ha ganado le mans tres veces

Por qué Antonio García puede subir al podio de Le Mans con Fernando Alonso

Antonio García es ya el piloto español con más participaciones en las 24 Horas de Le Mans, y en la presente edición cuenta con sólidas opciones para la victoria junto con Chevrolet

Foto: Antonio García lleva una década corriendo con Chevrolet. (EFE)
Antonio García lleva una década corriendo con Chevrolet. (EFE)

Antonio García es uno de los pilotos con mejor palmarés internacional en el mundo de la resistencia, y también el español con más participaciones en las 24 Horas de Le Mans, carrera en la que debutó en 2006. Pero en esta edición con una particular ambición y opciones para ganar. Piloto oficial de Chevrolet, pocas cosas pueden sorprenderle en esta mítica carrera. Quizás, subirse al podio junto a su amigo Fernando Alonso. Porque ambos tienen opciones para triunfar en sus respectivas categorías.

Antonio García habla con El Confidencial sobre las 24 Horas Le Mans con esa tranquilidad que da la veteranía. Lo ha hecho todo, noche y día, lluvia y calor, y en todo tipo de circunstancias. Ganar y perder de la forma más inesperada. "Cuando llevas tantos años, y sobre todo, tantos años en el mismo equipo, es casi una rutina venir aquí. Hay cosas que aprendes, pero ahora vas un poco por delante de las cosas. Siempre hay algunas que te sorprenden, y cuando surgen es en el mal sentido de la palabra, un error, una salída de pista... Pero también late la adrenalina ante lo inesperado. Aún recuerdo cómo perdimos en 2017 (su coche fue adelantado en la penúltima vuelta por un pinchazo y perdió el triunfo). Son muchos años desde mi última victoria aquí. Tengo muchas ganas de volver aquí a ganar, desde luego". Y puede hacerlo, como han demostrado los entrenamientos hasta el momento.

Antonio García ha ganado tres veces las 24 Horas de Le Mans. (EFE)
Antonio García ha ganado tres veces las 24 Horas de Le Mans. (EFE)

Cruza el charco 40 veces al año

García lleva una década con Chevrolet, y el fabricante americano dos décadas consecutivas acudiendo a la carrera. Un matrimonio duradero y sin divorcio, algo tan complicado entre los pilotos profesionales. ¿Cómo tanta fidelidad? "Es su filosofía. La forma en la que llegué al equipo fue ganándoles antes. En 2008 gané luchando contra Corvette, y lo tienen claro. Tuve enseguida claro que no me importaba cambiar mi trayectoria y llevarla a América y empecé ya con ellos. Tienen un sentido de la fidelidad en ti muy grande, es parte de los equipos americanos. Quizás no solo es la forma que tienen de construir equipos, también empresarialmente. Es una situación mucho más horizontal, nadie es más que nadie, y se nota en que todo el mundo trabaja muy a gusto. No tienes una pistola en la sien en todo momento como en los equipos europeos. Cuando los pilotos no tenemos eso, aunque haya errores de vez en cuando todo el mundo rinde mucho mejor cuando trabaja así".

García no vive en Estados Unidos, a pesar de competir allí durante todo el año. ¿Cómo lleva semejante trasiego? "Es duro, es quizás la parte más dura de mi carrera, cruzar 40 veces el charco en un sentido u otro, y pesa. Pero como nunca estoy en el mismo sitio en Estados Unidos, ha sido mi filosofía de vida. Lo he aprendido de mis compañeros (Oliver) Gavin o (Jan) Magnussen, que mantienen a sus familias en su entorno, y son ellos los que se desplazan. Soy yo el que prefiere ir de un lado a otro, pero que el entorno familiar esté relajado y estable aquí en casa. Es mejor que llevarme a toda la familia a Estados Unidos y se queden solos allí cada que viajo".

En las carreras de resistencia, el palmarés y los éxitos dependen del trabajo de sus compañero de volante. ¿Cómo se asumen los errores, cuando después de tantos sacrificios, preparación y viaje, uno depende tanto de los otros? "Yo soy de sangre caliente y me cuesta contener mis emociones, aunque a todos nos pasa. Pero estamos todos en el mismo barco. Ganamos y perdermos todos. No puedes ser quisquilloso, porque creas confrontaciones dentro de un equipo, como se ven en otros, con luchas internas con otros coches y dentro del mismo coche incluso. Siempre tenemos reuniones de carrera en las que nuestros jefes nos dejan claro lo que tenemos que hacer y lo que no. Y cuando lo tienes claro, al final todo el mundo trabaja bien. Forma parte del juego, todos hemos pasado por ello. Yo mismo el año pasado estuve a punto de fastidiar a lo grande el campeonato. Pero no es una situación por la que quieras pasar, y cuando ocurre, no merece la pena meter el dedo en la llaga".

"Cada momento es especial"

Tras tantos años en Le Mans, ¿qué factores son más cruciales en una carrera con tantas facetas y cambios durante 24 horas? "Cada momento que estás en pista cuenta aquí. Desde que sales de boxes, cada segundo que pierdes o ganas tienes que recuperarlo en pista, y eso es algo que mantiene una tensión muy alta. El poder de adaptación, dar el cien por cien en todo momento… Es muy tenso, y para todos, incluyendo hasta el último mecánico, que sabe que cada segundo que pueda perder en el 'pit lane' es muy difícil recuperarlo. Si te sale un coche de seguridad en el momento peor para ti, es imposible recuperar. Como llevo diciendo muchos años desde que corro en América, no estaría mal que hubiera coches de seguridad con cinco vueltas al final, reagrupara a todos, y nos lo jugáramos en las últimos cinco vueltas. Me gustaría americanizar un poco las 24 Horas de Le Mans".

Algó habrá que le siga haciendo disfrutar en las 24 Horas a pesar de haberlo vivido todo, ¿no? "Hay momentos buenos, como cuando el coche va bien y hace todo lo que está previsto que haga y va rápido. Hay momentos durante la noche que estás completamente solo por el bosque que son especiales. La caída del sol, muy bonita, pero difícil en ciertos puntos. La noche, que si el coche va bien disfrutas mucho, la salida del sol, que en ciertos puntos del circuito lo convierte en un infierno… Cada momento es especial, con cosas buenas y malas. La lluvia en medio de la noche no la quieres. Los cambios drásticos que no esperas te dan mucho respeto. Pero con los años ya he hecho todos los turnos posibles en esta carrera y en todas las condiciones. Prefiero el coche en seco, pero aquí en Le Mans rara es la vez en la que nada cambia, entonces tienes que estar preparado para todo”.

García logró el mejor tiempo en dos de las sesiones. Conoce la carrera lo suficiente para no querer lanzar campanas al vuelo, pero se le nota esperanzado en las opciones de Chevrolet para ganar. "Creo que sí, si el trabajo que se ha hecho con el BOP (sistema que iguala a los diferentes coches de distintas marcas) está bien, pese a que cada uno vaya con coches de diferente antiguedad, todos deberíamos estar nivelados. Es el trabajo de la FIA para que todos estemos en un pañuelo. Si nadie ha estado demasiado escondido, debería ser una carrera muy igualada. La categoría no podía estar en el mejor momento, con 17 coches oficiales y con más de 40 victorias combinadas entre los pilotos que participamos. Y esto se nota en el nivel de los pilotos y los equipos. Para mi gusto, es la mejor categoría en Le Mans".

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios