Es noticia
Menú
El día en que McLaren ganó a Red Bull y Toro Rosso 'sin bajarse del autobús'
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
el equipo británico estuvo hábil en los libres 1

El día en que McLaren ganó a Red Bull y Toro Rosso 'sin bajarse del autobús'

McLaren estuvo hábil de reflejos con una maniobra en los libres que les permitirá salir por delante de dos equipos que también penalizan. Pero el MCL33 no lo tendrá fácil en Sochi

Foto: Fernando Alonso, en la única sesión de libres en la que participó el viernes. (EFE)
Fernando Alonso, en la única sesión de libres en la que participó el viernes. (EFE)

En el Gran Premio de Rusia de 2017, Fernando Alonso ni siquiera pudo tomar la salida. El sábado, había terminado decimoquinto en los entrenamientos. Eran los tiempos de Honda. Con Renault el panorama parece incluso peor este año en la “tercera pista del campeonato donde la potencia más influye”. Tal se esperaba el panorama que McLaren decidió cambios en su motor y penalizó para salir desde el fondo de la parrilla. Bueno, no del todo. “Era lo esperado, este fin de semana sabíamos que iba a ser muy difícil rendir bien por las características del circuito, y por esta razón optamos por cambiar el motor y penalizar”, explicaba Alonso al terminar la jornada.

Sochi es otro circuito que visibiliza el fracaso de la presente temporada. Ya no se trataba tanto de potencia como del concepto aerodinámico del MCL33. El pasado año, Alonso lamentaba que el MCL32 perdiera “dos segundos y medio en las rectas, es increíble lo mucho que perdemos". “Lo sabíamos antes de llegar aquí”, explicaba entonces. Este fin de semana, otra motorización diferente, pero las mismas palabras. “Es el tercer circuito en términos de importancia de la potencia este año, con Monza y Spa, y sabemos que esto es una mala señal para nosotros en el fin de semana”. Al menos, ya han batido a Red Bull y Toro Rosso en la parrilla.

Foto: Fernando Alonso antes de las 500 Millas de Indianápolis de 2017. (Reuters)

"Mira, cuatro posiciones gratis"

Porque hubo una curiosa carrera antes de salir a la pista, ganada por el equipo británico. Los dos equipos de la marca de bebidas también iban a penalizar. Antes de comenzar la primera sesión, la salida a pista determinaba el orden de penalización en parrilla. McLaren mandó al semáforo con mucha anticipación a Lando Norris, que sustituía al español en la primera tanda. El británico se pasó un buen puñado de minutos con su monoplaza parado, a la espera de la luz verde. Por detrás, los Toro Rosso y Red Bull. “Pues mira, cuatro posiciones gratis”, bromeaba Alonso sobre la actuación del joven británico. Como en su día con el famoso Helenio Herrera, los entrenamientos ya se habían ganado a los dos equipos de Red Bull "sin bajarse del autobús". El domingo posiblemente será otra historia. Con la curiosidad de comprobar el rendimiento final y la comparación con los Toro Rosso/Honda que -si no hay fallos como 2017- saldrán por detrás.

Desde las últimas posiciones de parrilla se tratará entonces de arañar algún punto si es posible. Alonso buscaba para ello algo del vaso medio lleno con los neumáticos hiperblandos que podrían ofrecer un esquema de carrera similar a Singapur por su gran degradación. “El hiperblando ha degradado bastante, pero en nuestro caso, como hemos cambiado el motor, tenemos un fin de semana de prioridades diferentes, sobre todo mirando a la carrera”, explicaba Alonso. “El hiperblando será para ir a la parrilla y poco más. Sabíamos que podía ser un fin de semana complicado, pero esta degradación nos abre una esperanza, porque saliendo atrás y vemos como en Singapur que la gente tiene que parar muy rápido, pues igual podemos soñar con los puntos”.

Foto: Hamilton y Mercedes aparecieron en los Libres 2 para poner las cosas en su sitio. (EFE)

El lastre del 'drag'

“Intentaremos ir todos a una parada, y alargar con los neumáticos más duros”, anticipaba el español ante la estrategia, pero Sochi no invita mucho al optimismo. "En Rusia siempre ha habido aquí carreras monótonas, una parada todos, con poca posibilidad de adelantamiento, así que añadir la posibilidad del hiperblando puede venir bien para el espectáculo”.

Pero todavía queda trabajo por delante para ajustar la puesta a punto de cara a la carrera, ya que los entrenamientos clasificatorios están descartados de antemano. “Estamos intentando diferentes puestas a punto para reducir el drag, pero a la vez sabemos que no hay milagros de un fin de semana a otro, será duro, pero los puntos son posibles. Cuando abandonamos en Monza íbamos undécimos, estábamos cerca de los puntos, y creo que va a ser igual el domingo”. El año pasado teóricamente, se trataba de falta de potencia. Este año, de exceso de drag. En 2017, ni siquiera se pudo tomar la salida. Para variar, que el domingo se vea al menos la bandera a cuadros.

En el Gran Premio de Rusia de 2017, Fernando Alonso ni siquiera pudo tomar la salida. El sábado, había terminado decimoquinto en los entrenamientos. Eran los tiempos de Honda. Con Renault el panorama parece incluso peor este año en la “tercera pista del campeonato donde la potencia más influye”. Tal se esperaba el panorama que McLaren decidió cambios en su motor y penalizó para salir desde el fondo de la parrilla. Bueno, no del todo. “Era lo esperado, este fin de semana sabíamos que iba a ser muy difícil rendir bien por las características del circuito, y por esta razón optamos por cambiar el motor y penalizar”, explicaba Alonso al terminar la jornada.

Fórmula 1 Fernando Alonso McLaren
El redactor recomienda