con acoples en el manillar

Razones por las que tu primera bicicleta no debe ser con cuernos: no hagas el cabra

La experiencia para pedalear sobre una bicicleta de crono, con acoples en el manillar, es necesaria. Así que no te compres cabra una si eres un ciclista novel

Foto: Una 'cabra' en el mundo de la bicicleta.
Una 'cabra' en el mundo de la bicicleta.

Cabra, bicicleta aerodinámica, bici de crono… Todos habéis oído hablar de ella. Una bici que se diferencia, en muchos aspectos, de una bicicleta de carretera convencional. Lo más característico y que se ve a simple vista es el manillar: los 'cuernos' o acoples, como se denominan habitualmente, que se destaparon en el Tour de Francia de 1989 cuando Greg Lemond sorprendió presentándose con ellos en la última crono de la ronda gala y arrebatando la victoria a Fignon por tan solo 8 segundos, recuperando los 50 de desventaja con los que partía. No podemos saber cuánto tuvo que ver ese manillar pero seguro que mucho… Pero, recordemos, estamos hablando en un contexto profesional.

Antes, en 1984, durante una prueba ultramaratón, algunos ciclistas corrieron con prototipos de manillar tras estudios en pruebas de pista para minimizar el rozamiento de nuestro cuerpo contra el viento y hacer que se reduzca esa pantalla en la que nuestro pecho se convierte cuando rodamos en una bici normal. De este modo, no cabe otra opción que ir prácticamente tumbado sobre la bici.

Las cronos individuales o por equipos, algunas pruebas en pista o los triatlones son disciplinas en las que las bicis aerodinámicas tienen cabida. Su estética es espectacular, llaman la atención y provoca que cualquier persona se detenga por curiosidad a observarlas. Perfiles de llantas exagerados o ruedas lenticulares, cuadros planos, largos acoples, sillines colocados sin apenas retroceso… Todo suma para ser más veloces sobre el asfalto. El triatlón es uno de los deportes más practicados en España y en el que este tipo de bici se utiliza con frecuencia. Greg Lemond se refirió a su manillar, en aquel Tour, como 'manillar de triatleta'. Todos tenemos algún amigo o familiar que se prepara para afrontar un reto de esta exigente disciplina deportiva. No soy un experto en triatlón, pero mi opinión hoy va por otros derroteros: querer comenzar a pedalear debe de llevar un proceso, según mi opinión, al igual que elegir un reto.

Las ventas de la cabra

No sé de quién es la responsabilidad, tal vez compartida y tampoco quiero decir que mi pensamiento sea el correcto, pero no me parece justo que a un ciclista novel se le venda una cabra, sin más, o se le asesore para comenzar a competir por un Ironman:

- “Buenas tardes, quería comprar una bici de crono porque me quiero iniciar en el triatlón. Tengo bici de montaña pero ahora mi grupo de amigos me ha animado a preparar un Ironman. Nunca he participado antes en una prueba así”.

- “Lo vas a pasar genial. Acompáñeme, tengo lo que busca”.

Geraint Thomas con su cabra en la Volta valenciana. (EFE)
Geraint Thomas con su cabra en la Volta valenciana. (EFE)

Este tipo de conversaciones ocurren en tiendas especializadas, también por parte de algunos preparadores que ven una fuente de ingresos en sus posibles clientes, aunque afortunadamente no es lo más habitual (pero pasa).

Sé que la bici de crono requiere experiencia por la dificultad que entraña a la hora de su manejo. Esa búsqueda de aerodinámica, de la que hablábamos antes, hace que su geometría sea de lo más agresiva y siempre buscando la mayor rigidez en horquilla, ruedas, tija para hacerla más rápida. No es una bici fácil, no es cómoda, no es algo que deba experimentar un ciclista novel. El proceso ideal es coger práctica con una bici convencional, después pasar a unos acoples sobre esa misma bici y por último pasar a la cabra. Incluso el paso de bici de montaña a bici de carretera es notable, imagínate directamente a este tipo de bici. Además y aunque tengas experiencia con otro tipo de bicis, recomiendo encarecidamente pedalear durante algunos días en un recinto cerrado tipo velódromo o lugar carente de tráfico. En definitiva, coger la medida a lo que llevas entre manos, el Fórmula 1 del ciclismo.

Pero ojo, también podemos pensar que el carril bici es ideal para practicar con una cabra. Rotundamente y bajo mi punto de vista: NO. Pedaleo habitualmente por uno de tantos que existen en España y me cruzo con muchos triatletas. También me cruzo con algún ciclista profesional o ciclista amateur rodando en cabra, preparando alguna prueba, pero el porcentaje es mucho menor. Da mucho miedo, al menos a mí, cruzarme con ciclistas acoplados en zonas absolutamente ciegas del carril o en bajadas en las que pasan relativamente cerca de los que suben. Grupetas en las que todos llevan cabra y desde el primero al último ruedan acoplados sobre sus manillares.

Los directores nos pedían ir con la mano en el freno

Recuerdo que las cronos por equipos -con tráfico cortado-, nos pedían los directores ir con las manos en los frenos desde la segunda fila del grupo. Únicamente iba acoplado el que tiraba y tenía visibilidad, era una cuestión de seguridad. En estos grupos también te encuentras los que van con 'el gancho'. Deportistas haciendo la goma en la parte trasera del grupo porque van a un ritmo que no les corresponde. En esas circunstancias, los reflejos disminuyen, la búsqueda de velocidad para no quedarte descolgado hace que metas la cabeza cada vez más en el manillar y pierdas campo de visión. Los golpes y las caídas están a la orden del día.

No, la cabra no es una bici para ir con pocos reflejos, te la puede jugar en cualquier momento. Las manos en los acoples hace que el freno quede francamente lejos. El tiempo de reacción es amplio. Existen acoples que llevan maneta de freno pero no veo ni uno. En un carril bici o en ciudad hay muchos peligros, demasiados. Cualquier error hace que la caída sea insalvable. La estabilidad de muchos ciclistas sobre las bicis de crono deja mucho que desear y el simple rebufo de un camión hace que se tambaleen.

Recuerdo entrenar con mi bici de crono y sentir la necesidad de echar una y otra vez las manos a los frenos. Tomar una curva acoplado y con seguridad se antojaba difícil. Los especialistas hacen entrenamientos en carretera abierta y con un bagaje previo sobre otro tipo de bici. No puede valer cualquier cosa, no. No por vender o por querer tener más triatletas hay que recomendar cabra a deportistas nóveles. También los experimentados corren el riesgo de confiarse y creer que pueden ir acoplados sobre sus bicis en zonas realmente conflictivas. Se puede disfruta de un deporte tan apasionante como el triatlón, de una crono, de sentir esa sensación de velocidad, la de vencer al viento por momentos pero sin olvidar levantar la cabeza de los acoples.

Entrenando el tráfico está abierto y cualquier golpe de aire u obstáculo no te permitirá frenar al instante. Asegúrate de pedalear con este tipo de bici por zonas en las que no tengas tantos riesgos y sobretodo que la cabra no sea tu primera bici. Te acaban de dar la 'L' en la autoescuela y te compras un Fórmula 1, ¿es lógico? El carril bici no es lugar adecuado para ir acoplado, pon las manos sobre tus manetas. Respeto máximo a un deporte tan exigente como el triatlón pero también respeto al resto de ciclistas que salen a dar un paseo por el carril bici. Nos vemos pedaleando.

Ciclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios