Esperan estar al nivel de Mercedes

La nueva vida de Honda o por qué se juega su proyecto en la F1 (y el de Red Bull)

El fabricante japonés afronta un año clave en dos vertientes. La búsqueda de fiabilidad y rendimiento necesaria para ir a por el mundial y, por otro lado, se juega su proyecto con Red Bull

Foto: El abrazo de los jefes de Red Bull y Honda (Honda)
El abrazo de los jefes de Red Bull y Honda (Honda)

"Sí, estoy feliz. ¡Pero nunca te fíes!". El director técnico de Honda, Toyoharu Tanabe, confesó, en tono de broma, su felicidad después de una productiva pretemporada para Honda. El fabricante japonés afronta un año clave en dos vertientes: la búsqueda de fiabilidad y rendimiento necesaria para ir a por el mundial con Max Verstappen y, por otro lado, se juega su proyecto con Red Bull y su continuidad en la Fórmula 1.

Honda ha tenido un camino pedregoso desde su vuelta a la F1. Los japoneses guardan varias cicatrices, pero este año podría ser su salto definitivo en su lucha por el mundial contra Mercedes. Su filosofía es clara, no prometer nada y hablar en la pista. Sobre todo después de sus altos objetivos que tuvieron en McLaren y acabaron tan desastrosamente. "El año pasado fue un gran paso adelante", dice Tost, jefe de Alpha Tauri. "Han dado grandes pasos hacia adelante en el lado de la fiabilidad y en el lado del rendimiento". Lo que tienen claro es que ni Tanabe ni sus colegas de Honda se dejarán llevar en público. Ya hay suficiente presión. La reputación de Honda como fabricante de F1 de alto nivel se ha restablecido, pero ahora es el momento de convertir eso en un desafío más hambriento. El mundial con Red Bull y Max Verstappen.

Honda comienza una temporada clave ya que no disponen de un compromiso a largo plazo con Red Bull, y necesitan dar un paso más para convencer a su equipo de creer en el proyecto. La buena voluntad y rendimiento de 2019 ha contado mucho, pero se desvanecerá rápidamente si comienzan lejos de la cabeza este domingo en Australia.

¿Honda puede estar en la cima?

"Siempre es muy difícil analizar desde las pruebas de pretemporada", admite Tanabe. "El rendimiento del equipo, no solo el motor, sino también el chasis, no sabemos qué están haciendo desde el punto de vista del programa". Sin embargo, lo que Honda sí puede hacer es comparar sus datos en la pista con el trabajo que ha realizado en Sakura. "La mayoría fue como se esperaba, pero encontramos algunas diferencias que podemos analizar y deberíamos mejorar algunas áreas".

El final de 2019 fue realmente esperanzador para los japoneses y se podría tomar como punto de partida de cara a este 2020. Honda podría verse por detrás de Mercedes en clasificación, pero casi al mismo nivel en carrera. Los de Brackley creen que han logrado un buen aumento de potencia durante el invierno, en cambio Ferrari afirmó que era más lento en las rectas y parte de eso se debe a un motor más débil. De todos modos, parece realista que Honda tenga como objetivo comenzar 2020 en un nivel relativamente parejo. Si Mercedes sufrió un susto en temas de fiabilidad y Ferrari realmente ha retrocedido, tal vez Honda pueda estar acariciando la cima.

Para ello Honda ha continuado con el concepto de motor base que introdujo en 2017, con el que han logrado una mayor fiabilidad y rendimiento con cada temporada que pasa. Ahora puede recoger los frutos de ese trabajo. “Honda ha desarrollado, no todos los elementos, sino muchas partes del motor. El concepto es el mismo que en años anteriores, pero seguimos desarrollando y mejorando áreas muy pequeñas", confesó Tanabe. "El año pasado teníamos un motor y el equipo tenía un chasis. Teníamos que combinarlos. Este año podemos pasar más tiempo optimizando. Ahora compartimos un concepto, por lo que lo que el equipo logra que en algún lugar cooperemos con el diseño del motor”.

Max Verstappen durante la pretemporada en Montmeló. (EFE)
Max Verstappen durante la pretemporada en Montmeló. (EFE)

Su salto en fiabilidad

El otro punto importante a tener en cuenta para creer en Honda es que la fiabilidad se vio realmente fuerte el año pasado y ahora en pretemporada. Lejos quedaron los años en McLaren con más abandonos que carreras finalizadas. Esta pretemporada un único cambio de motor por prevención en el día dos de test. Bastante mejor situación que sus rivales. Ferrari sufrió un fallo en el motor del monoplaza de Sebastian Vettel, y Mercedes tuvo que usar tres motores durante las pruebas.

La realidad es que Red Bull no sufrió ni un solo retiro relacionado con el motor en 2019, por lo que sabemos que Honda ha progresado mucho desde hace mucho tiempo con su talón de Aquiles. Sin embargo, los críticos apuntan a la cantidad de motores utilizados el año pasado como un gran signo de interrogación sobre la verdadera capacidad de Honda en esta área. Toro Rosso fue la escudería que más componentes cambió de su unidad de potencia. Aun así, en Red Bull insisten en que los cambios de motor el año pasado se hicieron tácticamente para facilitar un mayor desarrollo. Honda presentó tres especificaciones del motor el año pasado. Sus rivales se ciñeron a dos. Este año el objetivo es claro: Evitar el número de sanciones.

Todas las señales apuntan a un buen comienzo para el segundo año de la asociación Red Bull - Honda. Hubo suficiente positividad fluyendo a través de Red Bull, Alpha Tauri y Honda en varios puntos de la pretemporada para creer que Honda ha dado el paso que esperaba durante el invierno y que les puede hacer luchar con Mercedes de tú a tú.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios