¿Qué es aquello que McLaren y Honda tienen que agradecer a Ferrari?
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
un comienzo de temporada demasiado duro

¿Qué es aquello que McLaren y Honda tienen que agradecer a Ferrari?

A pesar de las expectativas de futura competitividad que McLaren y Honda albergan internamente, el arranque de temporada ha puesto en evidencia un nivel no esperado

Foto: Fernando Alonso (McLaren Honda) y Sebastian Vettel (Ferrari), durante el GP de China (Imago).
Fernando Alonso (McLaren Honda) y Sebastian Vettel (Ferrari), durante el GP de China (Imago).

“Mi coche no funciona…”, se le escuchaba a Fernando Alonso por radio en un momento dado del Gran Premio de China, para luego referir varios problemas con su monoplaza. “Al final hay que mejorar en todos los aspectos, en la crono, tenemos que ser más consistentes…”, reconocía al final de la prueba. "Tampoco hay que ser demasiado optimistas o cambiar demasiado el discurso para Baréin, dentro de cuatro días salimos a la pista, prácticamente los coches serán los mismos que aquí, por tanto veremos una carrera muy parecida, y a seguir aprendiendo…”

Vivimos inmersos en esa realidad virtual de un futuro optimista que nos trasmiten el binomio McLaren/Honda y sus pilotos. Pero a falta de constatar lo alto que se llegará algún día –se asegura– , muy bajo es el listón de partida para el potencial e historia de ambos. Posiblemente sus responsables no alberguen otras expectativas por mejor conocimiento interno de la situación. Pero ¿alguien habría imaginado el panorama que hoy ofrece el equipo británico?

La peor velocidad punta

A Button y Alonso sólo les separaban cuatro milésimas el sábado; es decir, el monoplaza estaba exprimido. El británico esperaba pasar al Q2 ante el rendimiento del viernes. Difícil, con la peor velocidad máxima de todas en su monoplaza, peor incluso que la del Manor de Merhi, y con el español por delante del castellonense...

Ambos monoplazas también rodaron juntos durante toda la prueba, aunque dos segundos por vuelta como mínimo más lentos que la cabeza. Al principio incluso la diferencia era superior y excepto con los blandos, no parece que Alonso se divirtiera. Los dos terminaron, sí, pero doblados hasta por el cuarto clasificado. El come on, get that McLaren out of the way de Kimi Raikkonen ilustraba tristemente la situación.

“Puede sonar extraño escuchar que estábamos a 4,5 segundos en Australia, 3-3,5 en Malasia, aquí estamos a 2,5… Todo este progreso y el trabajo del equipo es increíble”, nos decía Alonso este fin de semana. De los dos segundos de diferencia para salir del pozo del Q1 en Albert Park se pasó a las tres décimas en el trazado chino.

Ciertamente, en Shangai se ha mantenido la progresión del MP4-30. “No es difícil, porque viniendo desde tan atrás…”, reconocía Alonso el pasado sábado. Pero este es, en definitiva, el problema y el mediocre arranque que pocos esperaban en un proyecto de semejante calibre.

La comparación con Renault

El terreno por recuperar es enorme, siempre y cuando se quiera aspirar al podio en 2015. Si esta temporada es, en el fondo, 'pretemporada' de 2016, hablamos entonces de otro tema. Puede que Honda iniciara su programa híbrido muy posteriormente a sus rivales. Pero la imposibilidad de rodar en febrero no sería tanto una atenuante como la consecuencia de lo anterior, o un importante desenfoque técnico al calibrar el disparo de salida por parte Honda.

Al término de la reciente pretemporada McLaren acumuló 1.751 kilómetros. Aunque Renault iniciara antes con su proyecto, en febrero de 2014 se vivió una “auténtica pesadilla” (en palabras de Horner). Y Red Bull sumó entonces 1.706 kilómetros, cifra casi idéntica a la del equipo británico este año.

¿Cómo fueron las primeras carreras para los austríacos y Renault? Australia 2014: Ricciardo, segundo en parrilla junto a Hamilton, y también en la meta (aunque descalificado). Malasia: quinto el sábado, con Vettel tercero el domingo. Baréin: Ricciardo, tercero en la salida, cuarto en la meta. Compárense la reacción de Red Bull con la posición global del MP4-30 en estas tres primeras carreras.

Un lenguaje y expectativas diferentes

¿Ha cometido Honda errores técnicos y diseño básicos e inesperados? ¿Son las soluciones técnicas tan sofisticadas como para necesitar un largo recorrido hasta ser optimizadas? ¿Se están produciendo disonancias entre el modelo cultural y empresarial de Honda y McLaren para la velocidad de evolución requerida en la Fórmula 1?

Por lo visto hasta el momento, el recorrido del nuevo proyecto anglonipón se antoja más como una larga etapa compuestas de varios puertos de montaña que una intensa y agónica contrarreloj. Algo que parece percibirse en el lenguaje y actitud de sus pilotos, confiados pero también resignados. "El Q2 o Q3 no me emociona, quieres estar delante, se trata de lo que conseguimos en avanzar con el coche y también con sus sensaciones”, explicaba de nuevo Button este fin de seman. Sólo hace falta también recordar la nueva perspectiva profesional y vital que un diferente Fernando Alonso nos descubría el pasado jueves, sedados por el momento el espíritu y la ambición de un animal tan brutalmente competitivo.

En Montmeló es imperativo cambiar el paisaje

El Gran Premio de España, la primera cita europea, siempre abre un nuevo ciclo en cada temporada de Fórmula 1. Inexcusable y forzosamente, McLaren ha de transmutar la dura experiencia de estos meses con una importante progresión competitiva y técnica. La presión será realmente intensa si no se empieza a morder ya en mitad de parrilla. Puede que avanzada la temporada estas carreras iniciales adquieran la correcta dimensión en un contexto más positivo, pero ojalá no confirmen una aventura más complicada de lo previsto.

De momento, en China vimos nuevamente un monoplaza triste y limpio de patrocinadores, atrapado todavía al Q1, y con sendos campeones del mundo doblados en carrera por Mercedes y Ferrari. Se mire por donde se mire, el futuro será brillante, pero el presente ha de cambiar pronto. Con Alonso, además, en una difícil situación personal ante la opinión pública –se ha abierto la veda contra él– que echa más sal a la herida. “Espero que sea pronto yo el que disfrute…”. Ojalá se haga realidad esa íntima certeza que el resto desconocemos...

De momento, en vista del aterrizaje de Honda en la Fórmula 1, el equipo británico agradecerá las luces intelectuales de quien descubriera en Ferrari aquella laguna legal que ha permitido la evolución de los propulsores híbridos que estaba prohíbida en 2014. De no ser por ella, qué habría sido de Fernando Alonso y compañía...

McLaren Fernando Alonso Honda
El redactor recomienda