Nuevo fracaso de la Scuderia

Leclerc se suma a la crisis de un equipo que no está a la altura del nombre Ferrari

El monegasco agudizaba, con un grave error, la crisis de una escudería que se despidió del mundial prácticamente antes de empezar al presentar un coche que no tiene nivel ni de Q3

Foto: Vettel (i), Binotto (c) y Leclerc (d) protagonizan uno de los peores comienzos de curso de la historia de Ferrari. (Reuters)
Vettel (i), Binotto (c) y Leclerc (d) protagonizan uno de los peores comienzos de curso de la historia de Ferrari. (Reuters)

"El equipo no está a la altura de una escudería con el nombre de Ferrari". Las palabras de Mattia Binotto este sábado tras la clasificación definían a la perfección el humillante momento por el que está pasando la marca italiana. Charles Leclerc, en el Gran Premio de Estiria de Fórmula 1, era el reflejo de la desesperación. El monegasco agudizaba con un grave error la crisis de una escudería que se despidió del mundial antes de empezar. ¿Es el peor Ferrari que se recuerda desde el famoso F92A de 1992?

Si hay una palabra que resume la carrera de Ferrari este domingo, es desastre. Leclerc, el único que se salvó la semana pasada del humillante ritmo del SF1000, se sumó a la crisis del equipo tras un incidente que él mismo provocó en la primera vuelta con Sebastian Vettel. Un choque por el que tuvieron que abandonar la carrera. Los de Maranello solo suman 19 puntos en dos grandes premios. Un año que arrastra las decpeciones del pasado. Desde malas decisiones internas hasta fallos incomprensibles de los propios pilotos han ido acompañando a Ferrari en los últimos años hasta tocar fondo este 2020.

El error de Leclerc

En Estiria se podría decir que Ferrari duró tres curvas. El monegasco, en una maniobra impropia de su talento, se lanzó al interior de la curva 3 totalmente descontrolado y buscando un espacio inexistente. El piloto se encontró con su compañero de equipo. Sin miramientos, Leclerc apuró la frenada por el interior sin tener en cuenta el tráfico por delante. Cuando se dio cuenta del error, ya era tarde. Había entrado tan fuerte al piano que su monoplaza se levantó por los aires, impactando contra el de Vettel. Ese toque dejó al alemán sin alerón trasero y al propio Leclerc con el fondo plano totalmente dañado.

Vettel acabó retirándose en la primera vuelta y Leclerc en la quinta, al comprobar que el coche no tenía ritmo por los daños. A Ferrari le montas un circo y le crecen los enanos. El monegasco tuvo que salir rápidamente a pedir disculpas a su equipo, a su compañero y a todos los 'tifosi'. Además, en mitad del gran premio, fue de nuevo en busca del alemán para pedirle disculpas a la cara.

"Es difícil de explicar, pero la culpa es mía. Él [Vettel] no cometió ningún error", manifestó Leclerc. "No hice mi trabajo y estoy decepcionado conmigo mismo. He arruinado mis posibilidades, las de 'Seb' y las del equipo. No sé si basta, pero pido disculpas", apuntó. A Vettel le pilló totalmente por sorpresa el incidente: “Estaba luchando contra otros dos monoplazas y no me esperaba que Charles intentara adelantarme, ya que creo que no había espacio suficiente. Obviamente es una pena, algo que deberíamos evitar, pero ya no podemos hacer nada. Me lo estaba tomando con calma. Quería estar en un buen sitio en la recta, pero lamentablemente me di cuenta de que tenía daños en el coche”.

El monegasco cerró un fin de semana para olvidar con nuevas disculpas, esta vez a través de redes sociales. "Estoy decepcionado conmigo mismo. Lo siento, pero sentirlo no es suficiente. Hoy 'Seb' no ha fallado en nada. He dejado tirado al equipo después de que se pasaran toda la semana trabajando para poder adelantar las mejoras. Tenía demasiadas ganas de ganar posiciones en la primera vuelta. Aprenderé de esto", afirmó. Pese a los problemas, Binotto no quiso echar más leña a un fuego que es difícil de avivar más. “No creo que haya mucho que decir a los pilotos. De alguna manera, es una pena concluir una carrera así después de solo dos vueltas de gran premio. Creo que es la peor conclusión en un fin de semana malo. No es hora de buscar responsables, es hora de trabajar unidos. De vuelta a casa, tenemos las personas adecuadas para progresar lo antes posible”, concluyó.

El peor Ferrari desde 1992

Es la primera vez desde Singapur 2017 que los dos coches italianos quedan fuera en una misma carrera. Se podría decir que estamos ante el peor Ferrari desde 1992 en cuanto a rendimiento en la pista. Ese año fue una de las temporadas más complicadas de Ferrari en la Fórmula 1. Después de sumar más de 20 años sin ser campeones del mundo, presentaron el F92A, un bonito coche con el que esperaban aspirar al trono, pero terminó siendo un desastre. Solo sumó 21 puntos y dos podios gracias a Jean Alesi en un año protagonizado por constantes salidas de pista y problemas de fiabilidad. Entre Alesi y e Ivan Capelli sumaron 20 abandonos en tan solo 16 pruebas. En ese momento, la aerodinámica del coche, y sobre todo su concepto de doble fondo plano, fueron sañalados como los culpables de su pobre rendimiento. Quizás el Ferrari del año 2009 podría codearse también con el del pasado siglo.

En la actualidad, evidentemente el fallo de Leclerc fue grosero, pero llega arrastrado por un monoplaza que no da el nivel desde el primer día. Un SF1000 que provocaba que en estas dos semanas sus dos pilotos comprobaran lo duro que es caer eliminado en la Q2. Ni en seco ni en lluvia demostraron tener velocidad. Este fin de semana, Vettel salía décimo tras ser el más lento de la Q3. Leclerc había sido undécimo en la Q2, pero salía decimocuarto tras recibir una penalización de tres posiciones por estorbar en pista a Daniil Kvyat. Como reconocía el piloto de 22 años la semana pasada: "Es de locos. Honestamente, no hay mucho más". Y esa es la pura realidad.

Unos resultados que dejan a Ferrari, el equipo destinado a acabar con el dominio de Mercedes, por detrás de escuderías como McLaren, Renault o Racing Point. Todas ellas con un presupuesto muy inferior. Por ello, Mattia Binotto recordaba que todos estos hechos no son propios de una escudería con el nombre Ferrari. Después de la mala clasificación, el Gran Premio de Estiria se presumía una carrera para limitar los máximos daños posibles y experimentar para conocer mejor el coche, comprobar las nuevas mejoras... pero ni eso pudieron hacer. Los de Maranello habían introducido este fin de semana parte de las mejoras aerodinámicas que tenían previstas para el GP de Hungría. Aunque, visto lo visto a diferencia del de 1992, la falta de potencia parece ser el centro de los problemas de Ferrari y la solución a esos problemas parece lejana.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios