LAS ANÉCDOTAS DEL PERIODISTA JOSÉ MARÍA RUBIO

"Senna era más explosivo que Fernando Alonso" o cómo resolver un enigma de la F1

El periodista español José María Rubio intenta satisfacer un enigma en su nuevo libro 'Senna. Historias desconocidas 25 años más tarde', escrito con el periodista Lemyr Martins

Foto: José María junto a Fernando Alonso.
José María junto a Fernando Alonso.

¿Qué naturaleza poseería Ayrton Senna para que 25 años después de su fallecimiento siga tan presente dentro y fuera de la Fórmula 1? Una pregunta de fácil pero profunda respuesta para quienes estuvieron cerca del brasileño. El próximo 1 de mayo hará un cuarto de siglo desde su fallecimiento en Imola, pero su mito sigue tan vivo como siempre.

El periodista español José María Rubio intenta satisfacer ese enigma en su nuevo libro 'Senna. Historias desconocidas 25 años más tarde', en combinación con el periodista brasileño Lemyr Martins, que formó parte del círculo más cercano al piloto brasileño. Rubio es además uno de los periodistas internacionales más veteranos de la Fórmula 1, y el único español al que Bernie Ecclestone entregó la placa por sus 500 grandes premios. Desde los años setenta, además, el periodista navarro ha conocido toda la evolución del deporte y sus principales figuras. No se pierdan el jugo de su naranja. Literalmente.

Una frutería como patrocinador

Jose María Rubio cumplirá este fin de semana en Baku su gran premio 610. Antes, compartía con El Confidencial sus sensaciones y vivencias junto a Ayrton Senna, además de otros aspectos de la Fórmula 1. Durante un tiempo, su cercanía con el periodista brasileño Lemyr Martins le permitió espacio y tiempo con el propio Senna, y muchas de las historias y anécdotas aparecen en su libro.

José María antes de una vertiginosa vuelta.
José María antes de una vertiginosa vuelta.

“Empece profesionalmente, con pase legal, en 1977 en Mónaco”, explica para acotar su dilatadísima trayectoria. “Antes, en el 73, ya iba a hacer fotos a Montjuic. Como era el circuito urbano te metías a las 5 de la mañana, y cuando cerraban ya estabas dentro. También en el Jarama nos colábamos a través de un desagüe… Venía desde Pamplona a las carreras. En el 76 empecé a escribir en Navarra, en el Norte Deportivo, y luego en el Diario de Navarra, Colpisa… Y aquí viene el tema de la naranja. En serio. “Creo que fui el primero que tuve patrocinio en las carreras. Como no había dinero, te buscabas el patrocinador que ponía un faldón en el periódico. Y era un amigo que tenía una frutería (risas) y ponía un anuncio de naranjas debajo de las crónicas (carcajadas). Los viajes y los gastos los costeaban las Naranjas La Milagresa (despiporre total)”.

"Ya estás como en casa"

Desde entonces han sido centenares los viajes durante casi cinco décadas. ¿Cómo aguantar motivado tantos años? "Porque me gusta, hago lo que me gusta, y me sigue gustando, que es lo complicado por todas las cosas que han cambiado. Un paddock ya es como una familia, ahora diferente porque las generaciones van pasando, pero tienes muchos amigos, y me divierte lo que hago. Estás un poco como en casa. Porque si fuera por cómo ha evolucionado el deporte y las dificultades que hay ahora y antes no había… Sobre todo en esta época en internet, se cae Hamilton por las escaleras del paddock bajando y se rompe la pierna y tú no te has enterado, pero el que está en casa se ha enterado antes con los tuits de los equipos. Ese valor que antes tenía el enviado especial se ha perdido, porque ahora en casa sabe más y puede tener más información que tú".

Rubio también habla de la evolución durante todos estos años. “Ha cambiado forzosamente con el tiempo, aunque en algunas cosas no a mejor. Como Fernando [Alonso] dice algunas veces, 'sabes quién va a ganar en una horquilla de solo dos equipos'. El piloto importa menos, es difícil marcar la diferencia. Está tan rodeado en el equipo por tantos factores… Lo políticamente correcto ha ganado al carácter de los pilotos. El último piloto con carisma ha sido Fernando, que llamaba a las cosas con su nombre. Aunque comparándole con Ayrton, Fernando sabe lo que va a decir y las consecuencias, cuando habla ya sabe el titular de la prensa mañana. Ayrton lo soltaba, y le daba igual si el titular era bueno, malo o regular”.

Los títulos no importan

José María y Martins.
José María y Martins.

Tras haber conocido a las grandes figuras desde aquellos setenta, ¿qué pilotos le han dejado huella? “Lamentablemente, otro que falleció también, Gilles Villeneuve. Era también diferente. Llegaba con su motorhome americano enganchado a una pick up y vivía en el paddock con su familia. Mansell también, que hasta se lesionaba jugando al fútbol en un partido y se le puso el tobillo que ni podía correr la carrera. Era un tipo que se entregaba a todo… Ahora los ves que se bajan del coche y se pueden ir a correr otra carrera o a hacer un maratón, y ni sudan…”. El paso a Ayrton Senna es inevitable. Pero en su caso, los títulos no importan.

“¿Senna? Yo le pongo en el número uno por el conjunto de su personalidad. Por títulos Schumacher tiene siete, Vettel tiene cuatro y en Alemania no tiene ningún carisma. Fernando tiene dos y en España tiene mucho seguimiento, pero con su valor mediático, sus seguidores, no ha marcado una época como la de Ayrton. Senna tenía millones de seguidores fieles detrás de él. Para mí no ha habido otro igual. No ha tenido más títulos pero en el conjunto de personalidad y cómo se vivía en el paddock, no había otro".

"El mito sería igual sin morir"

¿Cómo explicar a quien no le conoció el porqué de su perdurabilidad en el imaginario colectivo, y no hablemos de Brasil? “Me llamaba la atención de él el magnetismo que tenía, atraía a la gente hacia él. Era irreverente, pero a la vez cariñoso, te atraía y te cautivaba hacia su causa, y eras como un seguidor casi de una secta. Esa capacidad de cautivarte la transmitía por la televisión, en las entrevistas. de cualquier manera. Te atrapaba y no te dejaba”.

¿Hasta qué punto jugó su fallecimiento un papel la aureola que le rodea? Jose María Rubio explica de otra forma esa personalidad tan magnética. “Aunque no hubiese fallecido, la gente hubiera seguido fielmente y hubiese tenido el mismo carisma que aunque ahora estuviera vivo, con 59 años. Entraría al paddock y aquello sería como una procesión todos detrás de él. El mito se hace cuando uno muere, pero creo que el suyo hubiese seguido igual al margen de los tres o siete títulos que hubiera ganado”.

Resulta imposible comparar a los grandes campeones de épocas diferentes por sus distintas circunstancias, pero la pregunta es inevitable a quien ha visto a casi todos los más grandes de la Fórmula 1 en activo. ¿Prost, Schumacher, Vettel, Hamilton, Alonso…? José María Rubio sí se atreve. “Hubiese estado por encima de todos. Porque tenía un plus que, cuando todos llegaban al mismo nivel, se sacaba un paso más que los demás. Superaba constantemente sus propios límites. Si hubiera competido con todos hubiese sido mejor que ellos. Llegaba a su límite personal, y luego lo superaba”.

¿Se parecen Senna y Alonso?

Aunque Fernando Alonso y Ayrton Senna son personalidades muy diferentes, en algunos momentos se ha comparado el carácter ganador del español y su espíritu de lucha. Para Rubio, sin embargo, los matices son diferentes. “Creo que no había tantas cosas en común porque Ayrton Senna era más explosivo. También es porque cuando ha ganado, Fernando tenía un coche peor, y le ha hecho ser más cauto, esperar acontecimientos. Fernando nunca tuvo un coche como el McLaren de 1988. Ayrton tenía que pelear con Prost, pero con su mismo coche. El carácter deportivo de Alonso ha sido más de estar a la espera, de atacar, pero también defenderse como en Imola con Schumacher. Por sus circunstancias y sus coches ha tenido que ser más astuto”.

Fernando Alonso y Rubio en Hungría 2000.
Fernando Alonso y Rubio en Hungría 2000.

Rubio da más detalles de esa personalidad que, carisma aparte, era tan espectacular al volante. “Ayrton era explosivo. Tenía el mejor coche, pero no se conformaba con sacar dos décimas, tenía que sacar dos segundos, pero a su compañero de equipo, que era Prost, quien no era un cualquiera. Desde mi punto de vista hay poco que comparar (entre Alonso y Senna) porque uno ha sido más astuto, más zorro, y con una visión global que los otros no tenían. Pero la de Senna era vuelta a vuelta: la siguiente tenía que ser mejor que la anterior, absolutamente siempre así. Le daba igual si la carrera duraba veinte o cien vueltas, una debía ser mejor que otra. También era otra época de pistas, neumáticos, consumo, no había los parámetros de ahora. Pero cuando había ruedas de calificación solo para una vuelta, pum, lo hacía solo en una vuelta, siempre más”.

La semana que viene, la memoria de Ayrton Senna se volverá onmipresente con la llegada del vigésimo quinto aniversario de su muerte. Prácticamente ninguno de los pilotos actuales le conoció, o algunos eran simplemente unos niños. Sin embargo, cuando se les pregunta, el brasileño sigue siendo citado como el ídolo de muchos de ellos. “Porque todos hubiesen querido ser como él. Cuando tienes un ídolo es porque quieres ser como él. Hamilton ha ganado cinco campeonatos, pero le hubiese gustado tener el carácter de Senna. Por eso no hay ninguno como él, y los que están, los que le tienen como ídolo -no ya al volante en la pista-, les hubiese gustado tener su carisma, pero eso va en uno mismo, no es algo que puedas practicar en el simulador”.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios