tercera derrota seguida fuera de casa

Solo Taylor se salva de la quema en el infierno de la Pionir

El alero sueco, con 25 puntos y un 7/10 en triples, fue el mejor jugador del equipo madridista en Belgrado. Es la tercera derrota seguida de los blancos fuera de casa

Foto: Jeffery Taylor, en la imagen defendiendo un lanzamiento rival, fue el mejor jugador del Real Madrid (Foto: Euroleague)
Jeffery Taylor, en la imagen defendiendo un lanzamiento rival, fue el mejor jugador del Real Madrid (Foto: Euroleague)

El Real Madrid volvió a caer fuera de casa en la Euroliga, esta vez por 82-70 contra el Estrella Roja de Belgrado. Igual que le pasara la semana pasada contra el Darussafaka, el equipo madridista recibió un abultado parcial en contra en el segundo cuarto y a partir de ahí el partido se le puso cuesta arriba. Jeffery Taylor, con 25 puntos (7 triples), fue el máximo anotador del equipo, que con esta derrota se queda con una marca de 9-5.

Es la tercera derrota seguida del Madrid fuera de casa. El consuelo es que el nuevo formato de la Euroliga, una liga de 30 jornadas, permite una mala racha. Aún no ha terminado la primera vuelta y el Madrid está bien colocado: pase lo que pase en el resto de la jornada se quedará a una victoria de la segunda plaza. Pero la primera, en poder del CSKA, empieza a alejarse. El equipo ruso es el único que se salta la enorme igualdad en el pelotón de los 'playoffs'.

Solo Taylor se salva de la quema en el infierno de la Pionir

Más que el resultado, lo preocupante es el nivel mostrado por el Madrid. En la pista del Fenerbahçe perdió, pero compitió y a punto estuvo de ganar. Contra el Darussafaka y el Estrella Roja, en cambio, fue muy inferior. Ambos partidos tuvieron un desarrollo muy parecido: un buen primer cuarto madridista, un hundimiento en el segundo y la impotencia de querer remontar en la segunda parte y no poder. En la Sala Aleksandar Nikolic, el nombre actual de la Pionir, el Madrid comenzó a perder el partido al recibir un parcial de 14-0 al comienzo del segundo cuarto del que ya no se recuperó.

Ese parcial lo cortó con un triple de Taylor, que fue el mejor con un 7/10 desde el 6,75. El partido del sueco tiene dos lecturas. La primera es que ya lleva un par de semanas asentado en la rotación. Pablo Laso tiene un jugador más del que tirar, y no solo con un rol excusivamente defensivo. Pero eso no debe ocultar la segunda: si tu mejor jugador en ataque es Taylor es que algo no ha salido como esperabas. Antes de esta jornada, solo Draper tenía un uso ofensivo inferior al del ex-NBA, que jugó más de 32 minutos. Que se jugara tantos triples se debe a su acierto, pero también a la falta de opciones en ataque: los triples del resto del equipo no entraban (8/27 final) y los pívots tampoco tuvieron su noche. Entre Ayón, Reyes, Hunter, Randolph y Thompkins solo anotaron 15 puntos.

Llull acabó con 12 puntos (Koca Sulejmanovic/EFE)
Llull acabó con 12 puntos (Koca Sulejmanovic/EFE)

Es verdad que el Madrid tenía bajas importantes. No estaban Rudy Fernández ni Jonas Maciulis, el primero ausente por el nacimiento de su hijo y el segundo lesionado, pero ni así era esperable esa actuación del sueco, que antes del partido acumulaba un 3/11 (aunque en los tres últimos encuentros contando Euroliga y Liga Endesa había anotado 8 de 13). Habría sido más normal que fuera Jaycee Carroll el que realizara un partido así, pero el escolta estadounidense sigue atrapado en la irregularidad. Se marcó un 0/5 en triples y acumula un 3/18 en las últimas cinco jornadas.

También Llull completó un partido nefasto desde la larga distancia, pero él no depende del triple para producir. Es la cuarta vez esta temporada que no anota ni uno, pero en todos esos partidos ha superado la decena de puntos. En Belgrado terminó con 12, a los que añadió 4 rebotes y 5 asistencias (también 4 pérdidas). Cuatro puntos suyos y dos triples de Taylor en el tercer cuarto colocaron al Real Madrid a tres puntos.

El equipo madridista, que perdió a Doncic por lesión en esos minutos, había mejorado en defensa tras el descanso, pero la reacción duró poco. Del 50-47 se pasó al 62-51, al que le siguieron 6 puntos de Simonovic y Guduric, los dos mejores del Estrella Roja junto con el pívot Kuzmic, al inicio del último período para sentenciar el partido. De ahí al final fue un quiero y no puedo del Real Madrid, enfangado en las protestas del Chapu Nocioni a los árbitros. Mucho tienen que cambiar las cosas para sacar una vicoria la semana que viene contra el Anadolu Efes en el Abdi Ipekci de Estambul, otras de las canchas calientes de la Euroliga.

opta
Euroliga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios