la nba arranca la próxima madrugada

Los superequipos como los Warriors de Curry y Durant no ganan a la primera

Los Warriors son los máximos favoritos para ganar el anillo al final de la temporada que empieza la próxima madrugada. Pero la historia reciente de la liga dice que los superequipos necesitan tiempo

Foto: De izquierda a derecha, las cuatro estrellas de los Warriors: Draymond Green, Stephen Curry, Kevin Durant y Klay Thompson.
De izquierda a derecha, las cuatro estrellas de los Warriors: Draymond Green, Stephen Curry, Kevin Durant y Klay Thompson.

Todos contra los Warriors. Episodio II. El fichaje de Kevin Durant convirtió a Golden State en uno de los equipos con más talento de siempre. A saber: uno de los mejores anotadores que ha conocido el baloncesto (Durant), el mejor triplista de todos los tiempos (Curry), el segundo mejor triplista de todos los tiempos (Thompson) y el que quizá sea el jugador más versátil de la NBA (Green), con permiso de LeBron James.

Con semejante colección de estrellas, ¿hay algún equipo que pueda evitar el anillo de los Warriors en la temporada que empieza la próxima madrugada? Los Cavaliers lo hicieron hace unos meses, pero no estaba Durant y Curry no estaba al 100% tras su lesión al comienzo de los 'playoffs'. ¿Podrán hacerlo también el próximo mes de junio si se encuentran por tercera vez seguida en la final? Un repaso a otros superequipos de la NBA revela que no hay que dar por hecha la victoria de Golden State. Estos son cuatro ejemplos de los últimos 20 años. Solo uno de ellos ganó el título a la primera:

Miami Heat (2010)

"I'm going to take my talents to South Beach and join the Miami Heat" ("Voy a llevar mi talento a South Beach y unirme a los Miami Heat"). Con esa frase (y toda la parafernalia que la rodeó), LeBron James se convirtió en uno de los deportistas más odiados de todos los tiempos. Tras 7 años sin conseguir el anillo en Cleveland, 'el Rey' decidió fichar por los Heat, donde se unió a Dwyane Wade y Chris Bosh. Sin embargo, el éxito tardó en llegar. Miami jugó la final esa temporada, pero cayó ante Dallas Mavericks (4-2).

Al año siguiente, el resultado fue diferente. Los Heat vencieron a los Oklahoma City Thunder de Durant, Westbrook y Harden y LeBron consiguió por fin su anillo. En la temporada 2012-2013 llegó el segundo en una final espectacular contra los Spurs, que se tomaron la revancha en 2014 con un doloroso 4-1. Después de esa derrota, James regresó a los Cavaliers.

Los superequipos como los Warriors de Curry y Durant no ganan a la primera

Boston Celtics (2007)

Igual que los Warriors planearon durante años el fichaje de Durant, Danny Ainge, mánager general de los Boston Celtics, hizo lo mismo con el de Kevin Garnett. En el verano de 2007, 'The Big Ticket' aterrizó en Boston a cambio de Ryan Gomes, Gerald Green, Al Jefferson, Theo Ratliff, Sebastian Telfair y dos elecciones del 'draft' de 2009. Siete jugadores a cambio de uno. Poco antes habían fichado a Ray Allen en un traspaso con los Seattle SuperSonics. Ambos se unieron a Paul Pierce para formar el 'Big Three' que devolvió la gloria a los Celtics.

Aquel equipo no solo ganó el anillo 22 años después (el anterior título había sido en 1986), sino que revitalizó la mayor rivalidad de la NBA, en un segundo plano desde los tiempos de Larry Bird y Magic Johnson. Celtics y Lakers jugaron dos finales en tres años. La primera la ganó Boston y la segunda, en 2010, cayó del lado del equipo angelino, que venció en el séptimo partido.

Los superequipos como los Warriors de Curry y Durant no ganan a la primera

Los Angeles Lakers (2003)

Tras ganar tres anillos seguidos (2000, 2001 y 2002), derrota en la segunda ronda de los 'playoffs' de la temporada 2002-2003 llevó a los Lakers a hacer una apuesta nunca vista en la NBA. A Kobe Bryant y Shaquille O'Neal, la franquicia añadió a dos de las mayores estrellas de los 90, Karl Malone (40 años) y Gary Payton (35 años), ambos sin ningún título. A pesar de los problemas que hubo durante el curso, el equipo ganó 56 partidos y se plantó en la final, pero cayó 4-1 ante Detroit Pistons. Y ahí acabó el experimento: O'Neal fue traspasado a los Miami Heat, Payton a los Celtics, Malone se retiró y Phil Jackson dejó el banquillo. Solo quedó Kobe.

Ocho años después, los Lakers volvieron a juntar a 4 superestrellas en el equipo, y el resultado fue incluso peor. Kobe, el único que aguantaba, Pau Gasol, Dwight Howard y Steve Nash, dirigidos por Mike D'Antoni, acabaron séptimos del Oeste y perdieron en la primera ronda de los 'playoffs' contra los San Antonio Spurs por 4-0. Para colmo, Kobe se lesionó en uno de los últimos partidos de la temporada regular y no reapareció hasta 6 meses después. Howard dejó el equipo ese verano y Nash (retirado) y Gasol tras la siguiente temporada.

Los superequipos como los Warriors de Curry y Durant no ganan a la primera

Houston Rockets (1996)

Los Rockets aprovecharon mejor que nadie la primera retirada de Michael Jordan, que dejó el baloncesto tras el anillo de 1993 y no regresó hasta el final de la temporada 1994-1995. La franquicia texana ganó dos anillos seguidos con un equipo liderado por Hakeem Olajuwon al que sumó a Clyde Drexler. Tras perder contra los Sonics en 1996, a esos dos 'Hall of Fame' se sumó un tercero, Charles Barkley. Jugaron juntos dos temporadas antes de que Drexler se retirara, y en las dos perdieron contra los Utah Jazz en 'playoffs'.

Los superequipos como los Warriors de Curry y Durant no ganan a la primera

Superequipo es una etiqueta que suele utilizarse para describir a equipos con al menos tres estrellas, aunque no es un concepto cerrado (¿qué eran los Bulls de Jordan sino un superequipo?). Los Warriors son un caso único porque tienen cuatro y tres de ellas —Curry, Thompson y Green, campeones en 2015— no llegaron al equipo a través de traspasos o en la agencia libre, como Durant, sino a través del 'draft'. Esos cuatro jugadores convierten a Golden State en el primer equipo en la historia de la NBA que comienza la temporada con cuatro jugadores elegidos en los tres mejores quintetos de la liga en el curso anterior.

La presión que van a tener será enorme. Según FiveThirtyEight, los Warriors tienen un 55% de probabilidades de ganar el anillo. Eso es 5 veces más que el segundo equipo, los Cavaliers, y casi tres veces más que sus probabilidades hace un año. Casi todo el mundo espera que arrasen, pero ellos se lo toman con más calma. Algunos jugadores, por ejemplo, no quieren ni oír hablar del récord de victorias. "Francamente, no quiero ganar 74 o 75 partidos. Es brutal", dijo Draymond Green, uno de los que más apretó la temporada pasada para que el equipo alcanzara los 73 triunfos en temporada regular. Lo que persiguen los Warriors es el anillo: para eso ficharon a Durant y por eso dejó Durant los Thunder.

"No creo que tener dos superequipos sea bueno para la liga", afirmó Adam Silver, unos días después del fichaje de Durant por los Warriors. El comisionado de la NBA se refería a Warriors y Cavaliers, que se enfrentaron en las dos últimas finales. Casi todos apuestan por una tercera; otra cosa sería una sorpresa.

NBA

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios