verstappen gana un loco Gran Premio de Brasil

Podio épico de Carlos Sainz (tercero) tras una increíble remontada... y desastre de Ferrari

Carlos Sainz firmó un remontada histórica el día que Max Verstappen se llevó la victoria en Brasil y Pierre Gasly logró un espectacular segundo puesto con Toro Rosso

Foto: Carlos Sainz en el podio del GP de Brasil 2019. (@McLaren)
Carlos Sainz en el podio del GP de Brasil 2019. (@McLaren)

Carlos Sainz cruzó la línea de meta del Gran Premio de Brasil de Fórmula 1 en la cuarta posición después de una épica remontada. Del 20º al 4º. Sin embargo, un toque ilegal de Lewis Hamilton (que fue tercero) a Alex Albon en la última vuelta ha supuesto una sanción al inglés que da el primer podio de su vida en la Fórmula 1 al piloto español (tardó en confirmarse porque se desestimó un posible DRS ilegal en un sector amarillo durante la vuelta 53). De esta manera, por primera vez, Carlos Sainz se sube a un podio de Fórmula 1. Histórico porque sólo nueve pilotos en las siete décadas de F1 han salido últimos y han finalizado en el podio.

[Por qué es histórico este podio de Carlos Sainz]

Este podio supone el número 100 para España, después de los 97 de Fernando Alonso, uno de Alfonso de Portago y otro de Pedro de la Rosa. Número redondo en una carrera en el que le salió todo a pedir de boca. Tuvo otras tentativas en otras carreras, pero por fin ha llegado...

El duelo de Hamilton y Verstappen

Max Verstappen se llevó la victoria con múltiples cambios de posición tanto en boxes como en la pista para que el de Red Bull se acabara llevando el duelo ante Hamilton. Pero el holandés no ha sido el único gran triunfador del fin de semana. Pierre Gasly acabó en la segunda plaza con un Toro Rosso. Aunque esto ha quedado en un segundo plano por el desastre de Ferrari: la carrera acabó marcada por un doble abandono de Sebastian Vettel y Charles Leclerc, quienes se tocaron a pocas vueltas del final cuando peleaban por la cuarta plaza. Los dos tuvieron que retirarse por el choque en un nuevo desastre en Maranello. Eso provocó un coche de seguridad que convirtió en una locura las dos vueltas finales.

Lewis Hamilton quería dar un golpe de autoridad y vencer en Brasil. La salida fue muy limpia. Max Verstappen arrancó a la perfección, sin sufrir por su primera posición, marchándose desde el primer metro de sus perseguidores. Sebastian Vettel, que arrancaba segundo, fue el gran perjudicado en el arranque. Fue muy conservador en la primera frenada y el británico lo aprovechó por fuera para pasar al alemán e iniciar su persecución sobre el holandés de Red Bull.

La carrera fue una contrarreloj total y duelo mano a mano entre los dos líderes. Vettel demostró no tener el ritmo suficiente en esa lucha. Todo se mantuvo bastante tranquilo hasta la primera parada. Hamilton paró en boxes el primero y lanzó el ataque a Verstappen. El holandés intentó defenderse en la siguiente vuelta, pero el británico volaba en la pista hasta pasar por delante. Lewis era líder, pero con Max pegado.

Tras esa parada comenzó un duelo espectacular de adelantamientos en plena recta. Con un ritmo similar, en la vuelta de la salida de boxes, Verstappen se comió a Hamilton en la recta de meta. En el siguiente giro fue el turno de adelantamiento para el inglés. Pero no hubo dos sin tres. En la tercera vuelta el de Red Bull le devolvió el adelantamiento y consolidó la primera plaza después de tres giros de infarto.

La locura final

Cuando todo parecía calmado con un segundo paso por boxes donde no hubo cambios, Bottas dinamitó la carrera. El finlandés rompió motor, algo que en Mercedes no suele ocurrir casi nunca, lo que hizo salir al coche de seguridad a pista. Esto hizo que Verstappen entrase en boxes a montar neumáticos blandos. Llegaba una nueva carrera.

Con Hamilton en el liderato y Verstappen al ataque se relanzó la carrera, pero el espectáculo lo pusieron por detrás. El holandés, en la primera curva, por fuera, se quitó de encima a Hamilton fácilmente. Ese fue el último capítulo entre ambos. Exactamente igual, detrás, Albon hizo lo propio con Vettel. El alemán se quedaba en lucha con Leclerc en un SF90 que desentonaba frente a los Red Bull y Hamilton.

El monegasco no entendía de compañerismo y se tiró a saco a por el alemán. Se lo comió en la primera curva por el interior, pero el alemán, con el orgullo herido, atacó en la segunda zona de DRS y, en plena recta, ambos se acabaron tocando y provocando un abandono doble ante la atenta mirada de Mattia Binotto. Un nuevo desastre que añadir a la larga lista de esta temporada. Y un nuevo coche de seguridad.

Hamilton aprovechó para hacer un pit-stop. Verstappen y Albon lideraban, y Gasly se veía en el podio con su Toro Rosso. La carrera se reanudaría a falta de dos vueltas. Lewis atacaría desde el cuarto puesto. Sainz, por el momento alargaba su parada al máximo y volvía a demostrar que es el mejor hombre para gestionar sus neumáticos. Del séptimo puesto pasó al quinto con la eliminación de los SF90.

Verstappen se escapó rápido. Hamilton pasó a Gasly con un exterior en la primera curva. Sainz se aferró a una quinta plaza soñada después del varapalo del sábado, conteniendo una ofensiva de Raikkonen de manera espectacular en la cuarta curva. En la penúltima vuelta, Hamilton y Albon se tocaron. El tailandés trompeó y Sainz pasó a la cuarta posición. Hamilton perdió la segunda posición ante Gasly. Y se quedó con las ganas de esa posición en los metros finales. Una carrera de infarto que deja tres grandes triunfadores: Verstappen, Gasly y Carlos Sainz. Y un gran perdedor: Ferrari.

opta

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios