"Las opiniones son como el agujero del culo"

Los KO históricos de la UFC: los hombres más peligrosos del mundo

En El Confidencial, aprovechando el debate en redes sociales, hemos seleccionado a los mejores luchadores de MMA de la historia. No se asusten, no esperamos tener toda la razón

Foto: Henry Cejudo, con los guantes rojos, pelea contra Sergio Pettis este pasado 2018. (USA TODAY)
Henry Cejudo, con los guantes rojos, pelea contra Sergio Pettis este pasado 2018. (USA TODAY)

Después de la sensacional victoria de Henry Cejudo el pasado fin de semana cuando se proclamó nuevo campeón de los pesos gallos de UFC, en las redes sociales algunos empezaron a especular sobre quiénes eran los mejores luchadores de MMA de la historia. A Cejudo algunos le postulaban para los primeros puestos ya que con su victoria del sábado coronó una nueva categoría (ya era campeón del peso mosca). Una doble hegemonía en UFC a la que habría que añadir su oro olímpico en lucha libre logrado en Pekín 2008.

En El Confidencial hemos seleccionado a los cinco mejores luchadores de la historia de las MMA para la ocasión. Como decía Joaquín Sabina “las opiniones son como el agujero del culo, todos tenemos uno y creemos que el de los demás apesta”. Así que no esperamos que nuestra elección concuerde con la de todos los aficionados aunque ningún entendido podrá negar la extraordinaria aportación que los luchadores seleccionados han tributado a este hermoso deporte.

5. Ronda Rousey

La despedida de Rousey de UFC y de las MMA, después de sufrir dos rotundos nocauts, no fue precisamente la ideal. Pero sería una injusticia manifiesta reducir su legado a sus dos últimos combates. No hay que olvidar que Rousey es la principal responsable de elevar a las mujeres al espacio privilegiado (si lo comparamos con otros deportes) que ocupan actualmente en las MMA.

Desde su debut profesional en 2011, la medallista de bronce olímpico en judo en Pekín 2008 no tardó mucho en destacar en este deporte. Mientras competía en la promotora Strikeforce, donde ganó su primer título cuando venció a Miesha Tate, Rousey con sus rutilantes actuaciones captó la atención del presidente de UFC Dana White. A pesar del recelo que guardaba mucha gente, incluido Dana White, las mujeres terminaron llegando al octágono de la UFC y Rousey fue la responsable que provocó dicha decisión. En su apogeo, ‘Rowdy’ lo tenía todo para ser considerada una estrella mediática: belleza, personalidad y habilidad para lidiar con las cámaras. Pero ella respaldaba todas estas aptitudes con victorias. Aunque el legado de Rousey en MMA se ha vinculado principalmente a la fama sin precedentes que pudo lograr fuera de este deporte, sólo hay que revisar su historial para comprobar su grandeza: acabó con todas menos una de sus primeras 12 oponentes en la primera ronda. Luego vendrían, a renglón seguido, sus dos únicas derrotas y su retirada definitiva.

4. Fedor Emelianenko

Fedor llegó a las MMA tras ser campeón de sambo, un arte marcial ruso cuyas reglas de competición se parecen mucho a las que rigen en las artes marciales mixtas. Combatir en esta disciplina ayudó a Fedor a incorporarse sin problemas a las MMA gracias a sus grandes habilidades aprendidas en la lucha de agarre y a una sorprendente capacidad de complementar estas habilidades con el golpeo. A pesar de alcanzar fama mundial, Fedor siempre se caracterizó por su estoicismo. Y es que rara vez expresó sus emociones antes, durante o después de sus peleas.

A lo largo de su carrera nunca tuvo un físico imponente. Fedor era un luchador muy reconocible porque se presentaba a las peleas luciendo cierta barriga y su tamaño era relativamente pequeño en comparación con sus oponentes del peso pesado. Independientemente de su constitución corporal, su talento y su técnica siempre destacaron, al punto de que la opinión unánime es que ha sido el mejor peleador de peso pesado de todos los tiempos. Tiene un récord para respaldarlo. Excluyendo un resultado sin decisión por un cabezazo accidental durante una pelea, Fedor acumuló 27 victorias consecutivas antes de perder contra Fabricio Werdum.

3. Jon Jones

En 2011, Jon Jones venció a Mauricio ‘Shogun’ Rua para convertirse en el campeón más joven de la historia de UFC, cuando apenas contaba con 23 años. A día de hoy, el récord de Jon sería perfecto si no hubiera golpeado a Matt Hamill de forma ilegal con el codo, una acción que provocó su descalificación en un combate que ganaba claramente. Sus excepcionales atributos físicos, un alcance de 2,14 metros para un peso de 93 kilos, su voluntad de desafiarse a sí mismo al aceptar sin prevención entrar en el juego donde sus oponentes tienen ventaja, una resistencia mental primorosa en las adversidades y mostrar unas habilidades de combate más avanzadas de las que debería tener a sus años, hacen de este atleta el más dotado de todos los tiempos para las artes marciales mixtas.

La mayoría de los expertos están de acuerdo en que la única debilidad de Jon Jones es él mismo. Ha sido sancionado dos veces por dar positivo y estuvo involucrado en un accidente de tráfico con un herido del que se dio a la fuga. Si es capaz de ordenar su vida fuera del octágono mientras se mantiene motivado para pelear, su reinado en las MMA continuará irremisiblemente por tiempo indefinido.

2. Anderson Silva

A pesar de que Anderson Silva era cinturón negro en jiu jitsu brasileño, sus sorprendentes facultades para el golpeo son las que le hicieron sobresalir en UFC. Incorporó fundamentos de muay thai a las MMA como agarres, rodillazos y codazos, y los ejecutaba de forma natural, sin esfuerzo aparente. Nadie puede olvidar la capacidad que tenía para esquivar golpes y devolverlos en inmediatos contraataques.

En su mejor momento, sus habilidades encima del octágono eran tan superiores a las de cualquier otro luchador de su división que a menudo jugaba con sus oponentes. El mejor ejemplo de esto se produjo cuando se enfrentó a Forrest Griffin, ex campeón de peso semipesado de UFC, que salió corriendo avergonzado del octágono poco después de recuperarse tras ser noqueado. A sus 44 años todavía sigue peleando en UFC.

1. George St. Pierre

George St. Pierre (GSP) ha sido uno de los luchadores más educados que jamás hayan competido en MMA y, al mismo tiempo, uno de los más mortíferos. A pesar de que GSP era físicamente fuerte, nunca tuvo un poder especial de pegada. Lo que sí tenía era una gran habilidad para derribar a sus oponentes, con un superlativo sentido de la oportunidad para ejecutar las proyecciones en el momento adecuado. Una capacidad sorprendente ya que empezó a competir en MMA sin tener una densa formación en lucha libre como tienen otros luchadores olímpicos que recalaron en UFC. Sus derribos y su capacidad para controlar a sus oponentes en el suelo conformaron a un luchador prácticamente invencible en el octágono.

Con su última victoria contra Michael Bisping en UFC 217, GSP consolida aún más su nombre en los puestos de honor de las artes marciales mixtas. Los aficionados vieron a un GSP notablemente más lento y con mucho menos fondo físico, pero el hecho de que subiera de categoría después de cuatro años de ausencia para ganarle al campeón titular del peso medio es sencillamente increíble.

Boxeo y Artes Marciales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios