DECEPCIONANTES RESULTADOS PARA RENAULT

"Es decepcionante". De la que se ha librado Carlos Sainz

Cuando Sainz cogió sus bártulos para dejar Renault y marcharse a McLaren, todo el mundo lo vio como un paso atrás en su carrera. Tras lo visto en Bakú parece que no ha sido tan malo el cambio

Foto: Renault no dio la talla (tampoco) en Bakú. (Reuters)
Renault no dio la talla (tampoco) en Bakú. (Reuters)

Cuando Carlos Sainz cogió sus bártulos para dejar Renault y marcharse a McLaren, todo el mundo vio el movimiento como un paso atrás en su carrera. Dejaba un equipo que terminaba 2018 como el cuarto mejor coche y con aspiraciones de podio en 2019, para marcharse a una escudería que llevaba cuatro años en el dique seco. Ahora si miramos el Gran Premio de Azerbaiyán parece que las tornas han cambiado y seguro que el madrileño no se arrepiente del cambio.

El piloto español dejaba atrás la mala suerte y firmaba sus primeros puntos de la temporada con un McLaren que no para de remar en la buena dirección. Los dos coches en los puntos y con el mejor ritmo de la zona media. Algo que no hacían desde Bakú 2018. En cambio en Enstone todas son caras de preocupación. Daniel Ricciardo ya apenas sonríe y vio como se quedaba fuera de carrera en una de las maniobras más surrealistas de los últimos años. Nico Hulkenberg, por su parte, sintió impotencia y fue incapaz de superar a nadie en toda el gran premio para finalizar en una triste 14º posición.

El jefe de equipo, Cyril Abiteboul decepcionado con el resultado de la carrera y la labor del equipo, asumió errores y también hizo balance: “Muy claramente, ha sido un mal fin de semana. Nunca encontramos nuestro ritmo a pesar de los grandes cambios que hicimos en las diferentes sesiones. En general, la primera parte de la temporada ha sido decepcionante”.

Solo por delante de Williams

Los malos augurios ya se avistaron en la clasificación. Hulkenberg caía en la Q1 y Ricciardo salvaba por los pelos el honor del equipo. El inicio de carrera para el piloto australiano fue esperanzador. Partía desde el top 10 y en la salida se quitaba de encima al Ferrari de Charles Leclerc y achuchaba al McLaren de Sainz. Pero nada más lejos de la realidad. Empezó a perder comba y vio como por detrás le arrancaban las pegatinas en la larga recta de Bakú. La desesperación se acumulaba en un Ricciardo que no encontraba el ritmo y que sí se puede considerar que ha dado un paso atrás en su carrera dejando Red Bull. Y explotó del todo en la vuelta 31.

El australiano se encontraba en plena lucha por la décima plaza de la carrera con Daniil Kvyat cuando se fue largo en la frenada de la curva 3 y acabó en la escapatoria. El piloto de Toro Rosso siguió el mismo recorrido, y mientras se encontraba parado intentando volver a pista, Ricciardo dio marcha atrás y golpeó al piloto ruso. Un toque que, aunque no parecía gran cosa, provocó el abandono de ambos. Uno de los accidentes más ridículos de los últimos años. "Traté de hacer un adelantamiento a la desesperada y tan solo pensé en mi bien y no en el del resto de pilotos. Tengo que dar la cara y asumir el error. El equipo claramente se merecía más en el día de hoy".

De esta manera la escudería francesa acabó sin puntos y con su único piloto cuyo mayor logro fue vencer a unos hundidos Williams. Por si fuera poco el desastre, el australiano perderá tres posiciones en el Gran Premio de España. Va a ser complicado ver a uno de los pilotos de la firma francesa subir al podio este año como auguraron en Enstone durante la pretemporada.

¿Dónde están los podios que prometieron?

La temporada pasada las mejoras llegaron a cuenta gotas pero la regularidad de los pilotos salvaron una discreta temporada de la escudería francesa. Desde el equipo ya confirmaron en Montmeló que el monoplaza apenas había sufrido variaciones respecto al del año pasado y esa poca evolución puede ser una de las claves para explicar porque no termina de arrancar un equipo que, como decía Hulkenberg tras la carrera, se ha quedado sin armas para atacar.

La caída de rendimiento en Bakú fue un shock para los de Enstone y una sensación de impotencia que reflejó a la perfección el piloto alemán. "No hay ritmo en absoluto, muy lento. Pero no tengo la solución ni la clave para hacerlo. Sentí que estaba dando mi mejor esfuerzo, y estaba pilotando bastante bien”. Todo lo contrario ocurrió con McLaren. Con el mismo motor demostró ser el mejor equipo de la zona media dejando, en un aspecto más, en rídiculo a Renault.

Renault solo puede contar con un sexto puesto en Australia y un séptimo en China, y en ambas ocasiones acabaron doblados por la cabeza de carrera. Aunque la temporada acaba de empezar, lejos quedan esos podios que prometieron tanto Nick Chester, director técnico de chasis de Renault, como Antoine Magnan, director de negocios de la escudería, en pretemporada. Cuando ambos hablaron para El Confidencial en Montmeló tenían claro que esta era la temporada de consolidación como cuarta fuerza con el objetivo de lograr podios este año, victorias en 2020 y el título en 2021. "Creo que veremos un Renault muy competitivo este año. Creo que haremos un podio al menos, pero trabajamos mirando al futuro. Queremos ser campeones en 2021". Unas pretensiones demasiado ambiciosas que ahora pueden estar pesando como una losa en el día a día en Enstone.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios