ESTRICTOS PROCEDIMIENTOS Y PROTOCOLOS

Vuelve la Fórmula 1: así será la ‘nueva anormalidad’ de los grandes premios

Un mundo de acción trepidante e interdependencia se verá puesto a prueba por los protocolos y medidas de seguridad imprescindibles para celebrar la temporada 2020

Foto: El Red Bull Ring abrirá con las dos primeras carreras del calendario 2020 (EFE)
El Red Bull Ring abrirá con las dos primeras carreras del calendario 2020 (EFE)

Un podio es a un gran premio como el agua para una rana en un día de julio. Pero antes le faltará al primero que a la segunda en esta singular travesía de la Fórmula 1 por los territorios del coronavirus que se inicia el próximo domingo, arranque insospechado del campeonato 2020.

De no transformarse radicalmente el paisaje dentro y fuera de un circuito, la Fórmula 1 habría vivido un año en blanco por primera vez en toda su historia. La exhaustiva preparación para defenderse de virus ha llevado varios meses, y en el Gran Premio de Austria y sucesivas carreras se comprobará su efectividad así como los grandes cambios necesarios en los ahora maniatados fines de semana de carreras. Desde la compleja elaboración de un calendario aún provisional, hasta la elaboración de los protocolos necesarios para crear esa “biosfera” de seguridad, la FIA y la FOM han trabajado intensamente para crear una gran burbuja que, esperan, esta vez no se pinche como en el Gran Premio de Australia.

Trabajar en los boxes será un desafío para mecánicos y pilotos (MERCEDES AMG)
Trabajar en los boxes será un desafío para mecánicos y pilotos (MERCEDES AMG)

80 personas, con una aplicación

En Europa resulta obvio recordar que todas tendrán lugar sin público. Ya dentro de paddock y boxes, su trepidante mundo interno, todo velocidad de trabajo e interacción, se verá maniatado. Vaciado de periodistas, invitados, patrocinadores y cualquier ser humano que no resulte imprescindible para el desarrollo de un gran premio. Solo quedará un esqueleto mondo y lirondo. Porque al Gran Premio de Austria y carreras sucesivas solo podrán acudir 80 personas por equipo. Las reglas establecen regularmente un máximo de 60 personas operativas (ingenieros, mecánicos…) por lo que solo entrarán en el paddock 20 miembros adicionales para el resto de las actividades. Eso sí, todos en su propia burbuja tras pasar cada miembro un test de detección del Covid -19. La Fórmula 1 utilizará además una aplicación (‘Track and Pace’) diseñada para el interior del circuito para permitir a los organizadores controlar un posible positivo y con quién ha podido entrar en contacto el implicado.

La rutina será muy específica: del aeropuerto al hotel, de este al circuito, de vuelta cada día, y al avion. Las comidas, o en el paddock, o en el hotel. “Cuando las interacciones entre grupos no puedan ser evitadas, sin poner en peligro indebidamente la seguridad, el gobierno de la gestión deportiva o la capacidad de un competidor para competir en un evento, se debe respetar el distanciamiento social o se debe usar equipo de protección personal (PPE) adicional para mitigar la transmisión del virus ", rezan las instrucciones de la FIA. Aquí reside la madre del cordero, y el próximo domingo se pondrá a prueba cómo la Fórmula 1 es capaz de rendir con éxito bajo tales consignas y exigencias.

Los equipos solo podrán mantener interactividad entre sus miembros (Mercedes AMG)
Los equipos solo podrán mantener interactividad entre sus miembros (Mercedes AMG)

Como las muñecas 'matrioskas'

Algunos equipos, como Ferrari han ido incluso más allá, creando ‘suburbujas’ dentro de su propio bloque de aislamiento.“Tendremos la burbuja del coche 15 y la del coche 5, y dentro de cada uno, la burbuja de ingenieros y la de mecánicos, y así sucesivamente", explica Lauren Mekies, director deportivo del equipo italiano. Se trata por tanto de crear una secuencia a modo de muñecas ´matrioskas' como fórmula de aislamiento incluso dentro de un mismo equipo. "Si desafortunadamente hubiera un positivo, se busca asegurar que el número de gente que ha entrado en contacto con ese individuo haya sido el menor posible. Hemos reducido el personal para hacer todo lo posible remontamente, apunta Mekies, “tenemos lo que llamamos el box paralelo, el garaje remoto. Así que todo lo que podamos hacer remotamente lo haremos, como otros equipos, estoy seguro, y la FIA”. Eso sí, en lo que a paradas en boxes se refiere, no veremos a dos mecánicos por rueda. “Veremos la misma operatividad, con el mismo número de miembros en las paradas que siempre".

Pero semejante rigidez ha de afectar por fuerza a la operatividad del equipo en boxes, cuestión acentuada ante problemas mecánicos serios o un incidente en pista que obligue a un trabajo extra dentro de los boxes. ¿Cuánto se tardará en resolver averías o problemas serios con las limitaciones de contacto y de protección? “Creo que el mayor desafío, especialmente para quien está en el garaje, es llevar la máscara todo el rato”, avisa Mekies, aunque en el Red Bull Ring podrían amortiguarse este fin de semana sus inconvenientes porque se esperan temperaturas benignas e incluso lluvia. En principio, la FIA ha relajado el límite de horarios de trabajo en boxes con una hora más – nueve en vez de las ocho habituales- antes del tradicional toque de queda de cada gran premio.

Mekies apuntaba como excepción a esas 'miniburbujas' un cambio de motor, por ejemplo, que obligaría a trabajar juntos a los mecánicos de los dos coches en una misma unidad. “Solo ciertos miembros del equipo van a trabajar en el coche a la vez, lo que limita la velocidad a la que se puede hacer un cambio de motor. Dependiendo del motor de que se trate, será un gran desafío”, avanza Andy Green, director técnico de Racing Point. "La fiabilidad será un factor clave para mantener las cosas fluidamente. Pero si tienes un gran problema de fiabilidad, pondrá mucha tensión en el equipo para reparar las cosas a tiempo". Ojo a los accidentes, por tanto.

La fiesta del podio desaparecerá en los grandes premios del coronavirus
La fiesta del podio desaparecerá en los grandes premios del coronavirus

Parados en la recta

¿Cómo se desarrollarán entonces las preparrillas del domingo, escenario de superpoblación por excelencia en un gran premio? Indudablemente, este será uno de los momentos chocantes del Gran Premio de Austria. Para empezar, sin público, la vuelta al circuito de los pilotos será innecesaria y cancelada. Para luego minimizar el contacto y la distancia física en la parrilla se acortará todo el procedimiento y recortará el personal habilitado para trabajar sobre los monoplazas. Así, cada equipo solo podrá contar con 40 personas en la preparrilla. Sin ceremonia alguna previa a la carrera, la salida de los pits se cerrará 20 minutos antes de la arrancada. A los cinco minutos prácticamente todos habrá de abandonar la parriila, y a falta de tres solo podrán restar ocho miembros del equipo por coche. Pero si el procedimiento anterior no permite la distancia física necesaria, la FIA considera la posibilidad de que los monoplazas hagan la vuelta de formación desde boxes para pasar directamente a la posición de salida.

¿Qué destino le espera los tres primeros clasificados? “Tenemos planes y procedimientos”, explicaba enigmáticamente Ross Brawn al respecto, con la opción más probable de que los tres primeros monoplazas se paren en la recta tras la vuelta de deceleración final. ¿Les lanzarán sus trofeos en la distancia? No se llegará a tanto, pero tampoco el final del Gran Premio de Austria se convertirá en la fiesta final a la que estamos acostumbrados ¿Y los periodistas, ruedas de prensa y televisiones? ¿Y los comisarios en la pista? Otras muchas parcelas estarán condicionadas por esta 'nueva anormalidad' que cambiará radicalmente un Gran Premio de Fórmula 1.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios