Duro tramo final para los de Maranello

La imperiosa necesidad de Vettel en la (complicada) realidad de Ferrari

Ferrari llega al tramo final de temporada con dos victorias consecutivas gracias a Charles Leclerc. Pero su inicio sin triunfos en pistas más convenciales desatan las dudas en Maranello

Foto: Vettel, Binotto y Leclerc durante el minuto de silencio en Bélgica por Anthoine Hubert. (Reuters)
Vettel, Binotto y Leclerc durante el minuto de silencio en Bélgica por Anthoine Hubert. (Reuters)

Se esperaba que la baja carga aerodinámica y la naturaleza de alta velocidad de Spa y Monza jugaran a favor de Ferrari. El equipo no desperdició esa ventaja y se llevó dos victorias consecutivas gracias a Charles Leclerc. Esas son los únicos triunfos del año hasta el momento, lo que lleva a pensar que los de Maranello podrían sufrir una vuelta a la realidad con pistas más convencionales en la parte final de campeonato. Sebastian Vettel es quien tendrá mayor presión, quien puede despedir 2019 sin victorias, como ya hizo en 2016, pero esta vez con un monoplaza por encima del de hace tres años.

Tanto el jefe de Ferrari, Mattia Binotto, como el propio Vettel están convencidos de que su equipo aún tendrá más oportunidades de ganar en 2019. Binotto señaló el fuerte ritmo del equipo en otras pistas a principios de la temporada como una señal de que aún podría desafiar las victorias en otros lugares. "Sabíamos que estas eran pistas en las que seríamos competitivos", dijo a 'Autosport'. ¿Podrán sus técnicos comprender finalmente y dar respuesta a los problemas aerodinámicos del SF90 que les condicionaron en tantas pistas?

Oportunidades perdidas

"Es importante para nosotros no perder ninguna otra oportunidad como las perdimos en la primera parte de la temporada, y el hecho de que capitalizamos las fortalezas de nuestro monoplaza en estas dos carreras nos hace muy felices". En Maranello regresan a la realidad tras dos pistas benévolas para el perfil del coche rojo, más similares a los de la primera mitad del campeonato, en la que no lograron ninguna victoria. En 2018 ya fueron incapaces de lograr un triunfo desde Spa.

Los datos recogidos en Spa y Monza refuerzan esta sensación. En Bélgica endosaron un segundo a Mercedes entre los dos sectores rápidos. Por el contrario, en el sector medio, una parte más revirada, perdieron tres décimas y media. Las esperanzas que mantienen en la Scuderia es mirar a grandes premios como Baréin, Alemania o Canadá. Trazados diferentes a Spa o Monza y donde tuvieron la victoria en la mano, pero Singapur, la próxima carrera, parece misión imposible para ellos.

Binotto sabe que tocará sufrir en Singapur. "¿Qué pasará en las próximas carreras? Creo que puede ser tan bueno como la primera parte de la temporada", confesó el suizo. "Habrá carreras como ha sido Alemania, Canadá, Baréin, donde quizás aún podamos ser competitivos, y carreras donde las debilidades de nuestro monoplaza no nos darán la posibilidad de ganar. Pero es difícil adivinar cuál. Hay pistas como la de Singapur (siguiente carrera) donde quizás el motor no sea tan importante". Aun así, el ferrarista remarcó que la impresionante potencia del equipo en Monza no solo se debió al cambio al último motor Spec 3. Cree que el paquete aerodinámico de la Scuderia fue un factor igualmente importante y esa evolución es la base de su confianza para seguir sumando más triunfos.

Sebastian Vettel durante el Gran Premio de Italia. (Reuters)
Sebastian Vettel durante el Gran Premio de Italia. (Reuters)

La necesidad de Vettel

Aparte de la necesidad de Ferrari por seguir maquillando una temporada desastrosa. El hombre que más presión tendrá sobre sus hombros será Vettel. El Gran Premio de Italia fue el detonante. Leclerc coronado por la prensa italiana los días siguientes como el nuevo rey de Maranello, mientras su compañero era vapuleado en los medios por sus graves errores.

El alemán, después de dejar claro su continuidad en la gran fiesta de Ferrari, afronta el final de campeonato de la peor forma posible. Las pruebas finales deben servir al tetracampeón del mundo para marcar su territorio dentro del equipo e intentar limpiar su imagen de cara a un 2020 que se le puede hacer cuesta arriba.

Como Binotto, Vettel cree que Ferrari todavía puede brillar en algunas de las pistas restantes en el calendario. "Obviamente, no hemos sido los favoritos para el campeonato de este año desde muy, muy lejos. No necesitas ser inteligente para entenderlo", confesó. "Pero creo que todavía tenemos algunas carreras en las que probablemente seremos más competitivos que otras. La velocidad está ahí, así que no estoy preocupado, honestamente es solo una cuestión de armar las cosas. Tenemos muchas carreras y mucho tiempo".

Antes de llegar a Spa, no solo Mercedes se encontraba por delante de Ferrari, también Red Bull había dado un paso de gigante las semanas anteriores. Dos victorias de Max Verstappen lo catapultaron en la clasificación y lo situaron como el tercer piloto más fuerte. El flaco favor que hizo Pierre Gasly a Red Bull con su rendimiento en la primera mitad de la temporada favoreció que la Scuderia tenga prácticamente amarrada la segunda plaza en el mundial de constructores, aunque no totalmente.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios