La Fórmula 1 ya busca otras opciones

Mercedes acaba con la parrilla invertida: "La F1 es meritocracia y no necesita trucos"

La nueva propuesta necesitaba la unanimidad de todas las escuderías. Cuando todo parecía listo, Mercedes se negó tajantemente impidiendo que se hiciera posible

Foto: Toto Wolff ha frenado el cambio que planteaba la Fórmula 1. (Reuters)
Toto Wolff ha frenado el cambio que planteaba la Fórmula 1. (Reuters)

En las últimas semanas, Liberty Media encabezó una iniciativa a favor de la introducción de las parrillas invertidas. Ross Brawn, director gerente de la Fórmula 1, respaldó este plan para agregar algo de sabor y atractivo a las segundas carreras en Austria y Gran Bretaña. Pero para llevarse a cabo, la nueva propuesta necesitaba la unanimidad de todas las escuderías. Cuando todo parecía listo, Mercedes se negó tajantemente impidiendo que se hiciera posible en los Grandes Premios de Estiria y el 70º Aniversario.

Cualquier cambio en las reglas de este tipo debe recibir el apoyo unánime de los equipos y después de que el jefe de Mercedes, Toto Wolff, se opusiera a la idea, se abandonó por completo la opción. "Lo vimos el año pasado y no obtuvimos apoyo", dijo Brawn a Autosport cuando se le preguntó sobre el plan de la parrilla invertida. "Pensamos que esta próxima temporada con la necesidad de tener algunos de los grandes premios en dos fines de semana seguidos en la misma pista sería una idea perfecta para la segunda carrera. Así que en Austria, Silverstone, y si hay alguno en la segunda mitad de la temporada, entonces podríamos hacer lo mismo. Pero no pudimos por Mercedes”, confesó.

“Toto fue bastante franco en la reunión. 'Estamos en lo que creemos que es la mejor posición competitiva, estamos persiguiendo un séptimo campeonato mundial, ¿por qué dejaría esa oportunidad que tengo? Esta propuesta me pondría en una posición mucho más difícil'", alegó Toto Wolff en la reunión. "Entendí eso y lo respeté. Ojalá hubiera tenido una visión más amplia, pero no lo hizo. Creo que todo lo que salió después fue solo niebla", finalizó Brawn respecto a la postura de Mercedes.

Las razones de Wolff

Mercedes fue el claro autor del bloqueo. “Fuimos nosotros, sí”, confirmó el director de Mercedes. “Dijimos que este no era el momento de experimentar con cosas que curiosamente ni siquiera contaban con el apoyo de la comunidad de aficionados de la Fórmula 1, porque en una encuesta solo el 15% expresó interés en las parrillas invertidas”. Por otro lado, Toto Wolff no ha tenido problema en explicar claramente las razones de dicho veto. Algunas obvias que ha entendido la Fórmula 1 y otras no tanto. “Primero, creo que la Fórmula 1 es una meritocracia: el mejor hombre en la mejor máquina gana. No necesitamos un truco para cambiar la parrilla y crear carreras más emocionantes”, explicó el austríaco.

“Segundo, sé por las carreras de turismos que las estrategias también se vuelven muy útiles cuando el resultado de una carrera básicamente forma la parrilla para la siguiente”. Este formato era ya utilizado en otros campeonatos, como la Fórmula 2, el WTCR o su antecesor, el Mundial de Turismos. El problema de esta idea es que la estrategia está a la orden del día y las carreras de los sábados suelen realizarse muchas maniobras con la mente puesta en la carrera del domingo. Algo que mancha un poco la imagen de la competición.

“Imagínense a uno de los pilotos que no está rindiendo bien en la carrera del domingo del primer fin de semana de Spielberg y decide retirar el coche", argumenta Wolff. "Así será quien comience en la pole para la carrera siguiente, y lo hará rodeado de coches de mitad de parrilla que defenderán sus posiciones y bloquearán tanto como puedan. Seguramente ganará la carrera y para los más rápidos que lleguen por detrás habrá más riesgo de abandono, lo que podría influir en el campeonato”.

Red Bull fue de los pocos equipos en expresar públicamente su deseo de probar las carreras de parrilla invertida. El experimento que pretendía introducir Liberty, sin embargo, permitiría abrir la puerta a carreras más movidas y de resultados impredecibles y en eso quizá Max Verstappen podría ser de los mejores. Wolff también hacía referencia a esa situación y a salir por detrás de otros equipos que tienen un rendimiento similar, por lo que remontar sería aún más difícil para ellos. “Desde un punto de vista de rendimiento puro, quien sea el más rápido, y no necesariamente seremos nosotros, será penalizado hacia los equipos segundo y tercero más rápidos porque simplemente comenzarán al frente. Y como sabemos, los márgenes a menudo no son muy grandes, por lo que es un movimiento oportunista dar ventaja a algunos equipos”.

Hamilton alegaba el pasado año para rechazar esta opción que era una excusa por no hacer un mejor trabajo en el proceso de decisión. Carlos Sainz, por su parte, estaba en cierta manera a favor, pero siempre y cuando la Fórmula 1 se vuelve más igualada. “Antes de cambiar el formato deberíamos ver una F1 con una parrilla más apretada y coches que se puedan seguir unos a otros”, argumentaba. “¿Por qué no nos concentramos en hacer la Fórmula 1 como debería ser, con competición más apretada, una mejor redistribución de dinero y coches que se puedan seguir?”.

Ross Brawn trabaja a contrarreloj para conseguir que la F1 ofrezca un mayor espectáculo esta temporada. (EFE)
Ross Brawn trabaja a contrarreloj para conseguir que la F1 ofrezca un mayor espectáculo esta temporada. (EFE)

Buscando otras opciones

Uno de los grandes problemas para el gran circo con este nuevo calendario es que las grandes compañías de televisión aprietan en busca de un mayor atractivo de la competición para no retransmitir dos carreras iguales en dos semanas diferentes. Están interesadas en que la segunda carrera no sea una copia al fin de semana anterior y la Fórmula 1 ya trabaja en una nueva solución para buscar ese objetivo. Brawn quiere encontrar una manera de agregar interés sin perjudicar específicamente a ciertos competidores, y variar la elección de neumáticos entre carreras es la idea que ahora está encima de la mesa.

El año pasado, Pirelli llevó sus compuestos C2, C3 y C4 a Red Bull Ring, y los C1, C2 y C3 más duros a Silverstone, pero ir un paso más duro o más suave para la segunda carrera podría proporcionar un cambio adecuado que se aplica igual a todos los equipos. "Lo estamos discutiendo en este momento", dijo Brawn. "Hay dos elementos para el segundo fin de semana. Hay que asegurarse de que las personas corran todo el fin de semana, ya que no queremos un viernes muy tranquilo porque ya tienen todos los datos que necesitan del viernes pasado".

"Y el otro aspecto es, ¿hay algo que podamos hacer que atraiga a los aficionados un poco más en la segunda carrera debido a un cambio? Algo que los equipos no verán como una alteración de su estado competitivo en la F1". A pesar de su optimismo, Brawn reconoce que la idea aún no está cerca de convertirse en realidad antes del comienzo de la temporada 2020 de F1 en Austria el 5 de julio. "Está lejos de ser cierto", dijo. "Estamos dando vueltas en este momento. Es posible que no haya nada, pero si podemos hacer algo solo para animar esa segunda carrera, será algo bueno". En ello está trabajando la Fórmula 1. Evidentemente los mejor posicionados, como es el caso de Mercedes, deberán dar su brazo a torcer para ayudar en la busca del espectáculo, pero la situación no es fácil y el tiempo aprieta.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios