UNA MANIOBRA POCO USUAL QUE VALIÓ UN DOBLETE

"Por un momento, depende de nosotros". Lo que esconde apretar una tuerca en Fórmula 1

Doblar un cambio de neumáticos, como Mercedes en China, es una maniobra compleja que no puede practicarse fácilmente. Pero sus mecánicos fueron decisivos para el doblete

Foto: La doble parada en boxes llevada a cabo por los mecánicos de Mercedes fue crucial para lograr el doblete. (Reuters)
La doble parada en boxes llevada a cabo por los mecánicos de Mercedes fue crucial para lograr el doblete. (Reuters)

“La diferencia entre la victoria y el desastre”. “La adrenalina de formar parte de todo ello". "Es un momento en el que puedes tener influencia: la carrera gira en torno a nosotros”. Son frases de algunos de los protagonistas del reportaje que Red Bull dedicó en su día a los protagonistas de esa fulminante instantánea de eficacia y precisión que es la maniobra de cambiar neumáticos a un monoplaza de Fórmula 1. ¿Y cuando se trata de dos, uno detrás de otro, en menos de diez segundos?

Como en el pasado Gran Premio de China, cuando Mercedes logró el doblete gracias a la extraordinaria exhibición de sus mecánicos con Hamilton y Bottas después para devolverles a la pista en la misma posición y distancia frente a Vettel. “Cuando recibes esa llamada de los veinte segundos para prepararte, es increíble”, explicaba uno de los mecánicos de Red Bull.

Si con un coche la intensidad es máxima, dos monoplazas en sucesión duplican exponencialmente desafíos y riesgos. “Un problema con el primer coche afecta al segundo, y puedes pasar de primero y segundo, de tercero a cuarto en unos segundos” explicaba Andrew Shovil, responsable de operaciones en pista de Mercedes cuando recordaba la brillante maniobra de sus mecánicos en Shanghai precedida por un frenético proceso de decisión llevado a cabo también en pocos segundos. No ha sido la primera vez en estos últimos años ni quizás la última durante esta temporada.

Una coreografía muy complicada

El esquema puede repetirse ante el actual perfil competitivo. Mercedes acumula tres dobletes pero Ferrari acecha o está por delante, como en Bahrein. A su vez, tanto Bottas como Leclerc marcan más en corto a sus teóricos jefes de fila que otros años, y Max Verstappen se mueve a corta distancia con la escopeta cargada. En China se comprobó cómo los pilotos de Ferrari debían reaccionar el pista a un posible ‘undercut’ del holandés, lo que a su vez forzó la necesidad de respuesta en Mercedes. Como apuntaba Sholvin, todo pudo irse al traste al menor fallo con Hamilton.

“Una parada en boxes es como un ballet, que se baila con la música del motor, y donde un grupo humano tiene que funcionar en perfecta armonía entre ellos y la bailarina estrella, el piloto en su habitáculo”. Así definía la maniobra Diego Ioverno, en su día Director de Operaciones de Ferrari. Una armonía a cargo de mecánicos que asumen la responsabilidad además de su función principal en el equipo. Y para la que deben llevar a cabo un entrenamiento intensísimo y constante. Hasta treinta simulaciones diarias durante la temporada en Ferrari, por ejemplo. En los dos primeros meses del año pueden aumentar a veinte por la mañana, diez después de comer, y otras quince por la tarde. Intercambiándose posiciones para mayor versatilidad de los miembros del equipo.

Un follón de neumáticos

“La coreografía se hace más complicada, porque hay más que organizar en una doble parada”, explicaba Shovlin en un vídeo reciente en el que explicaba el dilema estratégico y el desafío operativo que supuso improvisar una doble parada. Por ejemplo, “el tener tantos neumáticos en la pista es un riesgo, porque tienes que asegurarte que el neumático adecuado tiene que montarse en el coche adecuado”. O la dificultad para el responsible del gato trasero, “ya que se tiene que quitar de en medio cuando el primer coche se va y luego tiene que colocarse en la posición cuando el segundo entra”. No hay que olvidar que esa coreografía ha de realizarse sin el menor fallo de ninguno de sus dieciseis miembros.

En maniobras como la reciente de China o la de Red Bull en la misma pista el pasado año influye un factor clave: “No hay dos coches con los que practicar. Tenemos un coche de paradas en boxes y practicamos cambiando dos juegos sucesivos, pero nunca puedes tener la misma situación que la de un coche que llega rodando al box”. Ricciardo ganó el pasado año, al igual que Hamilton este, pero Red Bull no cosechó el doblete como Mercedes en Shanghai.

Decisiones en pocos segundos

Shovlin también ampliaba detalles sobre el frenético proceso de decisión. Mercedes arrancó con una parada como estrategia en principio aunque con dudas sobre la capacidad del nemático para aguantar hasta el final. La maniobra de Red Bull primero y Ferrari después ponían en peligro la victoria. La parada doble se convertía en ese último recurso y fue idea del propio Toto Wolff. “Es algo que se procura no hacer a menos que estés obligado, no es algo que se haga a diario, pero en las ocasiones en que tiene sentido es una posibilidad que has de tener como recurso”, apuntaba Shovlin. A los veintidós segundos exactos de plantearse la posibilidad de la doble parada, James Vowles daba el visto bueno tras haber discutido la operación con el responsable de operaciones en pista.

Recogida y transporte de neumáticos, posicionamiento de los mecánicos y responsable de los gatos, parada exacta del piloto en su sitio, tres mecánicos por rueda funcionando en perfecta sincronía con el primer monoplaza y luego con el segundo.... De hecho, antes de parar, Bottas pidió a su equipo por radio que no le dejaran colgado de la brocha como potencial perjudicado de cualquier error. Paró 3,4 segundos después de salir Hamilton. Pero tal fue la perfección de los mecánicos, que su parada superó la de Hamilton: 2,6 frente a 2,9 segundos. “Por un momento, la carrera gira en torno a nosotros”. Porque en la Fórmula 1 no solo se gana con el monoplaza más rápido.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios