boullier explica los daños en su MCL33

"Con un agujero de 30 cm": así logró Alonso hacer una carrera irrepetible en Bakú

Eric Boullier explica los daños en el MCL33 de Alonso en Bakú, y cómo el piloto español supo adaptarse al comportamiento de su monoplaza durante la carrera para terminar séptimo

Foto: La llegada de Fernando Alonso a boxes tras su doble pinchazo al inicio de carrera.
La llegada de Fernando Alonso a boxes tras su doble pinchazo al inicio de carrera.

"Una de las mejores carreras de mi vida". Así describió Fernando Alonso su actuación en el Gran Premio de Azerbaiyán de Fórmula 1, en el que finalizó en séptima posición con un McLaren dañado. El mismo lunes, el propio Alonso recibió fotografías del daño de su automóvil y comentó en Twitter: "Ahora no tengo dudas. Fue una carrera irrepetible". Días después, Éric Boullier corroboró las palabras del español tras comprobar el estado del MCL33: "Una megacarrera. Lo que hizo es increíble".

Andrew Benson, periodista de BBC Sports, preguntó en Twitter si alguien había visto las fotografías de las que hablaba Alonso. Ni corto ni perezoso, el equipo británico le invitó a Woking para que pudiera ver de primera mano la realidad. Por supuesto, nada de fotografías, por aquello de la confidencialidad.

20 puntos menos de carga aerodinámica

Según Boullier, la zona más dañada fue la que se conoce como ‘tea-tray’: la parte del suelo del monoplaza a modo de quilla, situada por debajo de las piernas de los pilotos y que redirecciona el flujo de aire por debajo y hacia los laterales del coche. En la parte delantera había un agujero triangular, de unos 30x20 cm, con la parte delantera dañada como si hubiera sido golpeada con un martillo potente. En la parte posterior, quedó tocado el lado derecho, la pendiente ascendente en la parte posterior y hasta delante de la rueda trasera, es decir, parte del difusor. Delante de la llanta trasera faltaban también dos moldeadores aerodinámicos clave, los 'fence'.

El daño supuso 20 puntos de carga aerodinámica, lo que se traduce en medio segundo por vuelta más o menos", explica Boullier a la BBC. Alonso pidió a su equipo que cambiara los dos neumáticos y el alerón y salió de nuevo a la pista para comprobar el rendimiento del MCL33.

El duro trayecto a boxes

Regresar con el coche a boxes fue un logro”, afirma Boullier. "El neumático delantero se desinfló enseguida después de la curva 3 y el trasero derecho se desinfló, creo, en la curva 15. Se puede ver que, después de entrar en el 'pit lane', el coche no era conducible". Luego nos dijo que en esos momentos no sabía cómo llevar el automóvil a boxes. Solo trató de seguir recto en el carril y pensó que lo retiraríamos de la carrera en cuanto llegara. Nos dijo: 'Cambiemos los neumáticos y el alerón delantero y listo'. Desde el muro del 'pit lane' vi llamas en el fondo del coche".

Los ingenieros de McLaren comprobaron que el monoplaza podía rodar aceptablemente a pesar de los daños. Alonso, según Boullier, insistía durante todo el fin de semana en acabar la carrera como fuera, lo que de alguna manera contagió el espíritu del equipo para seguir. El español pasó un par de vueltas preguntando qué podían ver en los datos y si necesitaban que cambiara alguna configuración. El coche era teóricamente más lento, pero Alonso adaptó su pilotaje a las deficiencias del MCL33.

"En realidad, y extrañamente, el coche todavía estaba más o menos equilibrado", explicaba Boullier. "Había un gran agujero en el fondo delantero, así que perdimos carga aerodinámica en la parte delantera y trasera. El coche no estaba muy bien equilibrado, pero todavía se podía conducir. No se quejó de nada, ni siquiera de la manejabilidad". Alonso terminó dos puestos por delante de Stoffel Vandoorne, y su tiempo promedio de vuelta fue 0.521 segundos más rápido con un monoplaza teóricamente 0.5 segundos más lento.

En Bakú, Fernando Alonso fue medio segundo más rápido que su compañero de equipo con un monoplaza en teoría medio segundo más lento. (Imago)
En Bakú, Fernando Alonso fue medio segundo más rápido que su compañero de equipo con un monoplaza en teoría medio segundo más lento. (Imago)

La clave: adaptarse al equilibrio del coche

"Tiene esta facilidad para cambiar su estilo de conducción siempre para adaptarse al equilibrio del automóvil", señala Boullier sobre Alonso. “Dependiendo del equilibrio, de inmediato él ajusta su pilotaje para no dañar los neumáticos. En ese caso, lo ayudó mucho. Lo comparo a veces con un tiburón cuando huele sangre en el mar. Fernando es igual. Todo el fin de semana, él nos decía: 'Lo importante es terminar. Esto va a ser el caos. Tenemos que examinar el caos, acabar la carrera y estaremos en los puntos".

Con tres séptimos y un quinto puesto, el español es sexto en el campeonato de pilotos y McLaren, cuarto en el de constructores. Desde el equipo tuvieron claro el rumbo a tomar en este inicio de campeonato cuando comprobaron el rendimiento del MCL33. "Hemos cambiado nuestra mentalidad. Tenemos que tomar cualquier punto que podamos. Y eso significa que tenemos que terminar la carrera. Esta es nuestra mentalidad desde Australia. Queremos aprovechar las primeras cuatro carreras y obtener tantos puntos como sea posible".

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios