LA NECESIDAD DE MANTENER EL MISMO NIVEL

El gran desafío de Carlos Sainz en 2020: será más vigilado desde Ferrari que en McLaren

Carlos Sainz se encuentra ante el desafío de demostrar y confirmar a Ferrari en 2020 que no se equivocó al elegirle para sustituir a Sebastian Vettel, pero no resultará tarea fácil

Foto: Sainz comienza la temporada de despedida de McLaren, camino de Ferrari (REUTERS)
Sainz comienza la temporada de despedida de McLaren, camino de Ferrari (REUTERS)

A punto de subir ‘charter’ que transportaba a la menguada escuadra de McLaren a Austria, Carlos Sainz se acercó con su teléfono móvil al morro del avión: “This area must be smooth”, rezaba el mensaje en el fuselaje. “Buenas vibraciones” apostillaba el piloto antes de iniciar, por fin, la temporada 2020. Recuperaba el famoso “Smooth Operator”, su apodo asociado a la canción que tarareaba tras sus mejores momentos el pasado año.

Sainz termina contrato con McLaren, o esta será la temporada ‘pre Ferrari’. Como se prefiera, pero ambas están vinculadas al gran desafío para el español en 2020: acabar como en 2019. Es decir, manteniendo intacto ese capital deportivo que le abrió las puertas de Ferrari. No resultará fácil. Al contrario.

Un balance difícilmente mejorable

“Está por todas partes en estos momentos, no encontrarás un sitio, página de internet o un servicio de noticias en el que esté no su nombre”. Así presentaba a Sainz el periodista Will Buxton en una de las entrevistas del confinamiento. Desde que terminó el pasado campeonato, el español tenido presencia recurrente en los medios internacionales, la mejor prueba de un piloto triunfador. Reverso total a su temporada en Renault, recurso de circunstancias para salir de la órbita Red Bull. El fichaje de Ferrari rompió todos los esquemas. Ahora, su misión absoluta en 2020 será confirmar a Maranello que apostaron por el jinete ganador.

En 2019, Sainz logró 96 de los 145 puntos de McLaren. Terminó quinto clasificado. En ocho ocasiones fue el mejor piloto en meta al margen de Mercedes, Red Bull y Ferrari. Subió al podio en Brasil desde la última posición. Puntuó en trece carreras a pesar de las averías e incidentes en entrenamientos en seis de ellas. Momentos como los adelantamientos a los Toro Rosso en Mónaco, su remontada en Brasil, o el adelantamiento a Hulkenberg en Abu Dabi también confirmaron una agresividad en pista no visualizada hasta el momento. “Es un piloto sólido, fiable, trae puntos a casa en carrera y pelea…” comentaba Mattia Binotto para justificar su fichaje, al margen de otros factores de largo recorrido pa a el proyecto futuro de Ferrari. Exactamente, las cualidades que Sainz debe reafirmar en 2020, no a McLaren, sino a Ferrari. Pero con mayores obstáculos.

Lando Norris será el principal rival para Sainz, al que habrá de batir como sea (REUTERS)
Lando Norris será el principal rival para Sainz, al que habrá de batir como sea (REUTERS)

Batir a Norris, como sea

Brawn y Seidl necesitarán toda la consistencia de Sainz en 2020 para mantener el cuarto puesto y sus ingresos derivados. El apoyo será mutuo. Pero si el compañero de equipo es la referencia, el primer objetivo indiscutible de Sainz ha de ser Lando Norris. Con contundencia, si es posible. Sin embargo, el británico aplicará en 2020 las lecciones de su primera temporada. Para empezar, Norris se habrá librado de esa presión, ha confesado, que le atenazó en la primera parte de 2019. Pondrá en práctica el conocimiento adquirido de innumerables detalles para gestionar las diferentes fases de un fin de semana (neumáticos en clasificatorios, comportamiento del monoplaza en carrera, puesta a punto...). Norris plantó cara al español los sábados en la primera parte de la temporada, tendencia corregida por Sainz tras el verano, que encontrará un rival más sólido, apuesta para McLaren. Independientemente del rendimiento del equipo, Sainz debe superar netamente a Norris, un talento de gran futuro.

McLaren será otro tema, y el español posiblemente sufrirá más con sus rivales en 2020. Concretamente, Renault y Racing Point. En principio, sus responsables anticipan que las dificultades económicas del grupo McLaren no afectarán al equipo de Fórmula 1. Pero solo ellos conocerán los equilibrios financieros necesarios para redistribuir los recursos dedicados al ritmo de evolución en la presente temporada combinados con la adaptación del nuevo motor de Mercedes. La congelación de evoluciones técnicas de la FIA puede condicionar a McLaren frente a los dos equipos mencionados por culpa de la unidad de potencia alemana. Según rinda el MCL35 en las ocho primeras carreras lo sabremos. La pretemporada ha confirmado un monoplaza fiable, de un nueva filosofía aerodinámica que permite ampliar áreas de evolución vedadas para su predecesor. Pero Renault y Racing Point parten más fuertes que el pasado año.

El principal objetivo de Daniel Ricciardo y su equipo será en 2020 batir a McLaren (REUTERS)
El principal objetivo de Daniel Ricciardo y su equipo será en 2020 batir a McLaren (REUTERS)

El único objetivo de Renault

El equipo francés no puede permitirse otra temporada de involución en 2020. A igualdad de motor con su cliente, resulta difícil lavarse la cara ante una cúpula directiva sin los resultados prometidos desde su retorno en 2016. Sin duda, McLaren será el único objetivo de Renault en 2020. Con nuevos responsables técnicos y un ambicioso programa de evoluciones -incluso ya en la primera carrera-, el equipo francés se antoja rival más duro esta temporada. Sainz se verá envuelto en frecuentes peleas con Daniel Ricciardo, desplazado generalmente el pasado año a peores posiciones de clasificación los sábados. La habilidad y consistencia del español en carrera será tensada incluso a un más alto nivel que en 2019.

Sin olvidar tampoco a un rival que el pasado ni aparecía en los retrovisores de Norris y Sainz. El sorprendente giro de Racing Point, aka ‘Mercedes Rosa’, ha desconcertado al paddock, y el propio Andreas Seidl ya les ha señalado como principales rivales sólo con los kilómetros recorridos en Montmeló. Aunque inspirarse en conceptos técnicos ganadores no siempre garantiza entender y desarrollar un monoplaza, la sintonía entre Toto Wolff y Lawrence Stroll quizás ayude a limar determinadas aristas. Si Sainz tendrá como rival directo a Ricciardo -Ocon es una incógnita aún- y Norris, que Checo Pérez se una al grupo complicará más su tarea en 2020.

Otros factores también añadirán mayor presión o menor margen de maniobra. En una temporada tan comprimida, Sainz tendría menor capacidad de recuperación para rachas como las de 2019, con tres pruebas perdidas al comienzo del campeonato y otras tantas tras el retorno veraniego. “Con menos carreras y mayor competición de nuestros rivales directos, no podemos perder concentración, estamos en un escenario sin precedentes, así que cada punto es absolutamente crucial”, avisaba el español antes de partir al Red Bull Ring. Ferrari espera, y sin duda Carlos Sainz será tanto o más intensamente seguido desde el muro de boxes Ferrari que desde el de McLaren.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios