Es noticia
Menú
UFC 276 | Israel Adesanya despacha a Jared Cannonier sin necesidad de apretar
  1. Deportes
  2. Boxeo y Artes Marciales
HUBO DOS CAMPEONATOS MUNDIALES

UFC 276 | Israel Adesanya despacha a Jared Cannonier sin necesidad de apretar

En el combate principal de UFC 276, Adesanya defendió su título por quinta vez. Alexander Volkanovski cerró su rivalidad con Max Holloway con una victoria aplastante en el coestelar.

Foto: Israel Adesanya contra Jared Cannonier en UFC 276 (UFC Español).
Israel Adesanya contra Jared Cannonier en UFC 276 (UFC Español).

Israel Adesanya puede ser el mejor ‘striker’ de las MMA en la actualidad. Gran parte de ello es atribuible a su extraña longitud, que le permite hacer cosas que otros no pueden. Sin embargo, poseer una estructura única no es suficiente para convertir a un luchador en un gran golpeador. Y es que su técnica es tan limpia, tan nítida, tan precisa... no tiene una potencia aplastante, pero si conecta una patada o un puñetazo en el punto justo, es capaz de apagar las luces a cualquiera. A pesar de estas virtudes, Adesanya últimamente ha estado apostando a lo seguro, permaneciendo en el exterior de sus oponentes mientras los golpeaba, sin arriesgar mucho en el empeño. Si bien es una prueba evidente de lo buen luchador que es - la inteligencia es un signo de un buen peleador, digan lo que digan - también ha hecho que su comercialización se vea afectada negativamente. Esta noche ha continuado transitando por la senda de economizar el riesgo y el esfuerzo, al vencer con claridad a Jared Cannonier en la decisión unánime de los jueces por (49–46, 49–46, 50–45), sin necesidad de acelerar nunca las acciones, ejerciendo para ello un control extremo de la distancia. No ha sido ninguna sorpresa ya que era realmente difícil imaginar un escenario en el que no dominara de principio a fin.

En el combate principal de UFC 276, la culminación de la ‘International Fight Week’ anual de la organización, ‘The Last Stylebender’ Adesanya defendió su título por quinta vez en el T-Mobile Arena de Las Vegas. En sus cuatro defensas anteriores, el neozelandés de orígenes nigerianos había ganado tres veces por decisión unánime y una por TKO en el primer asalto, cuando derrotó al brasileño Paulo Costa. En esta ocasión, se enfrentaba a otro duro retador, Jared Cannonier, que había acumulado un impresionante récord en sus últimos seis combates de 5-1. La única mancha en su historial en ese periodo es una derrota por decisión ante el excampeón Robert Whittaker.

Solo había dos planes de juego que podían llevar a Adesanya a ser destronado como campeón del peso medio de la UFC. El primero requeriría de un combatiente que tuviera un mejor conjunto de habilidades de golpeo, lo que era extremadamente improbable. La segunda es algo que ya habíamos visto. El aspirante tendría que ser un luchador prolífico que pudiera superar al campeón y derribarlo y controlarlo desde el agarre continuamente. Esto es lo que el excampeón de peso semipesado de la UFC, Jan Blachowicz, hizo para defender su cinturón contra Adesanya en marzo de 2021. A pesar de que Cannonier causa la mayor parte del daño en los pies, no se queda atrás cuando se trata de mezclarlo con la lucha en el suelo, donde encuentra aberturas para castigar con sus codos y puños. Pero durante casi todo el pleito no se atrevió a cortar su menor distancia, quedando en ese escenario inexorablemente a merced de su inferioridad. Y en los breves momentos donde presionaba desde el ‘clinch’, Adesanya demostró una férrea defensa ante derribos que le permitió no ser nunca proyectado.

El retador necesitaba cerrar la distancia a toda costa. Mientras se quedaba peleando en su alcance, Adesanya lo masticaba con sus certeros disparos manteniéndose fuera de peligro gracias a salir y entrar del radio de acción de su oponente tras finalizar cada ofensiva. El campeón cuenta con cinco pulgadas de altura y una ventaja de tres pulgadas de alcance en brazos y piernas y las aprovechó al máximo. Cuando Cannonier se metía en la corta distancia, las probabilidades de victoria seguían estando en su contra, a pesar de que tenía más posibilidades de encontrar el mentón del campeón. Era arriesgado aceptar encajar algunos golpes para acercarse, pero solo necesitaba un golpe sólido para poner a Adesanya en problemas, ya que posee una de las pegadas más pesadas de la categoría.

Cannonier tiene una habilidad innegable, pero su carencia de un juego de proyección pulido, y su dependencia de noquear a sus oponentes para llevarse la victoria, simplemente se demostró ineficaz para destronar a un 'striker' de élite como es el campeón. Adesanya golpeó continuamente con astutas combinaciones, sacando el jab como si fuera un látigo, y se esfumó del encuadre cuando el aspirante era capaz de montar cualquier ofensiva después de cederle la iniciativa desde el principio. Únicamente en el tercer asalto presionó algo más el retador, una ronda donde conectó más, quizás el único asalto que ganó. Tras la victoria de Alex Pereira sobre Sean Strickland, no hay duda de que una tercera pelea entre Adesanya y el brasileño, el único luchador que le ha noqueado, aunque fuera en 'kickboxing', es lo próximo que deberíamos ver del campeón.

Volkanovski se reafirma como el mejor de la división

La pelea coestelar era una trilogía poco convencional ya que Alexander Volkanovski se enfrentaba a Max Holloway por tercera vez por el título del peso pluma, a pesar de haber ganado los dos encuentros anteriores. Ambas peleas fueron muy disputadas y, como los dos luchadores parecen estar claramente un paso por delante del resto de la división, los aficionados y los ‘matchmakers’ concretaron finalmente este enfrentamiento. El esperado combate no ha tenido color. Fue un dominio absoluto del campeón en todos los asaltos, superioridad que vino refrendada por la decisión unánime de los jueces que puntuaron el pleito (50–45, 50–45, 50–45). Después de limpiar la división ya solo le queda a Volkanovski lidiar con la élite de la categoría superior de los ligeros. Así lo avisó el australiano tras el pleito: quiere simultanear su carrera a partir de ahora en las dos divisiones.

Para Holloway no era solo una pelea para recuperar su cinturón. Era una prueba para establecer un legado y si quería ser reconocido como el mejor peso pluma de todos los tiempos, esta era su última oportunidad. Pero Volkanovski, le ha pasado por encima de forma apabullante durante los cinco asaltos para sepultar esa ambición. Holloway, que siempre confía en su ritmo y resistencia a los golpes para finalmente ahogar a sus oponentes, no supo cambiar el destino fatal de la pelea ante un rival que incluso gestionó su energía mejor, apretando cuando debía hacerlo y bajando el ritmo cuando no lo necesitaba mantener alto, prueba de su aplastante superioridad.

Su estructura robusta no es exactamente ideal, pero Volkanovski tiene un alcance monstruosamente largo, unas cualidades que potenció para aprovechar sus mejores dones físicos. A pesar de ser cinco pulgadas más bajo que Holloway, tiene mayor alcance. El hawaiano tiende a establecer la distancia con su jab desde el principio, para descubrir el alcance de su oponente antes de empezar a elaborar combinaciones más largas. Pero Volkanovski se negó desde el inicio a permitir que Holloway estableciera el dominio con su jab, utilizando con maestría su propio jab de izquierdas, mezclando algunas patadas bajas o controlando la lucha desde elclinch’ en el proceso. Volkanovski interrumpió el impulso de Holloway en cada ocasión que el hawaiano lanzaba sus ofensivas. Demostrando una seguridad casi insultante, desde su hegemonía al medir mucho mejor la distancia, fue mucho más rápido y preciso cuando lanzaba sus golpes, sacando ventaja en casi todos los intercambios que entablaron, cambiando las alturas de sus disparos en los envites. El australiano, que casi siempre dejó que Holloway ejerciera la presión y el avance, entraba y salía de la distancia con giros, precisando muy bien las manos de contra, sacando muy bien los golpes en corto. Y cuando llegaban al ‘clinch’ Volkanovski fue el que manejaba la situación, dominando la escena. Los golpes sueltos que el retador conectaba además no hicieron ningún daño.

Max, que poco a poco iba perdiendo la capacidad de respuesta, sufrió un corte profundo en la ceja en el segundo asalto, pero se mantuvo en pie hasta el final del pleito, a pesar de que su cara asemejaba ser una máscara de sangre en los instantes finales. A pesar de la paliza recibida y después de entablar una década de guerras, Holloway aún no ha sido derribado por un golpe en el transcurso de su carrera en la UFC.

El resto de finalizaciones de la velada

En la cartelera principal, Alex Pereira noqueó a Sean Strickland con un preciso croché de izquierdas en el primer asalto. Fue tan sólido el golpe que no habría hecho falta que lo hubiera rematado con un directo de derecha mientras se levantaba totalmente desnortado.

Bryan Barberena finalizó a Robbie Lawler con una serie de golpes curvos en el segundo asalto que provocó la intervención arbitral.

En los preliminares, Jalin Turner sometió a Brad Riddell con una estrangulación frontal de guillotina en la primera ronda.

Jim Miller finalizó a Donald Cerrone con otra estrangulación de guillotina en el segundo asalto.

Y Julija Stoliarenko sometió a Jessica-Rose Clark con una llave de brazo en el inicio del combate.

Israel Adesanya puede ser el mejor ‘striker’ de las MMA en la actualidad. Gran parte de ello es atribuible a su extraña longitud, que le permite hacer cosas que otros no pueden. Sin embargo, poseer una estructura única no es suficiente para convertir a un luchador en un gran golpeador. Y es que su técnica es tan limpia, tan nítida, tan precisa... no tiene una potencia aplastante, pero si conecta una patada o un puñetazo en el punto justo, es capaz de apagar las luces a cualquiera. A pesar de estas virtudes, Adesanya últimamente ha estado apostando a lo seguro, permaneciendo en el exterior de sus oponentes mientras los golpeaba, sin arriesgar mucho en el empeño. Si bien es una prueba evidente de lo buen luchador que es - la inteligencia es un signo de un buen peleador, digan lo que digan - también ha hecho que su comercialización se vea afectada negativamente. Esta noche ha continuado transitando por la senda de economizar el riesgo y el esfuerzo, al vencer con claridad a Jared Cannonier en la decisión unánime de los jueces por (49–46, 49–46, 50–45), sin necesidad de acelerar nunca las acciones, ejerciendo para ello un control extremo de la distancia. No ha sido ninguna sorpresa ya que era realmente difícil imaginar un escenario en el que no dominara de principio a fin.

Las Vegas
El redactor recomienda