hecho. Así que no sé qué está pasando, pero necesitan resolverlo", apuntó Russell.

Albon reveló su frustración en un mensaje de radio inmediatamente después de que no pudiera alcanzar la Q3: "Lo siento chicos, pero les dije que no me pusieran en el tráfico". La situación de Red Bull es preocupante y tendrán que remontar el domingo desde posiciones a las que no están acostumbrados y en un circuito donde hacerlo es realmente complicado. “Daré lo mejor de mí nuevamente, pero es muy difícil remontar a este circuito”, finalizó Verstappen.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios