marcó el segundo mejor tiempo el día

El día de sonrisas y lágrimas que acabó con Alonso sacando a McLaren del abismo

Así como la mala fiabilidad no oculta que McLaren está en una dimensión más ambiciosa respecto al 2017 y con un coche solvente, es cierto que ha sido una pretemporada decepcionante

Foto: La imagen perfecta del día: Alonso poniendo luz a un panorama negro para McLaren. (EFE)
La imagen perfecta del día: Alonso poniendo luz a un panorama negro para McLaren. (EFE)

Los últimos minutos del último día de la pretemporada son, según los veteranos, uno de los mejores momentos del año en la Fórmula 1. Es ahí cuando todos enseñan sus cartas, sin trampa ni cartón: quien se marca un buen crono o una buena tanda de vueltas, suele estar arriba al inicio del Mundial. Y de repente, Fernando Alonso hizo este viernes el mejor tiempo a las 17:55, sólo cinco minutos antes de que acabara la sesión.

La sala de prensa enloqueció, con gente levantada de la silla y elevando el tono de voz mientras miraba las pantallas. Periodistas cambiando ya las crónicas, teléfonos sonando... Una estampa digna de película. Y de ficción, porque ese estratosférico 1:16:720 que había marcado Alonso tenía trampa. Dos minutos después se anunció que se había saltado la última 'chicane', lo que le invalidaba el tiempo. Pero esos gritos acabarían dando sentido a la historia de un día que arrancó en depresión y acabó en cierta euforia.

Segundo mejor tiempo... a 0,5 de Ferrari

A las 10 de la mañana, el coche de Alonso tuvo su quinta avería de la semana, esta vez por una fuga de aceite que afectó al 'turbo' del motor. 7 vueltas alcanzado el mediodía y un ambiente desolador en el 'motorhome'. Honda, mientras, camino de las 100 con Toro Rosso. McLaren estaba ya entre la espada y la pared, y Éric Boullier no escapó a preguntas duras de la prensa. '¿Ha perdido este equipo el rumbo?', le llegaron a decir. McLaren iba encaminada al peor final posible de los test.

Pero antes de las 15:00, Alonso volvió a salir a pista. Primero en tandas medias, luego una simulación de carrera algo discreta, pero al final con un buen tiempo con los neumáticos hiperblandos, los más rápidos de todos. Conclusión, segundo en la tabla final a sólo cinco décimas del Ferrari de Kimi Raikkonen, y además a final de jornada, con algo más de frío y peores condiciones de pista. ¿Con qué se quedaba Alonso, con el desastre matinal o el buen tiempo de la tarde?

"Hemos tenido problemas algunos días, pero en todos hemos acabado completando el programa y en este último hemos sacado más rendimiento. Todo funciona en la dirección correcta, aunque el resto todavía tiene cosas que mostrar, igual que nosotros", contó Alonso en un vídeo difundido por McLaren. Una moraleja acorde a lo ocurrido en estos ocho días de test: a McLaren le han faltado vueltas para llegar a Australia al 100%, pero aún con atisbos de esperanza en cuanto al ritmo del coche.

"Es bueno ver ahí los números..."

Dependiendo por dónde se mirara, la lectura era una u otra. Porque así como la mala fiabilidad no oculta que McLaren está en una dimensión más ambiciosa respecto a 2017 y con un coche solvente, es cierto que ha sido una pretemporada decepcionante ante las expectativas de llegar a Australia al menos como cuarto mejor equipo. Pero esa última vuelta de Alonso confirmó unos presagios optimistas que McLaren no pudo enseñar esa mañana por las averías y la tremenda presión mediática que se cernía sobre ellos en el 'paddock'. Al final del día, sacó sonrisas a todo su equipo.

"Nos hubiera gustado hacer más vueltas", dijo luego Boullier a Sky. "Pero hemos sumado más respecto a otros años y esa última nos ha puesto una sonrisa en la cara", siguió, confirmando así la sensación global de estos test en McLaren, sin objetivos cumplidos pero con la esperanza viva, ahora con datos en la mano y no plegarias como con Honda. "Es bueno para el futuro ver en la pista los números en los que llevamos meses creyendo", comentó Boullier, induciendo la sospecha de que McLaren sigue aspirando a ser el cuarto equipo conforme avance el año. Y si no lo es en Australia, es por "no haber hecho bien el trabajo", como ya reconocía por la mañana. En las buenas y en las malas, McLaren abría este viernes en canal su realidad ante el 2018.

Caída la noche desmontaba McLaren sus 'trastos' en Barcelona. Esos mismos que montaron hace dos semanas con un mensaje alentador de Alonso: "Vamos a estar en la lucha". No será pronto y puede llevar varios meses, pero Alonso se encargaba de cerrar los test con una llama de esperanza cuando todo pintaba de negro en McLaren.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios