NUEVA RESPUESTA DE TODT A MERCEDES Y CÍA

Cómo el maniatado Todt pasa la granada de mano de Ferrari a los equipos de F1

Continúa el toma y daca de la FIA y los equipos con la investigación sobre Ferrari, un asunto que podría recordar al controvertido 'Option 13' de Benetton en 1994

Foto: Christian Horner y Toto Wolff siguen en pie de guerra con la FIA y Ferrari (Reuters)
Christian Horner y Toto Wolff siguen en pie de guerra con la FIA y Ferrari (Reuters)

La FIA (Federación Internacional de Automovilismo) no puede hacer públicos los detalles de su acuerdo con Ferrari sobre la investigación del motor de 2019 sin el permiso del equipo italiano. En otra nueva andanada del conflicto que enfrenta a siete equipos de Fórmula 1 con la entidad y el equipo italiano, Jean Todt ha contestado a la contundente carta privada enviada por aquellos la pasada semana que contaba con una fecha límite de respuesta. Llegada esta, y ahora físicamente reunidos en Melbourne, los equipos tendrán que preparar su próxima andanada. Todt ha lanzado la pelota al campo de Mercedes, McLaren, Red Bull y compañía. Pero, indirectamente, también al de Ferrari.

A medida que se conocen más detalles -aunque no los fundamentales- sigue ganando intensidad uno de los conflictos más intensos en la Fórmula 1 de los últimos tiempos. En juego, el prestigio de la FIA, la credibilidad de Ferrari, y muchos millones en juego. Los debidos al resto de los equipos si Ferrari hubiera sido sancionado como esperaban sus rivales ante su convencimiento desde el pasado año que el motor italiano vulneraba el reglamento técnico.

"No lo he hecho solo"

En su respuesta, Jean Todt se ha cubierto las espaldas para rechazar, en primer término, cualquier decisión personal de la que inferir un hipotético trato de favor hacia su antiguo equipo. El presidente contaba con tres opciones, ateniéndose al propio procedimiento disciplinario de la FIA: cerrar el caso, elevar el asunto al Tribunal Internacional, o llegar a un acuerdo. Se eligió este último, eso sí, explica Todt ,“tras informar y consultar a varios oficiales clave de la FIA, así como al CEO de Liberty (Chase Carey). El presidente solicitó y recibió recomendaciones de los equipos técnicos, legales y financieros de los equipos, así como recibió consejo de un experimentando abogado externo”, según el diario británico 'Daily Mail', que ha accedido a la mencionada carta de respuesta. Carey también habría enviado otra a los equipos explicando que Liberty Media no había tomado parte en la investigación, en el resultado de la misma, y en los detalles concretos del acuerdo de Ferrari.

Los equipos habían enviado antes una carta privada a la institución con un cuestionario específico, con la que solicitaban aclaraciones muy concretas sobre la justificación de esa confidencialidad, la precisión de los aspectos del reglamento que la FIA sospechaba -pero no podía demostrar- habían sido vulnerados por Ferrari, temas de derechos económicos derivados de una potencial sanción al equipo italiano y varias cuestiones más. Con esta respuesta previa al Gran Premio de Australia de Todt, manda dos mensajes a los equipos: el de Ferrari ha sido un acuerdo consensuado y refrendado en el seno de la FIA. Y si no estáis de acuerdo (los equipos), os toca a vosotros mover ficha.

La famosa 'Opción 13'

La sospecha generalizada apuntaba a que el equipo italiano habría desarrollado un ‘software’ específico que permitía ‘puentear’ el sensor del flujo de combustible, entregando así picos adicionales de potencia. La imposibilidad de probar el funcionamiento de dicho ‘software’ habría llevado a la FIA al cierre de la investigación con la controvertida solución ya conocida. El fondo técnico del asunto, se sospecha a falta de mayores detalles, podría asemejarse al ‘Option 13’ del equipo Benneton en 1994.

Tras analizar los códigos del monoplaza de Schumacher, la compañía LDRA encontró un listado de diez menús tras los cuales aparecía una línea oculta en la que, después de activar una tecla especial, aparecía el mensaje 'launch control', un sistema de arrancada activado por el piloto a través de una secuencia combinada de levas de cambio, acelerador y embrague. Era la famosa 'Option 13' que, se sospechaba, podría activar un hipotético sistema de tracción. Benetton alegó que solo se usaba en entrenamientos, y que el programa no había sido retirado ante la posibilidad de dañar el conjunto del 'software'. La FIA reconocía la existencia de una posible trampa, pero también la "falta de evidencia" de su uso. Se dio carpetazo al asunto sin sanción. Schumacher ganó el título aquel año.

Sebastian Vettel durante los test de pretemporada de Montmeló. (Reuters)
Sebastian Vettel durante los test de pretemporada de Montmeló. (Reuters)

La presión sobre Ferrari

Para los equipos, este asunto no se circunscribe al cierre de una investigación, sino a la gestión global del asunto desde el pasado año. Ya desde el pasado verano, los fabricantes comenzaron a elaborar un dossier con el rendimiento de la unidad italiana en diferentes circuitos del calendario. ‘Cazaron’ las anomalías en su entrega de potencia, y elaboraron diferentes teorías técnicas para explicarla. En una suerte de 'juego de barquitos', solicitaron a la FIA una serie de aclaraciones técnicas para dejar 'tocado’ el sistema que Ferrari hubiera estado utilizando. Desde el Gran Premio de Estados Unidos, el rendimiento de Ferrari cayó. No hubo más victorias.

En la última carrera, Abu Dabi, el monoplaza de Charles Leclerc contaba con una cantidad irregular de gasolina adicional. El resto de los equipos estaban dispuestos a levantarse en armas, convencidos de la irregularidad del motor italiano. Pero la FIA ofreció una investigación durante el invierno. Los resultados deportivos y sus respectivos derechos económicos se consolidaron. La FIA cerró el tema como ya es conocido. Los rivales de Ferrari se han sentido engañados, como evidencia su postura y reacción. Otro tema es hasta dónde puedan llegar con ella.

Pero la presión también crece para Ferrari. Las sospechas sobre su unidad de potencia se han intensificado ante la opinión pública ante el manto de silencio desplegado con un acuerdo privado con la FIA que está amplificandolas ante la opinión pública. ¿Ofrecerá Ferrari explicaciones aclaratorias bajo la presión mediática del próximo Gran Premio de Australia? ¿Revelarán sus responsables detalles de ese acuerdo con Jean Todt, maniatado para explicarlo sin el consentimiento de aquellos? ¿Cuál será el próximo paso de Mercedes, Red Bull y compañía? Continuará.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios