Quieren que sea el campeón más joven

La interesada obsesión de Red Bull con Verstappen y cómo Ricciardo les chafó

En Red Bull ya solo piensan en el año que viene junto a Honda y, con Max Verstappen como punta de lanza, tienen un objetivo en la cabeza: que el holandés sea el campeón más joven de la historia

Foto: En Red Bull tienen muchas esperanzas en la próxima temporada. (EFE)
En Red Bull tienen muchas esperanzas en la próxima temporada. (EFE)

En Red Bull ya solo piensan en el año que viene junto a Honda. Con Max Verstappen como punta de lanza, tienen un objetivo claro en la cabeza. Conseguir que el holandés sea el campeón más joven de la historia de la Fórmula 1. El joven piloto ha roto todas las barreras y es en quien tienen todas las esperanzas para conseguir hacer historia. Una interesada obsesión por los récords que quedó palpable en México (cuando no gustó que Ricciardo le quitara la 'pole') y que puede provocar más malos ratos que buenos en el futuro por la presión que puede generar este tipo de objetivos.

2010 fue el año en el que Sebastian Vettel se proclamó como el campeón del mundo más joven batiendo el récord de Lewis Hamilton. Ahora con un talento de las dimensiones de Verstappen el récord se puede superar en los próximos dos años. Tanto Christian Horner como Helmut Marko han demostrado en reiteradas ocasiones que tienen una ansiedad fuera de lo común por conseguirlo. "Estamos ansiosos por que comience el próximo año. El objetivo es tener al campeón del mundo más joven. Tenemos dos años de margen, pero vamos por el próximo. Sabemos que el primer año con un nuevo fabricante de motores no es fácil. Pero el objetivo es, y se lo he dicho a toda la gente, que tenemos que ir por el campeonato, desde el principio. No hay excusas”, aseguró Marko. ¿Una apuesta demasiado ambiciosa para la próxima temporada?

Una presión innecesaria

Trabajar con un nuevo motor nunca es fácil y la realidad, visto el rendimiento de Honda estas temporadas, es que sería un milagro ver a los austriacos luchando por el mundial. Pero en el equipo han demostrado tener una confianza por las nubes. La obsesión de Marko por convertir a Max en el campeón más joven de la historia puede provocar todo lo contrario. El tiempo corre en su contra y eso añade una presión innecesaria al piloto y al propio fabricante. Honda cumplirá en 2019 su quinta temporada desde su vuelta al gran circo y todavía no ha sido capaz de dar con la tecla. Con McLaren, tres años de continuas peleas, cero resultados y siendo el monoplaza con peor potencia de la parrilla. En Toro Rosso han aumentado el nivel en cuanto a rendimiento pero la poca fiabilidad sigue siendo alarmante. Numerosas sanciones por cambios en los elementos del motor esta temporada y aún faltan dos carreras. Mucho tendría que cambiar la situación en 2019 para que se vea la joya de la que hablaba Ron Dennis reinando. “Es táctico obtener lo mejor para el próximo año. Toro Rosso está sacrificando su temporada para el próximo año. Es parte de nuestro concepto que tenemos con Honda. Las cifras ya están por delante de Renault", argumentó Marko.

Desde la escudería creen que las unidades de potencia niponas ya están por delante de las de Renault y, con la ayuda de Toro Rosso durante esta temporada, Red Bull confía en estar en la lucha por el campeonato y conseguirlo con Verstappen para batir el récord. Actualmente en posesión de Vettel con 23 años y 154 días. El holandés tiene 21 años, cumplidos el 30 de septiembre. Lo que se traduce en que en 2020 aún podría conseguir ese ansiado objetivo.

El primer paso para la próxima temporada en la escudería de bebidas energéticas será conseguir un buena unión con el fabricante japonés. La aerodinámica y el chasis lo tienen. Así lo han demostrado este año. Solo Honda podría privar a Red Bull de estar a la altura de los mejores como ya ha ocurrido con Renault esta temporada. “Creemos que Honda solo estará 13 CV por detrás de Ferrari y Mercedes. Esta diferencia podemos compensarla con un buen chasis”, explicó el Doctor Marko. Ahora el trabajo en Milton Keynes puede marcar la diferencia y los japoneses también se jugarán su prestigio en un equipo que quiere aspirar a todo en 2019.

Max Verstappen al volante de su Red Bull esta temporada. (EFE)
Max Verstappen al volante de su Red Bull esta temporada. (EFE)

Un hombre récord

Los pilotos van subiendo determinados escalones hasta convertirse en estrellas de este deporte. El debut, los primeros puntos, la primera vuelta rápida, el primer récord de un circuito, el primer podio, la primera pole... hasta llegar a la primera victoria. Verstappen lo ha conseguido todo como el más joven y solo le queda la espina de la pole.

El siguiente paso es la lucha por ser campeón del mundo. Por el momento el monoplaza no le da ese extra para luchar con Mercedes y Ferrari pero en la escudería esperan dar ese salto en 2019 con Honda. El talento del neerlandés es innegable pero tampoco le hemos visto en plena lucha por un campeonato por lo que la presión añadida a eso puede jugar en su contra en este nuevo escenario. Vettel y Hamilton ya saben lo que es eso a pesar de su experiencia. Encontrarse con tan solo 21 años en una lucha de tal calibre puede pasar factura sobre todo por su temperamento y agresividad en la pista. De momento el holandés parece que ha madurado este año. Solo piensa en su objetivo más cercano y todavía podría tachar de su lista uno de esos logros en Brasil. La pole. Sobre todo después del duro golpe que sufrió en México por su compañero de equipo.

El golpe sufrido en México

En la escudería de bebidas energéticas todas las caras fueron un poema en el Autódromo Hermanos Rodríguez cuando vieron como Daniel Ricciardo superaba por tres centésimas la pole provisional que tenía el joven Max. Con esa primera plaza se cerraba el círculo pero apareció el australiano para aguar la fiesta. Algo que no gustó ni a Verstappen ni a los de Milton Keynes a pesar de conseguir un doblete. Una clara muestra de la ansiedad que hay en Red Bull.

En estos momentos solo le quedan dos oportunidades para batir este récord antes del paso definitivo, Brasil y Abu Dabi. Dos circuitos en los que Red Bull parece que volverá a estar por detrás de Mercedes y Ferrari y el propio piloto lo confirma. “Interlagos no se adapta muy bien a nuestro coche, pero después del podio en 2016 y ganar la semana pasada en México, todo puede pasar en carrera. He tenido grandes batallas y adelantamientos allí, y espero otra carrera emocionante”, confesó Verstappen. ¿Tachará de su lista el récord que le falta en Brasil antes de afrontar el campeonato de 2019?

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios