decepción en mclaren a pesar de entrar en q3

Alonso exprimió la bayeta, pero de "tercer chasis", nada de nada

Aunque Fernando Alonso lograra entrar en el Q3, McLaren no ha estado a la altura de las expectativas generadas por el propio equipo. El MP4-31 está donde siempre

Foto: Fernando Alonso, este sábado durante la clasificación.
Fernando Alonso, este sábado durante la clasificación.

“¿Demasiado optimistas? Si, quizás si, debíamos haber puesto el coche en la pista y ver lo competitivo que era, quizás nuestras predicciones eran demasiado optimistas”. Y tanto. Fernando Alonso exprimió la bayeta del MP4-31 y logró meter a McLaren en el Q3. Pero la sensación de decepción era generalizada e inevitable tras los entrenamientos del GP de Mónaco

[Sainz da motivos para seguir hinchando el globo: araña a Ferrari y dobla a su compañero]

“Al llegar a Europa podemos tener el mejor chasis de la parrilla”, anticipaba Alonso en la pretemporada. “El tercer chasis”, apuntaba la dinámica del GP de España para circuitos como el de Montecarlo. En realidad, no podrá negarse que el MP4-31 es un monoplaza consistente: su posición es la misma que en carreras anteriores, incluso en el trazado a priori más favorable. Es lo que hay. 

 

El límite del MP4-31 apuntaba fuera del Q3

El límite de un coche es aquel al que le lleva su mejor piloto. Quizás otro que no fuera Alonso habría sacado más partido ayer al MP4-31. Pero está por ver. Porque la realidad y los cronos eran testarudos ayer para los dos pilotos de McLaren, que se daban contra la pared vuelta tras vuelta en los entrenamientos clasificatorios. El techo del monoplaza británico parecía destinado al Q2. Solo se hizo realidad el Q3 ante una vuelta singular que Alonso se sacó de la manga.

["Dinamita" de Ricciardo para Verstappen, Mercedes y Ferrari]

En todo momento el 1.14 era una barrera inalcanzable para el monoplaza británico, referencia a la que bajaban los diez primeros. 1.15.504 para Alonso en el Q1, 1.15.554 para Button. Pronto se empezó a tocar el techo del MP4-31, porque Alonso era undécimo y Button decimotercero, con solo 50 milésimas de diferencia entre ellos.

En la segunda tanda, Button bajó al 1.15.352, pero cometiendo un error que arruinó su vuelta. “Definitivamente, no saqué el máximo del monoplaza, porque uno de nuestros coches está en el Q3. El Q1 fue bien, pero en la última tanda, en la curva tres bloquee el delantero izquierdo, perdí adherencia, y desde ahí el neumático se calentó para el resto de la vuelta”.

 

El toro que saca el cuerno por donde quiere

El límite final del MP4-31 lo marcó Alonso en una vuelta del Q2 que se salió del patrón de los dos pilotos durante todos los entrenamientos clasificatorios. Un milagroso 1.15.107, pero ya a dos décimas de Perez, noveno clasificado. “Siempre es difícil hacer la vuelta perfecta en Mónaco, creo que mi mejor giro fue el del Q2. Hice dos intentos en Q3, y ya nunca me acerqué a esa vuelta”. Incluso su crono final fue más lento que el de Button en la tanda anterior. 

Repetir el tiempo del Q2 hubiera valido como mucho un noveno de parrilla. "Esperábamos un poco más, séptimo, octavo noveno..." apuntaba Alonso. Pero resultó imposible con un McLaren que derrotaba con el cuerno a su antojo en las curvas. “No he estado cómodo con el coche en todo el fin de semana, nos ha faltado agarre de la zona delantera, un poco de mordida del coche”, explicaba Alonso al terminar la sesión "y cuando no tienes confianza cada vuelta es una prueba dura, porque tienes que atacar, tirarte a los muros y no sabes muy bien la reacción del coche, no tienes la dirección donde quieres, si no eres super preciso no vas tan cerca de los raíles como quisieras".

 

"La lluvia, o la nieve"

Ninguno de los dos pilotos quiso especificar la causa de los problemas, solo los síntomas y sin salirse del guion de esa “falta de agarre del tren delantero”. Alonso llegó a insinuar que no “hubo optimización de las gomas”, sin entrar en más detalles. “Quizás había algo más ( de mejor crono), pero ha sido un fin de semana difícil, no solo los entrenamientos”. Lo cierto es que los ingenieros de McLaren no han sabido dar con la tecla ante el subviraje crónico que ha sufrido el MP4-31 este fin de semana. Impotencia total.

Por delante, Red Bull, Mercedes, Ferrari, Toro Rosso y Force India... De no ser por el accidente de Verstappen, la decepción de McLaren pudo haber sido sonora. “Así son las cosas, es igual que el año pasado, pensábamos ser competitivos en Mónaco y no en Canadá, y en los dos sitios fuimos décimos, veamos cómo va la temporada". 

Alonso lo fiaba en carrera a la “lluvia, a la nieve, a que pase algo, lo que venga será bienvenido, necesitamos algo para que la carrera se mueva, y si hay lluvia, intentaremos aprovechar la oportunidad”. Pase lo que pase finalmente, el Gran Premio de Mónaco confirmó la posición actual de McLaren. Por ello, la mejor estrategia sería consagrarse a preparar cuanto antes y a fondo el nuevo ciclo de la Fórmula 1 en 2017. Pero sus doctores tiene la iglesia de Woking.

opta

 

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios