FRENTE A LA éLITE EN su primer RALLy

La hora de la verdad de Fernando Alonso y por qué es el 'Alien' de Marruecos

El Rally de Marruecos será la primera prueba en competición de Fernando Alonso en los raids. Considerado un 'mini Dakar', reúne durante cinco días a la élite de la categoría

Foto: Fernando Alonso y Marc Coma debutan este fin de semana en el Rallie de Marruecos con Toyota. (TOYOTA)
Fernando Alonso y Marc Coma debutan este fin de semana en el Rallie de Marruecos con Toyota. (TOYOTA)

Como en las 500 Millas de Indianápolis, pero ahora en las pistas de tierra y grandes dunas. Fernando Alonso está viviendo un curso comprimido y acelerado de adaptación a una disciplina radicalmente diferente a sus experiencias como piloto: los raids. Pero esta semana llega la primera prueba de fuego antes de participar en el próximo Dakar: el Rally de Marruecos, considerado en la disciplina como un auténtico ‘mini Dakar’.

Carlos Sainz, Stephane Peterhansel, Nani Roma, Nassel Al Attiyah, Giniel de Villiers... Los mejores pilotos de la disciplina estarán presentes en la prueba africana. Alonso comprobará entonces del 4 al 9 de octubre su nivel y el de la élite de los raids tras estos meses de frenética preparación. Se enfrentará a un pilotaje diferente, un terreno nuevo repleto de trampas, como aquella rodera sudafricana avisó. De incidentes imprevistos, como el ave que rompió su parabrisas en Linchtenburg 400. Y, sobre todo, pondrá a prueba su rendimiento con el veredicto del crono y el listón que conocerá en sus rivales. Porque en términos dakarianos, Fernando Alonso es un verdadero ‘Alien’ en el desierto.

Hasta ser mecánico de su coche

Entrenamientos privados con Toyota, lecciones particulares en las dunas con Nasser Al Attiyah y Giniel de Villiers, los consejos y guía de Carlos Sainz, una prueba de corta duración en Sudáfrica… Como en Indianápolis 2017, Alonso se ha sometido a un curso aún breve pero acelerado que en los óvalos deparó un rendimiento inesperado. Solo una avería mecánica truncó sus aspiraciones a la victoria en las últimas vueltas de la carrera. Pero los óvalos no son las pistas de tierra, las piedras, las dunas más sofisticadas y complejas, las roderas traicioneras, los saltos, el riesgo de pinchazo permanente. Escenarios que se afrontan con máquinas de prestaciones espectaculares y características dinámicas totalmente diferentes a lo experimentado en décadas a bordo de un monoplaza.

Fernando Alonso en acción durante el Lichtenburg 400. (Toyota)
Fernando Alonso en acción durante el Lichtenburg 400. (Toyota)

De hecho, en el primer simulacro competitivo en Sudáfrica, Alonso hizo una ‘croqueta’ al volcar. Hasta tendrá que ejercer de mecánico de su propia montura. Como los mejores pilotos dakarianos. “Aún no reparo cosas, pero uno de mis objetivos los próximos meses es saber reparar algunos de los problemas más comunes en un coche. Tenemos un libro de 78 páginas que tenemos que estudiar”, apuntaba Alonso en la Linchtenburg 400.

Concentración y cansacio físico

El Rally de Marruecos es la última prueba de la Copa del Mundo de Cross Country, la única que se celebra en el continente africano. Además, territorio habitual de pruebas para todos los equipos durante el resto del año. El Dakar deja Sudamérica para asentarse en Arabia Saudi, territorio desconocido para todos, pero más cercano a las pistas y dunas marroquíes. Tradicionalmente es la prueba donde los principales 'dakarianos' acuden para poner a prueba sus últimas evoluciones, medirse a sí mismos, y también tantear el nivel de sus rivales. Es la prueba final antes del Dakar. Para Alonso será la primera. Frente a una de las mejores inscripciones de los últimos años.

Alonso lleva varios días ya en Marruecos con tests previos, acompañado por Marc Coma, cinco veces ganador en la categoría de motos, el mejor de los ‘lazarillos’ que el piloto español puede tener a la derecha, tanto para técnica de conducción sobre dunas como navegador, otro de los elementos clave que definen el resultado en los raids. “Estoy acostumbrado a escuchar muchas cosas por la radio en la Fórmula 1. Esta vez es diferente, porque se trata del camino a seguir”, explicaba Alonso en Sudáfrica. Además del rumbo, el asturiano tendrá que atender las indicaciones de Coma para sortear las dunas. Otro de los desafíos en los raids: la convivencia y entendimiento entre piloto y copiloto durante centenares de kilómetros diarios y varias etapas seguidas. En el Dakar se añadirá el cansancio acumulado de dos semanas de competición.

“Físicamente, aún no he llegado al punto donde no estaba al cien por cien” explicaba Alonso en la Linchtenburg 400, ya que sus etapas no eran de larga duración. Pero sí descubrió un nuevo desafío: “Mentalmente, lo encontré muy estresante. En Fórmula 1 tienes un circuito cerrado, haces pequeños cambios en tu pilotaje. Aquí hay que tener la concentración al cien por cien durante ciento ochenta kilómetros. Siempre hay algo inesperado detrás de un árbol o una piedra. Este nivel de concentración es nuevo para mí”. En Marruecos serán muchos más kilómetros. Pues Fernando aún no ha empezado todavía. En el Rally de Marruecos lo hará de verdad. Acabarlo será ya un triunfo.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios