MARCUS ERICSSON SE ESTRENÓ EN LOS ÓVALOS

El piloto de F1 que sigue los pasos de Fernando Alonso en los óvalos de la IndyCar

El salto inmediato y sin experiencia desde la Fórmula 1 a las carreras de óvalos no es un paso sencillo y Marcus Ericsson, ex piloto del gran circo, lo ha comprobado en sus carnes

Foto: Marcus Ericcson al volante de su monoplaza de la IndyCar. (Twitter: @Ericsson_Marcus)
Marcus Ericcson al volante de su monoplaza de la IndyCar. (Twitter: @Ericsson_Marcus)

El salto inmediato y sin experiencia desde la Fórmula 1 a las carreras de óvalos no es un paso sencillo. Llegar a este tipo de trazados sin apenas rodaje con estos monoplazas es propio de temerarios y en este 2019 un nuevo piloto ha seguido los pasos de Fernando Alonso en 2017 cuando se apuntó para disputar las 500 Millas de Indianápolis. Marcus Ericsson, piloto del gran circo desde el 2014 hasta la temporada pasada, disfrutó de su primera prueba en un óvalo, en el Texas Motor Speedway.

El sueco admitió que había "mucho que aprender" y que "una cosa es hablar de ello, pero otra es hacerlo". El de 28 años probó en el circuito americano su primera experiencia en un óvalo en un IndyCar y ha dejado algunas claves para entender lo complicado que es este cambio de disciplina. Los test de novatos se llevaron a cabo para la preparación del test con 28 monoplazas que se realizará en Indianapolis Motor Speedway el próximo miércoles 24 de abril. Felix Rosenqvist de Chip Ganassi Racing ya completó su primera prueba de óvalo de IndyCar para novatos, también en Texas MS, en marzo. Unas pruebas que tuvo que hacer Alonso en 2017 y salió encantado. Un hecho que ha provocado su vuelta para este 2019.

“Tienes que confiar en el coche”

"Fue muy bueno, realmente lo disfruté", dijo Ericsson al portal estadounidense Motorsport.com. "Fue muy diferente de todo lo que he hecho antes. Al principio fue bastante difícil porque realmente tienes que confiar mucho en el coche, y una cosa es hablar de eso, pero otra es hacerlo realmente...Todavía era diferente de lo que esperaba y me tomó un poco de tiempo. Pero después de la pausa del almuerzo me estaba notando cada vez más cómodo. Fue un día muy interesante y había mucho que probar”.

Como ya ocurrió con el piloto asturiano, las primeras impresiones en esta competición y enfrentarte a los temidos óvalos siempre dan cierto respeto pero a medida que el tiempo pasa sobre la pista, los pilotos se encuentran más cómodos como ha sido el caso de Ericsson. "La primera mitad del día, mi opinión fue... bueno, no estaba muy seguro de lo que estaba pasando con el coche. Tantas cosas para aprender. Entonces, si me preguntaban: "¿Cómo se siente?", Todo lo que pude decir fue: "No sé, simplemente se siente diferente ". Pero luego, hacia el final del día, podría comenzar a darles retroalimentación y sentir lo que el monoplaza estaba haciendo en la entrada, a la mitad y en la salida, y podría decirles qué necesitaba de él".

Muy diferente a una carrera de carretera

Ericsson dijo que la ética necesaria para una carrera rápida en óvalo es bastante diferente del enfoque adoptado en las pistas de carretera o de calle. "¿Dónde o cómo ingresas en la curva 1? Decidirás de dónde saldrás de la curva 2 y en la recta posterior", observó. "Y si consigues esos dos bien, harás la 3 y 4 mejor también. En un óvalo, todo está conectado, y todo se trata de ese impulso, y eso es muy diferente de un circuito de carretera, donde la mayoría de las veces puedes equivocarte en un giro, pero puedes recuperarlo. Obviamente, debido a que fue la primera prueba en óvalos para mí, el equipo hizo un poco más de subviraje de lo normal, para asegurarme de que estaba seguro con la parte trasera. El viento era bastante racheado. Hice unas 60 vueltas por la mañana, unas 85 por la tarde. Tenía a James allí conmigo y hablé con Robbie mucho antes de la prueba y me dijeron exactamente eso: los giros de la 3 y 4 están bien, pero los de la 1 y 2 son difíciles".

Ericsson dijo que su dirección estaba configurada de la manera que la mayoría de los novatos prefieren en esta primera de toma contacto. "Creo que ejecuté la configuración normal de Arrow SPM", dijo, "donde mantienes la presión hacia la derecha en las rectas, y luego disminuyes la presión al entrar en la curva y el coche comienza a girar. Eso no se sintió muy extraño, era bastante normal. A algunas personas les gusta que su dirección gire ligeramente hacia la derecha para las rectas, pero la mía estaba un poco más preparada para un circuito de carretera", confesó.

“En esta prueba, la mayoría de las veces hicimos carreras más cortas, alrededor de 10 vueltas, nos sentimos cómodos y lo hicimos paso a paso. "Creo que experimentar con esto es la manera más rápida de aprender y saber cuidar los neumáticos mejor a largo plazo ... cosas como estas esperaré en la Indy. Lo mismo con el aire sucio. Colton estaba allí y Ben Hanley, pero no corrimos uno detrás del otro. Ese es el próximo gran paso para mí, ¿no es así? Ahora que me siento cómodo en el óvalo, debo aprender a conducir en el tráfico ".

El menor error se magnifica a 370 km/h

Las carreras de óvalos son un mundo aparte y el menor error se magnifica a más de 370 km/h. Nada que ver con los circuitos que te puedes encontrar en la Fórmula 1 y una puesta a punto absolutamente totalmente diferente a los monoplazas del gran circo. Una serie en donde la experiencia juega un papel mucho más importante que en otras competiciones. Eso Ericsson lo sabe y muchos de los que estuvieron en ambas competiciones no acabaron de la mejor forma. Desde Nelson Piquet, que acabó con las piernas fracturadas a las primeras de cambio, hasta Emerson Fittipaldi cuando tuvo que retirarse en 1996 tras su grave accidente en Michigan “Los ovalos son totalmentes diferente a la Fórmula 1” reconocía Gil de Ferrán, ganador en 2003 y padrino de Alonso en 2017. “La gente estaba acostumbrada a ver correr en los óvalos pensando que el piloto se sentaba y daba vueltas a fondo todo el rato, pero todo es mucho más complejo”.

Alonso ya detalló algunos de los muchos secretos que encierran este tipo de pistas, y que tuvo que descubrir y experimentar en tiempo récord. “Por ejemplo, los coches llevan seis velocidades. Hasta la tercera, son para salir acelerando de boxes y las salidas lanzadas. Pero las otras tres son marchas superiores”, explicó de Ferrán respecto a una de las infinitas peculiaridades de los óvalos. "Sexta es la de ir a fondo, quinta es la principal, y cuarta es para ir en el tráfico. Si estás haciendo el rebufo, tu velocidad máxima potencial será superior a si vas en cabeza, ya que nadie puede darte un rebufo. Así que sexta es un poco más larga que la quinta . Y si te estás moviendo entre el tráfico necesitas una relación que sea un poco más baja"

Las primeras sensaciones con los óvalos han dejado a los pilotos novatos con una sensaciones extrañas en el comienzo pero mucho más cómodas con el paso del tiempo. En este caso, a Ericsson todavía le falta probar con el resto de coches en la misma pista para saber llevar el tráfico pero sin ninguna duda, como Alonso en su día, ha quedado impresionado y ha reconocido que esto no tiene nada que ver con la Fórmula 1. El día 26 de mayo tendrá lugar las 500 Millas de Indianápolis donde Fernando Alonso intenterá conseguir la ansiada Triple Corona y compartirá pista con un Marcus Ericsson que no ha tenido un buen comienzo de temporada y marcha en la 16º plaza del campeonato.

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios