Dustin poirier se impuso a Eddie Álvarez

UFC Calgary: José Aldo vuelve a la élite con un KO que terminó en lágrimas

José Aldo consiguió un nocaut contra Jeremmy Stephens tras una serie de malos resultados que ponían en duda su continuidad como luchador en el circuito. Resistió y sorprendió con un gancho

Foto: José Aldo. (UFC)
José Aldo. (UFC)
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

Muchos luchadores de UFC provienen de las clases sociales más castigadas por el mundo contemporáneo. Y, en este sentido, José Aldo, como McGregor, Ngannou y tantos otros, no es una excepción. Criado en una favela brasileña, su primer sueño simplemente fue poder ver el mar y, como persona perseverante que es, lo consiguió poco tiempo después. “En la vida tienes que tener sueños y metas y luchar por ellas”, ha dicho Aldo en varias ocasiones. Su siguiente objetivo fue llegar a UFC, cosa que también consiguió después de mucho trabajo, a los 25 años.

Desde entonces su carrera fue meteórica, encadenando victoria tras victoria, hasta que se topó con McGregor y, poco después, con Max Holloway. En los últimos tres años sólo había conseguido una victoria y las tres derrotas que había tenido fueron por nocaut. A sus 32 años, y presenciando el colapso de muchas leyendas a su alrededor, Aldo veía que su sueño se tambaleaba. UFC Calgary era un todo o nada para él. Se lo jugaba todo, porque una derrota más podría haberle mandado a la irrelevancia como luchador. Así que no es de extrañar que, cuando consiguió finalizar a Jeremmy Stephens en Canadá, el brasileño no cupiera en su cuerpo de felicidad.

Y es que, ganar a Stephens, que llevaba tres victorias por KO consecutivas, incluida aquella sobre Josh Emmet en la que Stephens dio hasta miedo, no es ganar a cualquiera. Así que para mantenerse en la élite, el luchador brasileño tenía que lidiar con uno de los 'strikers' más poderosos que hay en el peso ligero. Pese a esto, el de Manaus no se arrugó desde el primer segundo de la pelea. Sin renunciar al intercambio de golpes, Aldo absorbió más un impacto que le pudo costar caro. Pero supo sobreponerse, se dio cuenta de que podía resistir los envites de Stephens, y al final le sorprendió con un gancho al hígado que llevó a Stephens a la lona:

Quejas de Stephens

Stephens reclamó al árbitro que podría haber continuado, que había parado la pelea demasiado pronto, pero lo cierto es que en los últimos golpes ya casi ni se protegía. En cualquier caso, el árbitro paró y Aldo volvió a la cima de UFC. “Venía de un tiempo muy difícil, con dos derrotas por el título y tenía mucha presión porque todo el mundo quería saber si todavía soy un luchador top. No podía perder. En Canadá fue mi primera pelea en UFC y en Canadá vuelvo a empezar”, estas fueron las palabras de Aldo después de la pelea. El excampeón, sin embargo, no reclamó una nueva pelea con Holloway de forma inmediata, aunque sí que pidió una oportunidad por el título antes de que termine su contrato. Si Holloway, que está lesionado, no se recupera en un tiempo razonable, quizás una buena opción sería ver un Aldo frente Brian Ortega.

Álvares cayó ante Poirier

UFC Calgary salió bien para José Aldo pero, para otra de las leyendas de UFC, Eddie Álvarez, las cosas no salieron tan bien. El de Philadelphia se enfrentaba por segunda vez a Dustin Poirier después de una primera pelea un tanto polémica, que finalmente no fue contabilizada por UFC después unos rodillazos de Álvarez que fueron calificados como ilegales. En realidad, en aquella ocasión Álvarez tiró la victoria por la borda con esos golpes cuando estaba muy cerca de ganar. Pues bien, ya sabemos que el humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.

En esta ocasión Álvarez estaba controlando la pelea, sacando golpes muy buenos desde las esquivas y llegando a montar a Poirier en dos ocasiones en el segundo asalto. Pero en la segunda montada, Álvarez decidió sacar un codo ilegal que obligó al árbitro a parar la pelea para amonestarle. Acto seguido Álvarez intentó derribar de nuevo a Poirier y éste sacó una rodilla que hirió seriamente a su oponente. A partir de vino Álvarez recibió una lluvia de golpes que acabaron con él. Aquí se puede ver la secuencia:

UFC 227

¿Habrá quien diga que Álvarez fue mejor y que Poirier ganó por un error infantil o por el árbitro? Seguro que sí, pero lo cierto es que Poirier lleva cuatro victorias consecutivas, tres de ellas por nocaut frente a ex campeones. Su oportunidad por el peso ligero debería llegar. Nada más acabar la pelea el ganador retó a Kahbib Nurmagomedov pero parece que su pelea con Mcgregor está casi cerrada. Le tocará esperar. Sea como sea el próximo evento, UFC 227, traerá dos defensas de título, la de Demetrious Johnson contra Cejudo en el peso mosca y la de Dillashaw frente a Garbrandt en el peso bantam. Dos peleas que prometen.

Boxeo y Artes Marciales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios