EL ASTURIANO SOLO PUDO RODAR 29 VUELTAS

La frustración de Fernando Alonso en Indianápolis: avería y el peor tiempo

El objetivo de la Triple Corona no va a ser un paseo para Fernando Alonso. El piloto asturiano tuvo que lidiar con una lluvia y una avería que le hicieron perder un tiempo de oro

Foto: Alonso al volante de su McLaren Chevrolet.
Alonso al volante de su McLaren Chevrolet.

“Fue un día difícil y frustrante”. El objetivo de la Triple Corona no va a ser un paseo para Fernando Alonso. Nuevo equipo y nuevas impresiones. Todo ello ha quedado demostrado en la primera toma de contacto con Indianápolis este año. El piloto asturiano tuvo que lidiar, primero con una lluvia que retrasó el comienzo de la sesión en más de cuatro horas, y posteriormente con unos problemas en su McLaren Chevrolet que hacían saltar las alarmas.

Ambos contratiempos provocaron que Alonso solo pudiera rodar 29 vueltas y finalizará con el peor crono. Un pobre rodaje y más cuando el equipo necesita datos por el poco tiempo que han estado sobre la pista con este monoplaza. Las 500 Millas de Indianápolis están a la vuelta de la esquina (26 de mayo). Éste era el primer test colectivo al que asistía McLaren. Estrenaba oficialmente el monoplaza del español que han preparado a lo largo de los últimos meses en Woking. Rodaron en el Texas Motor Speedway el 9 de abril, pero con otra unidad. Y las sensaciones que ha podido dejar el equipo este miércoles es que se encuentra todavía un poco verde.

"Fue frustrante para todos", dijo Alonso a NBC Sports.com. “Perdimos un poco de tiempo en la pista al principio, pero eso se esperaba porque era un coche nuevo y todo se terminó la semana pasada. Si pudiéramos haber tenido las vueltas de instalación al mediodía, tal vez hubiéramos descubierto esos problemas y luego tendríamos horas para trabajar en el monoplaza y prepararnos para la tarde. Pero debido a la demora del clima, no hubo tiempo para prepararlo todo para las tandas más largas".

Avería nada más empezar

La sesión de novatos y pilotos que solo disputarán las 500 Millas de Indianápolis comenzó de la peor manera posible. En su primera vuelta de instalación, el McLaren de Alonso no llegó ni siquiera a salir de boxes. El monoplaza tuvo que ser remolcado durante toda la vuelta para ser devuelto al box del equipo británico. Los primeros indicios podían llevar a un problema con la batería, pero después el equipo decidió sustituir el software del coche.

Unos arreglos que duraron más de media hora hasta volver a ver a Alonso en los óvalos de Indianápolis. Comenzó con una tanda de tres vueltas a modo de aclimatación y luego se embarcó en una serie de tandas largas, para alcanzar la cifra total de 29 vueltas. Una cifra que no se acercan a lo que tenían pensado en la escudería. Era una prueba clave para sumar kilómetros y llegar mejor preparado a la cita marcada en rojo en el calendario.

El español no pudo encontrar un gran ritmo en su coche. Un coche lastrado por el programa de aclimatación que tuvo que seguir tras la avería. Su ritmo estuvo siempre a más de un segundo de los líderes y este fallo es a lo que puede agarrarse para mantener el optimismo, pero las sombras del retiro de 2017 empiezan a planear por Indianápolis. "Se sintió bien estar de vuelta y sentir nuevamente la magia del lugar ", dijo Alonso. “Desafortunadamente, el clima no nos permitió tener los tiempos que queríamos. No había suficientes vueltas ni tiempo en el monoplaza para tener una sensación adecuada.

"Hay muchas cosas que reaprender"

Para el piloto asturiano, parece que su debut en 2017 se ha quedado muy antiguo ya. Ha reconocido que llega a Indianápolis prácticamente desde cero y poco tiene que ver a lo vivido hace dos años. "No fue fácil la adaptación en 2017. Especialmente cuando la carrera llegó y ya nadie era tan respetuoso. Descubrimos todo probablemente ese día. Ahora estamos aquí en una situación completamente diferente, es un gran desafío pero tengo muchas ganas", comentó.

"Hay muchas cosas que aprendí hace dos años, pero hay otras muchas que hay que reaprender. No tengo nada garantizado. Emocionalmente va a ser diferente este año, pero en la parte técnica empezamos de cero y tenemos que aprender lo máximo posible en las dos próximas semanas", agregó. "Es cierto que me sentí muy cómodo desde el principio. El tráfico era una de las cosas que más temíamos y no fue un problema en absoluto en la carrera. Pero aún hay muchas cosas que respetar sobre este lugar y esta carrera. No sólo en la configuración del coche, sino también en la estrategia".

"Un desafío más grande"

El McLaren Chevrolet del piloto español acabó a más de un segundo de los líderes en esta prueba lo que puede hacer pensar que no se encuentra con una máquina tan completa como la de 2017. Prueba que llegó a liderar en varias ocasiones."Esto es un desafío más grande. Pero también podría ser una recompensa mayor. Con Andretti, solo seguimos lo que sabíamos que estaba funcionando. Era más fácil. Pero tal vez ahora podamos descubrir cosas nuevas. Esa es nuestra esperanza". Cuando se le ha preguntado por sus posibilidades para esta edición, el bicampeón de Fórmula 1 cree que están ante una gran oportunidad por el gran trabajo que han hecho en el simulador y considera que tienen un equipo a la altura para llevarse la victoria.

"Con el grupo de chicos de McLaren que han venido a esta carrera deberíamos estar en una buena posición. Me encanta este sitio, me encanta esta carrera. Me la perdí el año pasado, pero aquí estamos", confesó. "Mucho trabajo en el simulador. Me gusta, porque puedes probar cosas en un medio muy ajustado y consistente. Cuando estás aquí, todo viene de una manera salvaje con los rebufos y demás. Al final, echas de menos algo más de información útil", expresó un Alonso que acabó con un sabor agridulce en estos test de Indianápolis, pero con confianza de cara a la carrera que se celebrará el 26 de mayo.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios