Las reacciones de pilotos, jefes y fans

Los motivos, con disculpas y abucheos, de la suspensión del GP de Australia de F1

Ross Brawn, director deportivo de la F1, explicó en un vídeo que ha compartido la Fórmula 1 los motivos de la demora y como actuaron ante la complicada situación

Foto: El area de McLaren en el paddock vacía a horas de comenzar el fin de semana. (Reuters)
El area de McLaren en el paddock vacía a horas de comenzar el fin de semana. (Reuters)

"Se ha concluido que la seguridad de los miembros de la familia de la Fórmula 1 y de su comunidad, así como la equidad de la competición, tienen prioridad". Así cerró el gran circo la suspensión del Gran Premio de Australia. Una cancelación que ha provocado varias reacciones por ser un hecho inesperado, además de por la tardanza de la decisión. 12 horas hubo que esperar desde que se supo el positivo por coronavirus en McLaren. Ross Brawn, director deportivo de la F1, explicó en un vídeo los motivos de la demora y como actuaron ante la complicada situación.

"Se consultó a los equipos, a las autoridades médicas, a la FIA y a los promotores. Llevo despierto toda la noche. Teníamos tantos temas en los que trabajar... tuvimos que juntar a los equipos y celebrar una reunión. Llevaba tiempo", confesó. "No es una autocracia total en la que no podamos tomar una decisión. Tenemos muchos factores que tener en cuenta. Creo que hicimos un trabajo bastante bueno en llegar a la conclusión correcta con tantos accionistas involucrados. Estamos hablando con la FIA, que está en Europa con horario de Europa y tuvimos que hablar con Jean Todt", detalló. "Por otro lado Chase Carey estaba volando desde Vietnam, así que fue todo muy estresante. Está bien teniendo en cuenta que resolvimos algo importante en 12 horas".

"Tenemos que hacer que la Fórmula 1 funcione. He hablado con Mattia Binotto muchas veces en las últimas semanas. Su visión cambió en los últimos días por lo que estaba pasando en Italia, así que estábamos en un barco que naufragó. Nos sentíamos optimistas de poder superar esto, de que la F1 podía empezar y aportar un poco de alivio en estos momentos tan difíciles", comentó Brawn.

McLaren cambió todo

Pero la realidad cambió cuando se encontraron con el primer positivo de coronavirus en McLaren."Una vez que tuvimos un positivo y que se vio que el equipo no podía competir por eso, nos dimos cuenta de que teníamos un problema que necesitábamos afrontar", añadió. "No creo que nadie haya experimentado algo así en su vida. He pasado por una crisis económica, por otros dramas, pero la escala de esto es enorme. Estamos tomando notas de lo que hemos aprendido de este fin de semana".

Aun así, para McLaren la pesadilla no ha terminado. Durante la noche, 14 miembros del equipo, además del caso confirmado, han sido puestos en cuarentena en el hotel del equipo durante 14 días, de acuerdo con las directivas de las autoridades sanitarias locales. Estas personas habían estado en contacto cercano con el miembro del equipo que dio positivo por coronavirus. Una muestra clara de que el próximo gran premio en Baréin, el 22 de marzo parece imposible que se lleve a cabo.

Ahora la incertidumbre está en cuando se podrá volver a poner en marcha la Fórmula 1. Helmut Marko, asesor de Red Bull, se marchó del circuito dejando ver a los medios que el mundial podría empezar en Bakú, el 5 de junio. Lo que supondría seis carreras más aplazadas. Ross Brawn confiesa que están trabajando en encontrar las fechas adecuadas. "Tenemos que ser realistas sobre cuándo podemos volver a empezar, en eso trabajamos ahora mismo. Tenemos planes de reconstruir la temporada e intentar acomodar el mayor número de carreras perdidas que podamos", reveló Brawn para terminar.

El lío con los aficionados

Brawn reivindicaba que manejaron bien la situación a pesar del caos que se vivió durante toda la madrugada australiana, pero la realidad es que la parte más afectada fue la de los aficionados. Multitud de personas esperando a entrar al circuito minutos antes de que anunciasen que no habría GP poniendo en riesgo aún más la salud de los desplazados.

Algunos espectadores que esperaban fuera del recinto habían venido desde lugares tan lejanos como Londres y eso provocó el abucheo al conocerse la noticia. Otras personas permanecieron desconcertadas en las puertas mucho después de que se cancelara la carrera, mientras que otros se quedaron para preguntar a los asistentes si todavía había una posibilidad de que las puertas se abrieran y la carrera continuara.

"Cada año voy a Melbourne desde 2008. Por justicia, debería haberse cancelado mucho antes. No tengo más de tres mil dólares y ahora tengo que coger un vuelo antes de tiempo a casa. La forma de decirnos las cosas en la puerta fue horrible, no había información, tuvimos que descubrirlo por una aplicación en el móvil'", compartía Shane, ciudadano de Nueva Gales del Sur en ‘The Guardian’.

El presidente ejecutivo del grupo de la F1 Chase Carey, expresó su decepción por la cancelación de la carrera. “Esta es una carrera que siempre esperamos. Hay grandes aficionados aquí. Lamentamos no tenerlo. Creo que hemos tomado las decisiones correctas. Hemos trabajado bien con nuestros socios. Todos estamos decepcionados, pero estos son tiempos difíciles y hemos tomado las decisiones que tenemos que tomar”, dijo. Apuntar que la F1 ha dispuesto una página web donde aquellas personas con entrada puedan pedir una devolución del dinero invertido.

Las reacciones de equipos y pilotos

Al darse a conocer la suspensión del gran premio, todos los equipos y pilotos siguieron el mismo mensaje de unidad y lucha ante una situación que les ha dejado decepcionados por las enormes ganas de empezar el campeonato que todo el mundo tenía. Mercedes envió una carta a la FIA y F1 solicitando la cancelación. “Compartimos la decepción de los aficionados. Sin embargo, la salud física y mental y el bienestar de los miembros de nuestro equipo y de la comunidad más amplia de F1 son nuestra prioridad".

Ferrari también salió al paso para respaldar por completo la decisión tomada. “La seguridad de todos los miembros del equipo es nuestra prioridad número uno. Lo sentimos mucho por los fanáticos que iban a venir a Albert Park y apoyar la carrera de Fórmula 1 con todo su entusiasmo habitual, así como a todos aquellos que habrían estado mirando desde todo el mundo".

Daniel Ricciardo, piloto local, fue el que peor se tomó la suspensión, pero entendía la gravedad del asunto. “Estoy devastado, no puedo competir en el GP de mi casa aquí en Melbourne y comenzar la temporada. En última instancia, aunque se ha tomado la decisión correcta y creo que todos pueden entender esto, es algo que nunca hemos visto antes. Perdón por todos los seguidores que vinieron a dar apoyo”.

Por último, Zak Brown salió a felicitar a la organización por la suspensión del gran premio después de que McLaren optara por no presentarse este fin de semana. "Aplaudo la decisión de F1, la FIA y el AGPC de cancelar el GP de Australia. La salud y la seguridad de la familia F1 y la comunidad local deben ser lo primero. Como piloto, esta fue la decisión más difícil que tuve que tomar. Como CEO, fue la decisión más fácil de tomar". Ahora lo que falta por saber es cuando se recuperará esta carrera y las que podrían seguir su camino.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios