tras una remontada histórica ante los warriors

"¡Cleveland, esto es para ti!". LeBron James ya tiene su ansiado anillo con los Cavs

Los Cavaliers ganaron el séptimo partido fuera de casa (89-93) y conquistaron el primer título de su historia, el primero para la ciudad de Cleveland en una de las cuatro grandes ligas desde 1964

LeBron James ya tiene por fin aquello que tanto ansiaba. A sus 31 años lo había conseguido todo, pero le faltaba una cosa, algo con lo que soñaba desde hacía mucho tiempo, antes de convertirse en el mejor jugador del mundo: ganar la NBA con los Cleveland Cavaliers, el equipo de su estado natal, Ohio. Por eso volvió hace dos años, cuando muy pocos lo esperaban, porque quería terminar el trabajo que no terminó en su primera etapa en el equipo. Al final lo ha conseguido, y de una manera épica. Los Cavs ganaron el séptimo partido de la final a los Warriors por 89-93 y culminaron una remontada histórica: son el primer equipo que conquista el título tras ir perdiendo 3-1.

El protagonista fue LeBron que metió 11 de los 18 puntos de los Cavs en el último cuarto, pero el héroe del séptimo partido fue Kyrie Irving (26 puntos), autor de la canasta decisiva. El base anotó un triple a 53 segundos del final y puso una diferencia en el marcador que los Warriors ya no pudieron recuperar en el tiempo restante. El defensor del título, el equipo de los récords, cedió el trono en su casa tras un partido igualado, el más parejo de toda la serie. Stephen Curry volvió a estar muy bien defendido y solo anotó 17 puntos. El mejor fue Draymond Green (qué decisiva su baja en el quinto encuentro), pero su partidazo (32 puntos, 15 rebotes y 9 asistencias) se quedó sin premio.

"¡Cleveland, esto es para ti!". LeBron James ya tiene su ansiado anillo con los Cavs

Adiós a la maldición de Cleveland

"¡Cleveland, esto es para ti!", gritó LeBron James en medio de una entrevista después del partido. Un par de minutos antes lloraba desconsolado sobre el parqué del Oracle Arena, rodeado de decenas de cámaras. Solo él sabe lo que estaba pensando en ese momento de televisada intimidad. Es el tercer anillo de su carrera, tras los dos ganados con Miami Heat en 2012 y 2013, pero es con diferencia el más especial porque lo ha ganado en su casa, en el noreste de Ohio, un lugar con el que tiene una relación "más grande que el baloncesto", como dijo la carta de julio de 2014 en la que anunciaba su vuelta. "Lo más importante para mí es traer de vuelta un título al noreste de Ohio", reconoció entonces.

El año pasado, justo antes del primer partido de la final que los Cavs jugaron en casa, LeBron se giró hacia el lateral de la pista y le hizo una reverencia a una persona sentada en primera fila. Era Jim Brown, legendario jugador de fútbol americano y estrella de los Cleveland Browns que en 1964 ganaron la NFL. Ese era, hasta ahora, el último título de una las cuatro grandes ligas que había ganado un equipo de Cleveland. Más de 50 años de sequía que han acabado gracias al rey de la NBA.

LeBron James nada más terminar el opartido (Cary Edmondson/USA TODAY Sports)
LeBron James nada más terminar el opartido (Cary Edmondson/USA TODAY Sports)

Tercer 'MVP'

Si los Cavs han ganado su primer título se debe sobre todo al liderazgo de LeBron, que no ha parado hasta cumplir con su misión. Y para ello ha hecho de todo: ha sido el que más puntos ha metido en la final, el que más rebotes ha cogido, el que más asistencias ha dado, el que más balones ha robado y el que más tapones ha puesto (el último que le puso Iguodala fue fantástico). Nunca antes un jugador había liderado cinco apartados estadíticos en una serie de 'playoffs'. Su triple doble en el séptimo partido (27 puntos, 11 rebotes y 11 asistencias) y sus promedios de 29,7 puntos, 11,3 rebotes y 8,9 asistencias le han valido el 'MVP' de la final, el tercero de su carrera. Solo hay otros tres jugadores que hayan ganado tres anillos y cuatro títulos de mejor jugador de la temporada: Michael Jordan, Bill Russell y Kareem Abdul-Jabbar

Cuando todos daban la final por finiquitada, con 3-1 a favor de los Warriors y el quinto partido en Oakland, quizá solo LeBron creía en la remontada. Asumió la responsabilidad, con la excelente ayuda de Irving, y plantó cara a uno de los mejores equipos de todos los tiempos. Tras el título de 2015 y la exhibición de esta temporada, parecía que Golden State y Stephen Curry estaban llamados a dominar la NBA durante el próximo lustro. Pero esa dinastía tendrá que esperar. De momento sigue siendo la liga de LeBron.

NBA

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios