Es noticia
Menú
UFC Londres | Curtis Blaydes vence a Tom Aspinall en 16 segundos por lesión de rodilla
  1. Deportes
  2. Boxeo y Artes Marciales
PELEA EN EL PESO PESADO

UFC Londres | Curtis Blaydes vence a Tom Aspinall en 16 segundos por lesión de rodilla

Aspinall encadenó combinaciones mientras se mantenía fuera de la distancia con su movilidad pero al conectar una patada baja al comienzo del pleito tuvo molestias

Foto: Tom Aspinall en el suelo lesionado mientras Curtis Blaydes se pregunta qué ha pasado en UFC Londres. (REUTERS)
Tom Aspinall en el suelo lesionado mientras Curtis Blaydes se pregunta qué ha pasado en UFC Londres. (REUTERS)

Otro combate principal consecutivo que prometía fuegos artificiales a priori y durante su desarrollo, ha tenido que suspenderse por lesión de uno de los participantes nada más iniciarse. Una absoluta decepción. Nadie quiere ganar así. "Quería venir aquí y vencer a Tom Aspinall en su casa, pero no sé qué decir", explicó un abatido Curtis Blaydes tras el combate. En los 16 segundos que duró fue valiente a intercambiar de inicio con el peligroso púgil inglés hasta que se produjo la fatídica lesión. Nuevamente, se suspendió una pelea principal sin que pase un solo asalto en dos eventos consecutivos.

UFC viajó a Londres el marzo pasado y se convirtió la cita en uno de los eventos más destacados del año. La promotora buscaba recuperar esa magia cruzando el charco de nuevo para ir al O2 Arena de Londres por segunda vez en 2022. Y, por segunda vez, Tom Aspinall fue el que encabezó el cartel enfrentándose esta vez a Curtis Blaydes. El peleador inglésbuscó ganar su noveno combate consecutivo y el sexto desde que entró en la UFC. Blaydes, por su parte, intentaba ampliar su racha de victorias a tres, después de conseguir una por decisión sobre Jairzinho Rozenstruik y un triunfo por TKO en el primer asalto sobre Chris Daukaus.

Tom Aspinall salió decidido a encarar el pleito con todas las ganas, presionando a Blaydes por el octágono, iniciando su ofensiva, para no llamar a engaños, con un rodillazo en salto. Sabía lo que se jugaba, ya que una impresionante victoria sobre Blaydes le aseguraría una pelea eliminatoria por el título en un futuro próximo. La mejor manera de derrotar a Blaydes es conectarle un golpe poderoso antes de que pueda implementar su plan de juego. Una estrategia mortífera que consiste en derribar a su oponente y destrozarlo en el 'Ground and Pound'. Pero a Blaydes le gusta probar su golpeo un poco antes de ir a por el derribo. El norteamericano aceptó el envite y se puso a cruzar manos con el inglés, aun sabiendo que cuanto más tiempo se mantuviera la pelea de pie, más posibilidades tendría de lograr la victoria Aspinall. Y eso que el inglés es cinturón negro de jiu-jitsu brasileño y tiene una eficiente lucha ofensiva, aunque su defensa apenas se había puesto a prueba. Aspinall tiene la velocidad de un peso medio y encadenó combinaciones sin esfuerzo mientras se mantenía fuera de la distancia con su movilidad. Pero al conectar una patada baja al comienzo del pleito se lesionó gravemente la rodilla. El árbitro detuvo la contienda que auguraba tener muy buena pinta y la pelea se convirtió en un esbozo.

El resto de finalizaciones de la velada

En la cartelera principal, el mediático Paddy Pimblett sometió a Jordan Leavitt con una estrangulación por la espalda en la segunda ronda en un combate que se le puso muy complicado.

Nikita Krylov destruyó a Alexander Gustafsson en el primer asalto con multitud de golpes, pero especialmente un uper desde el 'clinch' que certificó la inferioridad del legendario peleador sueco.

Molly McCann consiguió terminar la pelea contra Hannah Goldy antes de tiempo con una cascada de golpes, donde hubo codos en giro y golpes curvos con ambas manos que provocó que el referí parara el combate.

Y en los preliminares, Jonathan Pearce finalizó a Makwan Amirkhani en el segundo asalto con puños ejecutados desde el ‘ground and pound’ hasta que intervino el árbitro.

Otro combate principal consecutivo que prometía fuegos artificiales a priori y durante su desarrollo, ha tenido que suspenderse por lesión de uno de los participantes nada más iniciarse. Una absoluta decepción. Nadie quiere ganar así. "Quería venir aquí y vencer a Tom Aspinall en su casa, pero no sé qué decir", explicó un abatido Curtis Blaydes tras el combate. En los 16 segundos que duró fue valiente a intercambiar de inicio con el peligroso púgil inglés hasta que se produjo la fatídica lesión. Nuevamente, se suspendió una pelea principal sin que pase un solo asalto en dos eventos consecutivos.

Londres
El redactor recomienda