Ferrari tiene nuevo héroe

El harakiri de Vettel delante de los 'tifosi' de Ferrari y la consagración de Leclerc

El GP de Italia dejó las cosas claras. Los tifosi tienen un nuevo héroe. Mientras Sebastian Vettel se autoeliminaba, su compañero de equipo dejaba a todo el mundo con la boca abierta

Foto: Charles Leclerc es el nuevo héroe de Ferrari. (Reuters)
Charles Leclerc es el nuevo héroe de Ferrari. (Reuters)

"Está más allá de todos mis sueños. Es totalmente de locos". Charles Leclerc resumió a la perfección lo que está consiguiendo en su primer año en Ferrari. El Gran Premio de Italia de Fórmula 1 dejó las cosas claras. Los aficionados de la Scuderia tienen un nuevo héroe. Mientras Sebastian Vettel se hacía el harakiri, su compañero de equipo dejaba a todo el mundo con la boca abierta con un pilotaje perfecto y soportando la presión de Mercedes durante más de la mitad de la carrera, y tan solo en su segunda temporada en el gran circo. Para Leclerc ha sido el día de la consagración y para Vettel el del hundimiento, donde más duele y siendo la vergüenza delante de los 'tifosi'. El alemán era el elegido para devolver a Ferrari a lo más alto y a Monza a los 'tifosi', pero finalmente ha llegado un chico de 21 años para encargarse de la tarea.

Los gritos que no pudo dar en Spa por respeto a su amigo fallecido los dio este domingo sin reparo. El monegasco sabe lo que siginifica este triunfo para el equipo y para él mismo en su lucha con Vettel, y ya no solo por donde lo consiguió, sino por cómo lo hizo. Leclerc acabó exhausto. Por otro lado está Vettel, que se borró de la carrera en un error impropio de un tetracampeón del mundo. Sumó cero puntos y, con la victoria de Leclerc, en estos momentos el joven piloto ya se encuentra por delante del alemán en el mundial de pilotos. Lo que demuestra la clara tendencia alcista de uno y el declive de otro. El 7-0 en clasificación y el 5-2 en carrera a favor de Leclerc hablan por sí mismos.

Vettel se queda sin excusas

En la vuelta 6 la realización captó a un Ferrari trompeado y con el alerón destrozado. Vettel acababa de realizar un trompo sin sentido para como estaba la carrera en esos momentos. Rodaba solo y con tranquilidad en la cuarta plaza después de una mala salida. Cogió demasiado fuerte el piano interior de Ascari como si de un novato se tratase. Pero no sería el único error impropio de un tetracampeón del mundo. Ee siguió una reincorporación a la pista peligrosa que la FIA no tardó en sancionar. Los nervios de un nuevo ridículo frente a los 'tifosi' pudieron con Seb y por ello estuvo a punto de impactar contra Lance Stroll cuando volvió al trazado.

"¡Así no se puede circular, qué idiota!", se quejó Stroll. Vettel recibió un 'stop and go' de diez segundos que acabó con su carrera. "Obviamente he cometido un error, lo asumo. Ese fue el precio. Perdí la parte de atrás, en ese momento la carrera terminó para mí. La victoria de Charles (Leclerc) es genial para el equipo, pero no ha sido un día tan bueno para mí", comentó Vettel en declaraciones para las televisiones. En un fin de semana de celebraciones, el alemán volvió a ser la oveja negra y su compañero es el que se convirtió en héroe en Italia.

No es el dónde, sino el cómo

La importancia de la victoria de Leclerc con Ferrari va más allá del lugar y lo que significa para la Scuderia y los 'tifosi' tras ocho años de sequía en Monza. La forma en que se coronó el piloto monegasco dejó a las claras que los italianos tienen en su poder a una auténtica estrella de solo 21 años. "¡Qué carrera! Nunca he acabado tan cansado en mi vida. Ha sido una carrera dificilísima, esta victoria es un sueño hecho realidad. Ya fue un sueño la primera victoria, imaginate ésta, aquí en Monza, delante de toda la afición de Ferrari. Gracias a todos, no tengo palabras", declaró Leclerc nada más bajarse del coche.

Realizó una exhibición y lo dejó todo en la pista. Enseñó al mundo como defenderse y convivir con la presión de tener un Mercedes más rápido a sus espaldas. Algo de lo que Vettel debería tomar nota. Las últimas 30 vueltas se convirtieron en una auténtica lucha por defender su primera plaza. Lewis Hamilton lo intentó en varias ocasiones, pero Leclerc se defendió como gato panza arriba. En la primera lucha acabó echando al inglés a la hierba y en la segunda fue capaz de hacerse tan ancho en la pista que parecían dos coches en vez de uno. El británico no encontró espacio. La desesperación empezó a invadir a Hamilton y la impotencia de estar tantas vueltas tras él provocó el gran error que lo dejó en la tercera plaza. Había conseguido batir a todo un pentacampeón del mundo.

En los últimos giros llegó el turno de Valtteri Bottas con gomas más nuevas, pero Leclerc jugó con el finlandés sin cometer ni un solo error y evitando que tuviera una mínima opción. "He sufrido más que he disfrutado, normalmente disfruto más, pero hoy con tanto aficionado rojo mirándome, tenía muchas ganas de hacerlo bien y ganar, nunca he deseado tanto una victoria en mi vida".

Pero donde mejor se ve de qué pasta está hecho el monegasco es en su autocrítica, a pesar de hacer una carrera prácticamente perfecta. "Lo he dado todo y me he defendido a más no poder de los ataques de Lewis. Eso sí, tengo que tener cuidado con los errores, he cometido dos y casi he perdido el liderato por culpa de ellos. Lo bueno es que al fin y al cabo he acabado primero, no me ha pasado factura equivocarme", expresó Leclerc. Lo que está claro es que Ferrari tiene a uno de los mejores en su bolsillo. En pocos días se anunciará su renovación y triplicará su sueldo. Ahora es trabajo del equipo conseguir un coche ganador, porque el de Mónaco ha demostrado que, después de un inicio complicado, ya está listo para luchar por un Mundial.

opta

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios