Un toque en la salida y un VSC marcaron el GP

Hamilton, campeón por cuarta vez con victoria de Verstappen y 'show' de Alonso

El Gran Premio de México tenía muchas opciones de terminar con Hamilton como nuevo campeón. En una carrera con una historia inesperada, el británico confirmó su cuarto título.

"No era la carrera que queríamos pero, ¿a quien le importa? Felicidades, cuatro veces campeón del mundo", le decía Toto Wolff a Lewis Hamilton tras acabar la carrera. Niki Lauda le dio las gracias cuatro veces a su piloto de 32 años, que entra en un selecto club en el que están Alain Prost y Vettel, . El Gran Premio de México siguió un guión inesperado y coronó a Hamilton como campeón del mundo por cuarta vez en su carrera deportiva a pesar de terminar en octava posición. Fue el resultado de un toque entre la segunda y tercera curva entre Verstappen y Vettel primero y entre Verstappen y Hamilton luego. El holandés, siempre en medio del 'meollo', construyó una carrera propia espectacular que le llevó a su segunda victoria del año pero también decidió el título al obligar a sus dos rivales a pasar por boxes.

Un título resuelto en una vuelta

La salida del Gran Premio fue el momento polémico del fin de semana, con un Verstappen y un Hamilton que aprovecharon la larga recta de meta para acercarse a Vettel y atacarle en la primera curva. El de Red Bull logró situarse en paralelo con el Ferrari del alemán y le desplazó en la segunda curva. Eso permitió que Hamilton se metiera en la lucha pero un toque con Verstappen hizo que el británico fuera golpeado por un Vettel que no pudo evitar a un coche que de golpe reducía su velocidad. ¿Resultado? Hamilton y Vettel a boxes y una remontada por delante que, aunque interesante, decidía el título pues era imposible que este último llegara al segundo puesto que necesitaba para mantener sus opciones vivas.

En cabeza, Verstappen estuvo toda la carrera a otro nivel, dominando a placer y siempre lejos del alcance de un Bottas que fue segundo en un día en el que aprovechó la ausencia de su compañero de equipo y el rival de este. Raikkonen hizo lo que tenía que hacer a pesar de una mala salida y se subió al tercer peldaño del podio después de tener que pelear con los Force India y un sorprendentemente competitivo Stroll. Pero si la carrera tuvo algún aliciente —y a nivel deportivo, no tuvo demasiados—, este vino dado por los dos candidatos al título adelantando a todo aquel que se le pusiera por delante. Vettel fue cuarto y Hamilton, octavo. Suficiente como para decidir el título a favor del británico, que empata a cuatro títulos con el alemán.

Sabes que has hecho las cosas bien cuando incluso tus rivales te felicitan, por lo que escuchar las palabras de Christian Horner habrá sido especial para Hamilton: "Felicidades a Lewis Hamilton. Cuatro veces campeón del mundo y el piloto británico más exitoso de todos los tiempos. Me quito el sombrero. Ha tenido una temporada brillante". Pero quizás lo más remarcable han sido las palabras de Vettel: "Lewis ha hecho un trabajo soberbio y merece el título. Felicidades para él. Es su día y el de nadie más. Está a la par conmigo, si contamos los títulos. Pero no le temo. Me gusta competir con él pero me habría gustado algo más de eso este año. En términos generales, simplemente fueron mejores", concluyó el de Ferrari. Ambos tetracampeones se saludaron, se felicitaron y se abrazaron ante la prensa en una bonita muestra de deportividad. El año 2018 será espectacular.

Alonso recuerda su talento y Sainz sufre

Pero si se habla de 2018 y de algo que se espera que sea precioso de ver en cuanto a luchas en pista, no se puede obviar lo que se ha visto en México entre Hamilton y Alonso. Las luchas entre ambos no se han visto desde el Gran Premio de Hungría de 2014, irónicamente en una carrera que ganó un Ricciardo que esta vez apenas duró cinco vueltas antes que su motor Renault cediera. En los compases finales del Gran Premio, un Hamilton en plena remontada alcanzó a Alonso, que rodaba noveno y buscaba superar a Magnussen. Lo que siguió fue un duelo que pareció revivir los mejores momentos de la rivalidad entre los dos compañeros de equipo de 2007. Alonso fue batido, finalmente, pero brilló como en sus mejores días.

Menos suerte tuvo Sainz, que sufrió un pinchazo lento en los primeros compases, viéndose obligado a parar pronto, montar un juego de neumáticos blandos para intentar aguantar hasta el final y acabó abandonando por problemas técnicos tras 59 vueltas. A pesar de todo, para aquel entonces, el Renault R.S.17 andaba falto de ritmo y no le había permitido remontar absolutamente nada. El madrileño languidecía en última posición en una carrera que mostró una historia totalmente opuesta a la de Austin, con lo que su retirada no supuso ya una oportunidad perdida sino la confirmación de un mal domingo. En las siguientes carreras, debería tenerlo mejor para pelear.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios