el fútbol le alejó deL MUNDO de LAS drogas

Richarlison, de regatear balas en una favela de Brasil a rivales en la Premier League

El brasileño de 21 años ha fichado por el Everton de Marco Silva esta temporada tras pasar su primer año en Europa en el Watford. Ha tenido que superar mucho para llegar a Europa

Foto: Richarlison, en el Everton. (Reuters)
Richarlison, en el Everton. (Reuters)

Richarlison no tiene miedo cuando juega al fútbol. El jugador de 21 años ha fichado por el Everton del Watford por 56 millones de euros donde entrena el portugués, Marco Silva. La pasada campaña dijo en una entrevista que no temía al Chelsea. Cuando se observa su infancia, la respuesta es comprensible. Nadie que haya pasado por lo mismo que Richarlison tendría miedo de 11 jugadores talentosos. El fútbol para el brasileño siempre ha sido una diversión, una manera de alejarse de los peligros de su entorno en su país.

Richarlison se crio en una favela de Nova Venecia a más de 750 kilómetros de Rio de Janeiro. Su infancia estuvo rodeada de drogas, violencia y pobreza. Sus amigos se dedicaron a vender drogas para sobrevivir, Richarlison decidió alejarse de esas tentaciones y optó por jugar con el esférico. Cuando tenía siete años, su padre le compró diez balones para que pudiera practicar y mejorar sus destrezas. Con el apoyo de su padre, Richarlison jugaba en la calle con sus compañeros y usaba sandalias como postes. Todos los días veía drogas y oía balas de pistolas en un sitio en el que la delincuencia siempre queda impune.

A los siete años, los padres de Richarlison se separaron y tuvo que decidir con quién vivir. Sus cuatro hermanos fueron a vivir con su madre y él también iba a hacer lo propio. Sin embargo, a última hora cambió de opinión. De no haber tomado esta decisión, tal vez no se habría hecho futbolista profesional. Su madre trabajaba como limpiadora y no tenía el dinero suficiente para poder dar de comer a sus cinco hijos además de ayudar a Richarlison a realizar su sueño. Por otro lado, su padre era albañil y ya le había comprado esas diez pelotas porque quería que su hijo fuera un gran futbolista.

Varios amigos de Richarlison acabaron en la cárcel por elegir la opción de las drogas, más lucrativa a corto plazo, mientras que él vendía helados por 25 céntimos y chocolate casero para ayudar a su padre. Se quedaba con la mitad de cada producto vendido y ponía el dinero en una hucha. A los 14 años, le pusieron una pistola en la cabeza porque un hombre pensó que era un vendedor de drogas y no quería competencia en su territorio. Un par de años después, fue rechazado por dos clubes brasileños. El extremo se echó a llorar y pensó en rendirse, pero unos meses después su suerte cambió cuando conoció a Renato Velasco que es actualmente su representante. Vio su calidad como futbolista, le regaló un par de botas y acabó jugando en el América Mineiro. Después de un año fichó por el Fluminense con quien marcó 19 goles.

Marco Silva fue el hombre clave en traer a Richarlison a Europa. (Reuters)
Marco Silva fue el hombre clave en traer a Richarlison a Europa. (Reuters)

Silva le trajo a Europa

De pequeño veía la Premier con su tío. Por eso, en mayo de 2017, cuando recibió una llamada de Marco Silva, que era entrenador del Watford, no dudó ni un instante en hacer las maletas e irse a Europa. Hizo su debut como suplente en el empate a tres contra el Liverpool y no requirió mucho tiempo para dejar su marca. Metió un gol en su segundo partido contra el Bournemouth en una victoria por 2 a 0. El jugador reconoció que este fue un momento muy emotivo para él. Marcó cinco goles en su única temporada con los Hornets y tanto su calidad como su velocidad llamaron la atención de los espectadores.

Richarlison llegó sin saber nada de inglés, pero los otros lusófonos le han ayudado mucho a integrarse. El portugués Marco Silva le explicaba todas las instrucciones en su lengua nativa mientras que el portero Heurelho Gomes, le llevaba en coche todos los días a entrenar y le ayudó a encontrar un sitio para vivir en el norte de Londres. Además, va con frecuencia a casa de David Luiz donde también ve a Willian, que es amigo cercano de Luiz. Richarlison también ha hablado de su alegría por haber conocido y fotografiarse con Neymar. Este verano al irse al Everton se ha reencontrado con Silva, que fue despedido por el Watford el pasado enero.

El sueño del joven brasileño siempre ha sido jugar en la liga inglesa. De ver la Premier con su tío a ser una de esas estrellas que se ve en Inglaterra cada fin de semana. De ser un chico normal que nació en una zona de Brasil llena de pobreza, violencia y drogas a ser un jugador rico y talentoso que milita en uno de los mejores campeonatos del mundo. Es normal que no tenga miedo al Chelsea. Solo tiene 11 jugadores enfrente. Sin duda, Richarlison es un ejemplo increíble de superar las adversidades y de que, con mucho trabajo y suerte, se puede lograr lo que se quiere.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios