Es noticia
Menú
UFC San Diego | Marlon 'Chito' Vera noquea en su casa a Dominick Cruz
  1. Deportes
  2. Boxeo y Artes Marciales
PELEA EN EL PESO GALLO

UFC San Diego | Marlon 'Chito' Vera noquea en su casa a Dominick Cruz

El ecuatoriano ostenta el récord de más finalizaciones en el peso gallo de la UFC, con diez. Debería lograr un combate eliminatorio por el título de inmediato tras esta victoria

Foto: Marlon 'Chito' Vera contra Dominick Cruz en UFC San Diego. (UFC Español).
Marlon 'Chito' Vera contra Dominick Cruz en UFC San Diego. (UFC Español).

Cuando un luchador está plenamente convencido de sus capacidades conoce contra toda lógica que su apuesta, por muy arriesgada que suponga, será al final la correcta, aunque durante su desarrollo a todos los aficionados les siembren dudas sobre su idoneidad. Hoy ha vuelto a demostrar Marlon ‘Chito‘ Vera que es un certero francotirador capaz de resolver un pleito con un solo disparo. Él sabía que tendría su momento para definir el combate si sabía esperar, como el tigre espera asaltar a su presa cauto, realizando un único movimiento brusco, mientras aguarda focalizando el instante correcto para alcanzar sin premura el final preciado. Aunque el ecuatoriano iba claramente por debajo en golpes significativos y si llegaba la pelea a la decisión irrevocablemente ya la perdía, la espera para definir el combate se prolongó hasta el cuarto asalto, cuando noqueó a Dominick Cruz en su localidad de residencia, San Diego, con una brutal patada en un momento donde supo aprovechar la inercia de una esquiva de su contrario para aumentar su potencia en el contacto. Y salir así en una jugada maestra vencedor del pleito.

En el combate principal de UFC San Diego, en California, el antiguo rey del peso gallo Dominick Cruz se enfrentaba a un contendiente emergente, el ecuatoriano Marlon ‘Chito’ Vera. Cruz se había apuntado recientemente dos victorias consecutivas, y Vera venía del mayor triunfo de su carrera, al vencer por decisión unánime a Rob Font en su primera actuación en una pelea principal.

Dominick Cruz empezó a ejercer la presión desde el primer momento. El luchador norteamericano no es un peso gallo corriente. Utilizó su indescifrable juego de pies, entrando y saliendo de la distancia, ante un Chito muy estático, para evitar ser conectado por golpes potentes, buscando frustrar a Vera, haciendo que sus golpes se perdieran en el aire, mientras aprovechaba su astucia y compostura, cambiando el sentido del giro, para atraerlo e intentar destrozarlo con contragolpes ejecutados desde ángulos incómodos. El estilo de Cruz depende de atacar a sus oponentes y moverse a distancia. Vera intentaba contrarrestarlo utilizando su juego de patadas para golpearle desde la distancia, sobre todo con peligrosas patadas frontales. En el primer asalto, Cruz aprovechó ese impulso de su oponetente para ejecutar derribos bien sincronizados con la intención de llevarse la puntuación de la ronda. En los siguientes episodios la defensa de derribos de Chito, que ha mejorado mucho desde que llegó a la UFC, fue infranqueable y no le otorgó al norteamericano ningún rédito.

Las series largas y rápidas de Cruz, que incluyeron en las combinaciones muchas patadas altas, no alteraron los planes del ecuatoriano a pesar de que recibía muchos más golpes - Vera es uno de los luchadores más indestructibles de la UFC - aunque los pocos que conectaba él eran los que evidenciaban ser impresos con más poder. En la ronda inicial una buena izquierda de contra tiró al suelo a Cruz, casi en su primer golpe lanzado. En la segunda Chito subió algo el ritmo. Aún así, se le veía demasiado tranquilo ya que conectaba muchos menos golpes que su rival aunque en el tercero un uno-dos casi sienta a Cruz en el suelo. Vera es propenso a lanzar potentes patadas y era de esperar que apuntara a las comprometidas piernas de su rival con la esperanza de desactivar su movimiento, como hizo Henry Cejudo, ya que la parte inferior del cuerpo de Dominick no sería capaz de resistir un castigo continuado, dado el historial de sus lesiones. Pero sorpresivamente este recurso evidente nunca lo puso en práctica.

Cruz es uno de los luchadores más versátiles y completos de la historia de la UFC. Pero el ecuatoriano es uno de los contendientes más feroces y hambrientos que compiten en el peso gallo. Vera estuvo más que dispuesto a seguir avanzando a pesar de recibir más golpes en el proceso con la esperanza de asestar un golpe de gracia, dada la naturaleza impredecible de los movimientos de Cruz, que es uno de los luchadores más difíciles de golpear en las MMA. Su postura poco ortodoxa, aplicando un fuerte énfasis en los movimientos laterales, está diseñada para que a sus oponentes les sea difícil descifrarla. Pero Vera siempre ha sido un atacante oportunista y su sincronización nunca ha sido mejor que la de este momento. Gracias a esta capacidad consiguió cazar a Cruz, con el combate perdido en la decisión, en el cuarto asalto con una patada noqueadora definitoria que le hace ostentar actualmente el récord de más finalizaciones en el peso gallo de la UFC, con diez. El ecuatoriano debería lograr un combate eliminatorio por el título de inmediato tras esta sensacional victoria.

El resto de finalizaciones de la velada

En la cartelera principal, Azamat Murzakanov destruyó a Devin Clark en la tercera ronda tras postrarlo en suelo con un poderoso golpe al cuerpo y macharlo en el piso provocando la parada de la pelea.

Priscila Cachoeira finalizó a Ariane Lipski al minuto de empezar el pleito, al tirar al suelo a su rival en un tremendo intercambio y seguir castigándola en el firme hasta que el árbitro paró el encuentro en un visto y no visto.

Gerald Meerschaert sometió a Bruno Silva con una estrangulación de guillotina en el tercer asalto tras dejarle mermado con un tremendo croché de izquierda.

En los preliminares, el mexicano Gabriel Benítez provocó la intervención arbitral en el primer asalto al coger la posición de montada e infligir una cascada de golpes sobre Charlie Ontiveros.

Tyson Nam finalizó a Ode' Osbourne con un golpe de encuentro en la ejecución de una patada de su oponente al que luego sumó un par de disparos finalizadores.

Y Josh Quinlan noqueó a Jason Witt en el primer asalto con un brutal croché de izquierda mientras su rival entraba en su distancia.

Cuando un luchador está plenamente convencido de sus capacidades conoce contra toda lógica que su apuesta, por muy arriesgada que suponga, será al final la correcta, aunque durante su desarrollo a todos los aficionados les siembren dudas sobre su idoneidad. Hoy ha vuelto a demostrar Marlon ‘Chito‘ Vera que es un certero francotirador capaz de resolver un pleito con un solo disparo. Él sabía que tendría su momento para definir el combate si sabía esperar, como el tigre espera asaltar a su presa cauto, realizando un único movimiento brusco, mientras aguarda focalizando el instante correcto para alcanzar sin premura el final preciado. Aunque el ecuatoriano iba claramente por debajo en golpes significativos y si llegaba la pelea a la decisión irrevocablemente ya la perdía, la espera para definir el combate se prolongó hasta el cuarto asalto, cuando noqueó a Dominick Cruz en su localidad de residencia, San Diego, con una brutal patada en un momento donde supo aprovechar la inercia de una esquiva de su contrario para aumentar su potencia en el contacto. Y salir así en una jugada maestra vencedor del pleito.

California
El redactor recomienda