EL PERIODO ABARCA DESDE 2010 a 2019

Los cinco KO más impactantes en UFC de la década y su trascendencia

Para confeccionar la lista, en El Confidencial hemos tenido en cuenta tanto la espectacularidad en la ejecución como la trascendencia que en su momento provocaron

Foto: Ronda Rousey (i) contra Holly Holm en UFC 193, celebrado en noviembre de 2015. (USA TODAY Sports)
Ronda Rousey (i) contra Holly Holm en UFC 193, celebrado en noviembre de 2015. (USA TODAY Sports)

A días de que termine la década de 2010 no cabe más que subrayar que durante los últimos diez años UFC nos ha brindado espectáculos memorables. Hemos visto peleas extraordinarias, y, por supuesto, dentro del octágono se han producido multitud de KO estratosféricos.

Elegir los mejores KO de los últimos diez años es una labor complicada. Para confeccionar la lista, en El Confidencial hemos tenido en cuenta tanto la espectacularidad en la ejecución como la trascendencia que en su momento provocaron. De esta manera, los KO que hemos seleccionados, con plena seguridad, son los que han quedado sellados en la retina de todos los aficionados y es previsible que serán recordados durante las próximas décadas.

5. Jorge Masvidal vs. Ben Askren. UFC 239

En enero de 2006, Duane ‘Bang’ Ludwig noqueó a Jonathan Goulet en solo seis segundos, estableciendo el récord del KO más rápido en la historia de UFC. A comienzos de 2019, después de 13 años, todavía nadie había conseguido superarlo, aunque en un par de combates la marca estuvo muy cerca de mejorarse.

El pasado mes de julio el increíble registro por fin se rompió, cuando en UFC 239 Jorge Masvidal y Ben Askren contendieron en el peso welter. Aunque no se jugaban mucho los dos, la pelea se caldeó enormemente debido a las acusaciones cruzadas muy fuertes que se lanzaron los días anteriores al combate.

Nada más iniciarse el pleito, mientras Askren se inclinaba hacia adelante para ejecutar un derribo, el luchador cubanoamericano le golpeó con una rodilla voladora que impactó con brutalidad en la sien de 'Funky Ben'. El americano acabó tieso en el suelo como si fuera un cadáver, y aunque Masvidal aterrizó un par de golpes finalizadores más, éstos ya no fueron necesarios.

El árbitro detuvo la pelea después de solo cinco segundos, pero en realidad Askren acabó inconsciente en solo dos o tres. Fue un nocaut alucinante ejecutado con seguramente la mejor rodilla voladora en la historia de las MMA. Esta soberbia actuación catapultó a Masvidal al rango de superestrella de UFC justo a tiempo para establecerse en su nuevo estatus al inicio de una nueva década.

4. Holly Holm vs. Ronda Rousey. UFC 193

A lo largo de más de 25 años de historia de UFC, en la promotora se han registrado multitud de espectaculares patadas a la cabeza. Aunque se han producido algunas más estéticas la que quizás tuvo la mayor resonancia es la patada con la que Holly Holm destruyó a Ronda Rousey en UFC 193. Y es que Rousey fue la primera superestrella femenina de UFC y como campeona de peso gallo, en esos momentos, parecía imparable.

‘Rowdy’ llegaba invicta a este combate, manteniendo un record impoluto en MMA de 12-0. Había defendido su título de UFC seis veces en solo dos años de forma apabullante. Solo necesitó para conseguir sus tres últimas victorias sumadas poco más de un minuto. Pero la estrella de UFC había empezado a confiar demasiado en sus crecientes habilidades de golpeo, y contra una kickboxer del calibre de la excampeona del mundo Holly Holm le iba a suponer un problema como se demostró en el desarrollo de la pelea

Holm simplemente jugó el papel de torero ante las embestidas de Rousey, conectándola con golpes limpios mientras Rousey se precipitaba en sus acciones ofensivas. El final llegó a un minuto de que terminara el segundo asalto. Rousey ya había sido aturdida por un puñetazo y Holm fue a finiquitarla con una patada en la cabeza que dejó inconsciente a la campeona en el momento del impacto. Holm no solo se había llevado el título de Rousey, sino que también la despojó de su aureola de invencibilidad.

3. Chris Weidman vs. Anderson Silva. UFC 162

Anderson Silva llevaba 16 victorias seguidas en UFC y había defendido su título de peso medio en 10 ocasiones. Su rival en UFC 162, Chris Weidman estaba invicto con un 9-0, pero nadie esperaba que venciera.

Chris Weidman, sin embargo, no se mostró intimidado a pesar de los intentos del brasileño por mermarle psicológicamente, haciendo payasadas y burlándose de él durante todo el primer asalto. En la segunda ronda, Silva cometió el error de burlarse en demasía. Intentó esquivar algunos golpes después de fingir estar aturdido, pero no había contado con el largo alcance del aspirante. La mano derecha de Weidman falló, pero un fuerte gancho de izquierda impactó limpiamente al campeón en la mandíbula, y Silva cayó, quedando inconsciente por primera vez en sus 16 años de carrera. Fue el golpe de gracia que hizo añicos una leyenda, y el resultado final está considerado como una de las mayores sorpresas de la historia de UFC.

2. Conor McGregor vs. Jose Aldo. UFC 194

El combate principal de UFC 194 representó uno de los más grandes en la historia de la promotora. El legendario campeón de peso pluma José Aldo puso su título en juego contra la ascendente superestrella irlandesa Conor McGregor. Pocos podían vaticinar cómo se resolvería el pleito.

McGregor había prometido sacarse un truco especial al principio de la pelea. A pesar de que hasta ese momento llevaba cinco victorias consecutivas en UFC, incluida una sobre el antiguo aspirante al título Chad Mendes, algunos aficionados seguían pensando que el irlandés era solo un bocazas sin calidad suficiente para respaldar sus bravuconerías. Pero el irlandés les cerró la boca a todos cuando terminó el combate.

Aldo, que parecía más nervioso de lo que nunca había estado, salió en busca del irlandés, y prácticamente en el primer intercambio, McGregor le cazó con una izquierda perfectamente sincronizada justo cuando el brasileño lanzaba uno de sus golpes.

Aldo cayó de cara al suelo para recibir un par de puños de martillo que finiquitaron el pleito. McGregor no solo había materializado lo que había prometido al destronar al antiguo campeón, el brasileño no perdía desde 2005, sino que solo tardó 13 segundos en conseguirlo. Esa noche nació una superestrella.

1. Anderson Silva vs. Vitor Belfort. UFC 126

El largo reinado de Anderson Silva como campeón de peso medio de UFC abarcó desde octubre de 2006 hasta julio de 2013. Durante ese periodo ofreció actuaciones que provocaron un asombro generalizado entre los aficionados. A veces se maravillaron con sus increíbles acciones cuando enfrentó a Rich Franklin, Dan Henderson y Chael Sonnen. Pero también despertó un contumaz aburrimiento en los insulsos combates con Demian Maia y Thales Leites.

Su momento más espectacular acaeció en su defensa del título en UFC 126 contra su compatriota Vitor Belfort. Tras un largo proceso de tanteo en la primera ronda, los dos luchadores comenzaron a ejecutar modestas acciones ofensivas y, de improviso, Silva sorprendió a todos al golpear a Belfort con una patada frontal a la mandíbula. Algunos puñetazos en el suelo sellaron la victoria, pero fue la patada la que hizo el daño definitorio.

Los aficionados no podían creer lo que veían sus ojos, en gran parte porque nadie en UFC había sido noqueado con una patada frontal antes. Pero esta acción abrió la espita para que la patada frontal se convirtiera en un arma relevante. Luchadores como Lyoto Machida, Alistair Overeem y Magomed Ankalaev acabaron de esta manera con algunos de sus oponentes, pero en aquel momento, finalizar de esta manera era algo solo factible en películas como 'Matrix'.

Boxeo y Artes Marciales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios