segunda derrota seguida en la liga endesa

Año nuevo, vicios viejos: el Baskonia vuelve a ganar al Real Madrid

El equipo madridista volvió a pagar muy cara una desconexión. Esta vez llegó en el tercer cuarto, en el que no pudo contener a un Baskonia desatado que se aseguró la victoria

Foto: El Baskonia ha ganado dos veces el Real Madrid esta temporada (ACB Photo/I. Martín)
El Baskonia ha ganado dos veces el Real Madrid esta temporada (ACB Photo/I. Martín)

El Real Madrid comenzó el 2017 insistiendo en algunos de sus peores vicios del final de 2016. Por encima de todos, su incapacidad de mantener el nivel durante los 40 minutos en un partido exigente, como era la visita al Buesa Arena para enfrentarse al Baskonia. El equipo madridista completó una de las peores actuaciones ofensivas que se le recuerdan y cayó por 77-62 ante un rival que también comenzó mal ante la canasta contraria, pero que supo enchufarse a tiempo para ganar.

Muy pocos equipos pueden decir que no solo le plantan cara al Madrid en los últimos tiempos, sino que le han ganado varias veces. A nivel europeo, el CSKA de Moscú y el Fenerbahçe, dos proyectos construidos para superar a cualquiera. En España, el Barça (aunque cada vez le cuesta más) y el Baskonia, que le ha cogido la medida al equipo madridista. La temporada pasada ganó tres de los cinco enfrentamientos entre ambos, y en la actual va por el mismo camino. Los dos primeros duelos, el de octubre en la Euroliga y el de este martes en la Liga Endesa, han acabado con victoria baskonista.

El Baskonia cambió a medio equipo en verano, pero no ha perdido potencial. Al contrario. La plantilla baskonista tiene un nivel altísimo, y es ahora cuando está cogiendo velocidad de crucero, olvidadas las lesiones de principio de temporada (aunque Bargnani aún está de baja) y adaptados fichajes tardíos como el de Budinger. Sito Alonso ha dado forma a un equipo con un potencial ofensivo al nivel de los mejores, pero también con una capacidad defensiva importante. Adam Hanga y Shane Larkin son los encargados de liderar la nave vitoriana, como desmostraron con 16 puntos cada uno en la victoria de este martes.

Doncic (junto a Rudy) fue el máximo anotador madridista con 12 puntos (José Ramón Gómez/EFE)
Doncic (junto a Rudy) fue el máximo anotador madridista con 12 puntos (José Ramón Gómez/EFE)

Desconexiones recurrentes

La victoria permite al Baskonia subir hasta la quinta plaza de la Liga Endesa, que sigue liderada por el Real Madrid, aunque ahora está empatado con el Barça. El equipo blanco ha perdido solo tres partidos, dos de ellos en las dos últimas salidas. La tercera derrota también fue fuera de casa, hace dos meses en Barcelona. Lejos del Wizink Center, el Madrid ha sufrido derrotas contra sus principales rivales, aunque también consiguió una histórica victoria en el Palau Blaugrana y otro triunfo en Valencia.

En las últimas semanas, también ha caído ante rivales inferiores, y de manera muy parecida. La de Vitoria, como las de diciembre en la Euroliga, no fue una derrota ajustada ni un partido que pudo caer de uno y otro lado. En todos ellos el Madrid sufrió una desconexión, un abultado parcial en contra del que ya no se recuperó. Contra el Darussafaka fue un 21-2; contra el Estrella Roja, un 14-0. En el Buesa Arena, un 15-0.

Shane Larkin fue uno de los más destacados del partido (ACB Photo/I. Martín)
Shane Larkin fue uno de los más destacados del partido (ACB Photo/I. Martín)

Una máquina de perder balones

Tanto en Estambul como en Belgrado, la desconexión se produjo en el segundo cuarto. Contra el Baskonia, en cambio, fue en el tercero, tras una primera parte en la que ambos equipos, dos de los mejores ataques de la ACB, compitieron por ver cuál de los dos acertaba menos: el equipo baskonista anotó un 36% de sus lanzamientos; su rival, un 28%. Pero tras el descanso, el Real Madrid se vino abajo de manera estrepitosa, y eso que inauguró el cuarto con un 5-0 que igualó el partido a 32. A partir de ahí, el desastre.

En diez minutos, el Madrid recibió 33 puntos, perdió 10 balones y concedió 6 rebotes ofensivos al Baskonia. En definitiva, claudicó ante un rival que no solo tuvo más acierto, también más ganas. El dato de las pérdidas (19, casi el doble de su promedio en la Liga Endesa) es muy revelador. Del 32-32 tras un triple de Doncic a los dos minutos del tercer período se pasó al 65-42 al final del mismo. Laso llegó a realizar un cuádruple cambio pata intentar parar un repaso que provocó que la afición baskonista se animara a cantar el "¡Madridista el que no bote!". “Nosotros hemos estado mal. Si haces 19 pérdidas y permites 13 rebotes de ataque tendríamos que haberlas metido todas para ganar", explicó tras el partido Laso.

El arreón baskonista no encontró respuesta. Llull aún no está al 100%, según reconoció Laso, y se notó. La crisis de Carroll ya es preocupante; Reyes y Ayón a veces se ven atados a una rotación demasiado fija que solo funciona si los suplentes rinden, cosa que no sucedió esta vez, porque ni Hunter ni Randolph tuvieron su partido. El segundo acabó con 9 puntos, casi todos conseguidos cuando el Baskonia ya tenía la victoria asegurada.

El único jugador de banquillo que aportó fue Rudy Fernández, que evitó que el Baskonia se marchara en el marcador en un momento en el que dominaba a placer el rebote ofensivo. Esta vez, ni Doncic (12 puntos) salvó al Madrid, que acabó con su peor anotación de la temporada. "Baskonia ha jugado mejor que nosotros y se merece la victoria”, reconoció Laso, quien reconoció su parte de culpa en las dos últimas derrotas en Sevilla y Vitoria. "La liga es muy exigente y nosotros sabemos lo complicado que es. Parece que porque seamos el Real Madrid vamos a ganar los partidos y no es así", dijo.

opta
ACB

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios