llevando el coche más allá de sus posibilidades

El significativo vacile de Verstappen a Red Bull por la radio

Los grandes pilotos tienen una serie de señales que pueden detectarse en cómo se comportan con su entorno en la F1 y Verstappen recuerda a muchos de ellos.

Foto: Max Verstappen obtuvo una victoria espectacular en México, en una carrera que define su persona. (Reuters)
Max Verstappen obtuvo una victoria espectacular en México, en una carrera que define su persona. (Reuters)

Los grandes campeones del automovilismo irradian un aura especial. Ayrton Senna, Michael Schumacher y Fernando Alonso son algunos de los casos en los últimos 30 años de pilotos que en sus primeros años en competición, lograban hacer cosas que no se esperaban ni de los veteranos. Con el tiempo, estas actuaciones se convirtieron en legendarias primeras muestras de lo que estaba por venir. En el Gran Premio de México, Max Verstappen mostró una vez más —no es la primera— que probablemente su talento sea merecedor de estar en el Olimpo de la Fórmula 1 y sus actuaciones así lo demuestran. La diferencia con respecto a grandes estrellas del pasado es que, consciente de lo que está logrando, Verstappen se divierte con ello.

"Simply, simply lovely"

La salida fue el punto polémico del GP de México. Lógico, ya que Verstappen causó una situación en la que tanto Vettel como Hamilton tuvieron que parar a boxes. Es evidente que Vettel defendió de forma apasionada su primera posición y que Hamilton se tiró a por el primer hueco que vio. Pero en medio de toda la acción estaba el piloto de Red Bull, atacando al hombre de la pole, dejándole sin espacio, saliendo algo largo y bloqueando a Hamilton. ¿Sancionable? No. ¿Fue la causa Verstappen? Posiblemente, en uno de sus habituales movimientos agresivos. Aunque claro, también por ellos gusta tanto a tantos aficionados.

Lo que redondeó su acción no fue tanto la espectacular entrada sobre Vettel combinada con la defensa respecto a Hamilton, aunque pudo haberlo sido. Lo más divertido fue oir como Verstappen se comunicaba por radio con su equipo diciendo que la jugada había sido "simply, simply lovely" —simplemente adorable— con un tonillo muy particular. Se escribirá mucho de lo que dijo el holandés, con mil interpretaciones posibles. La realidad es algo más simple —y cafre—, puesto que la frase tiene su origen en un vídeo viral que se está compartiendo recientemente en el Reino Unido por WhatsApp. Se trata de un vídeo bastante pasado de vueltas, del tipo que le suele gustar al perfil que se encuentra entre los mecánicos de un equipo de Fórmula 1.

Max Verstappen y Sebastian Vettel tuvieron un nuevo encontronazo en la primera vuelta del GP de México. (Reuters)
Max Verstappen y Sebastian Vettel tuvieron un nuevo encontronazo en la primera vuelta del GP de México. (Reuters)

Al final, la realidad es que se trata de una broma interna entre Verstappen y su ingeniero de pista y mecánicos, al referenciar un vídeo con el que probablemente se han echado unas risas estos últimos días. El 'vacile' de Verstappen muestra que está en un momento dulce con Red Bull en el que es cercano con el personal que se encarga de su coche. Evidentemente, la broma ya cuenta con hacer gracia sobre la forma de hablar de los británicos, como también está claro que Verstappen estaba particularmente orgulloso de su adelantamiento sobre Vettel y defensa de Hamilton. Orgullo, diversión y comentarios con sorna... combinación perfecta de un piloto que es bueno y disfruta al volante.

Me lo tomaré con calma, hijo

No fue el único chascarrillo de Verstappen a lo largo del Gran Premio y hubo dos en particular que destacaron por encima de los demás. Eso demuestra que además de las manos para sacarle provecho a un coche que a menudo no ha estado para ganar —no fue el mejor coche en Malasia ni lo era en México—, Verstappen también tiene la confianza para bromear encima del coche. Cuando desde la radio le pidieron que adoptara un ritmo parecido al de bóxes, la respuesta fue un sardónico 'me lo temaré con calma, hijo'. Había una broma interna dentro del equipo, aunque evidentemente se puede leer entre líneas y ver que para el de Red Bull, los tiempos de los Mercedes estaban muy lejos.

Aunque quizás el mejor mensaje fuera el que demuestra que para Verstappen, esto de rodar rápido es algo instintivo. Tras los problemas de varios motores Renault que fueron cayendo como moscas, desde Red Bull le pidieron a su piloto que rodara más lento. El objetivo, castigar menos las varias piezas para que el coche tuviera más posibilidades de terminar la carrera. Pronto, desde la radio le pedían explicaciones al indicarle que había hecho el mismo tiempo que el giro anterior, cuando le habían pedido que aflojara. ¿La respuesta? Un alegre "¡Lo siento muchísimo!" acompañado de una clara risa. Max Verstappen va rápido con tanta naturalidad que para él, ir lento es algo para lo que debe esforzarse en conseguir. Genio y figura.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios