El alemán continuará en Ferrari en 2020

Por qué el "me quedo" de Vettel en Ferrari se puede hacer una bola difícil de tragar

El alemán confirmó que seguirá en 2020 en la Fórmula 1 con Ferrari y despejó así todos los rumores de su retirada, pero su continuidad podría volverse en su contra si no reacciona

Foto: Sebastian Vettel en la rueda de prensa de pilotos de este jueves. (EFE)
Sebastian Vettel en la rueda de prensa de pilotos de este jueves. (EFE)

"Me quedo en Ferrari. Un alemán no puede prometer nada, pero estoy muy contento aquí, me siento en casa, esto es una familia. ¿Si voy a continuar? ¿Por qué no?" Sebastian Vettel dejó claro en la enorme fiesta de Ferrari en Milan que su futuro está en Maranello. El alemán confirmó que continuará en 2020 en la Fórmula 1 y despejó así todos los rumores de su retirada. El motivo de esta decisión es claro. Quiere ser campeón del mundo con la Scuderia. Lo que puede poner en dudas cumplir ese objetivo es, por un lado Mercedes, pero por otro Charles Leclerc.

Sebastian Vettel, en las dos semanas de vacaciones de la Fórmula 1, se dedicó a 'resetear' su cabeza y relajar el cuerpo y la mente. Pero en su vuelta ya volvió a recibir un duro golpe. Sus sensaciones en Bélgica volvieron a dejar dudas y en Monza no puede repetir el mismo guion ante todos los tifosi que este miércoles corearon su nombre. Un triunfo similar de Leclerc en Italia sería el mensaje claro de un relevo generacional en la Scuderia y que, de seguir esta tendencia, en 2020, podría ser demoledor para un Vettel que no quiere despedirse del gran circo sin cumplir su sueño.

Un objetivo

"De niño seguía a Michael. Pilotar ahora aquí es un sueño hecho realidad. Es difícil encontrar las palabras adecuadas para describir a Ferrari. Es una religión. ¿Si dentro de cinco años estaré en la F1? No lo sé, me veo aquí y como campeón del mundo. Me gusta ahora, pero en el futuro no lo sé. Ahora sólo pienso en el sábado y el domingo", apuntó este miércoles. "¿Ganar el mundial con Ferrari es una obsesión? Me gustaría ganar por el niño que apoyaba el coche rojo que llevaba Schumacher".

El objetivo de Vettel es claro, pero el tiempo corre en su contra y por detrás vienen pisando fuerte. Aun así, al final en la Fórmula 1 quien tiene el mejor coche será el que se lleve el gato al agua. Su gran oportunidad fue en 2018, pero los de Maranello volvieron a dar pasos atrás este año. En 2020 necesitarán un nuevo cambio si quieren luchar con las flechas plateadas. Fecha en la que el alemán finaliza su contrato.

A pesar de ello, la intención de Vettel por seguir en Fórmula 1 parece que va más allá de cuando concluya su actual contrato con Ferrari. Una de las claves para decidir su continuidad será la nueva normativa de 2021. "Lo que suceda en 2021 afectará a mi futuro. Mi contrato acaba este año así que el futuro se basará en la nueva normativa. La F1 tiene una gran oportunidad para mejorar", explicó en la rueda de prensa de pilotos. Pero lo ocurra el próximo año también podrá ser determinante en su futuro.

Sebastian Vettel durante la fiesta de celebración del 90 aniversario de Ferrari. (EFE)
Sebastian Vettel durante la fiesta de celebración del 90 aniversario de Ferrari. (EFE)

Soportar el huracán Leclerc

Para Vettel está siendo complicado soportar la frescura y el talento de su nuevo compañero de equipo. El monegasco llegó un tanto escondido y dando el número uno del equipo al alemán, pero la tendencia fue cambiando con el paso de las carreras. La tendencia positiva llegó a su punto más alto de la temporada en Spa. El monegasco destrozó a todo el mundo en clasificación y en carrera pudo soportar la presión de Lewis Hamilton para llevarse su primera victoria en la Fórmula 1 y la primera de la temporada para Ferrari. Pero Charles Leclerc situó su cambio justo antes del Gran Premio de Francia. "Al llegar a un equipo tan grande, cuando llegué solo era mi segundo año en la Fórmula 1, estás un poco intimidado”, confesó. "Al principio, quería entender el coche, tratar de adaptar mi estilo de conducción lo más posible al monoplaza, pero luego sentí que había más rendimiento haciendo todo lo contrario".

En Francia Leclerc endosó a Vettel ocho décimas, en Austria rodó todas las sesiones por delante y firmó una pole estratosférica, y en Silverstone volvió a sacar otras seis décimas a su compañero. En Alemania y Hungría Vettel cogió respiro, pero en Bélgica un nuevo mazazo al acabar como un mero escudero. Sebastian Vettel no ha ocultado desde Australia que le cuesta encontrar el punto a este Ferrari. En Alemania repitió un mensaje opuesto al de Leclerc. "Lo daré todo, pero me falta confianza". Pero con el paso de las carreras esa confianza no termina de llegar.

La realidad es que el monegasco cada vez se siente mejor al volante del SF90 y todo hace indicar que en 2020, con más carreras a su espalda y más experiencia para evitar los errores de este año, podría ser el candidato número uno de Ferrari en el mundial. Eso dejaría Vettel en un segundo plano. Por el momento esta temporada Vettel todavía se encuentra por delante en puntos. Pero el alemán necesita un triunfo para recuperar su imagen y el liderazgo que mantenía desde que llegó a Ferrari en 2015, y que mejor lugar para hacerlo que en Monza delante de todos los tifosi y cerrar así una sequía desde 2010 para la Scuderia.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios