vuelve a españa tras cuatro años en eEUU

Prigioni vuelve a casa para poner la guinda al Baskonia más NBA

El argentino es el cuarto jugador que ficha el Baskonia de la NBA esta temporada. El director deportivo, Félix Fernández, explica cómo han sido los fichajes baskonistas

Foto: Prigioni jugó la temporada pasada en Los Angeles Clippers, su tercer equipo en la NBA (Paul Buck/EFE)
Prigioni jugó la temporada pasada en Los Angeles Clippers, su tercer equipo en la NBA (Paul Buck/EFE)

"¡Bienvenido a casa, @PPrigioni9!". Con ese mensaje publicado en su perfil de Twitter, el Baskonia anunció el regreso de Pablo Prigioni y desató la locura entre sus aficionados, que colapsaron la web. El base argentino es un ídolo en Vitoria, donde jugó en dos etapas (entre 2003 y 2009 y en la temporada 2011-2012) y ganó una liga, tres Copas del Rey y cuatro Supercopas. Ahora regresa, con 39 años, tras cuatro años en la NBA en los que jugó en los New York Knicks, los Houston Rockets y Los Angeles Clippers.

El fichaje de Prigioni, sin equipo desde que fuera cortado por los Rockets en pretemporada, es la respuesta a las dudas generadas por el equipo en este comienzo de temporada. El Baskonia es sexto en la Liga Endesa (7 victorias y 4 derrotas) y quinto en la Euroliga (6-4). No es un mal balance, pero sí peor de lo que puede y debe dar el equipo, sobre todo en la liga. Han sido unos meses muy movidos en el equipo vitoriano. De la plantilla que jugó la última Final Four salieron ocho jugadores, incluidos Bourousis, Adams y James, y para suplirlos han llegado ya nueve fichajes si se cuenta a los temporeros Cooney y Akognon, que reforzaron al equipo el primer mes de competición para suplir las lesiones de varios jugadores. A eso ha que sumar el cambio en el banquillo: Sito Alonso por Velimir Perasovic.

Andrea Bargnani regresó a Europa tras diez años en la NBA (Valda Kalnina/EFE-EPA)
Andrea Bargnani regresó a Europa tras diez años en la NBA (Valda Kalnina/EFE-EPA)

La construcción de la plantilla baskonista es, cuando menos, muy llamativa. La misma temporada en la que el límite salarial de la NBA sube un 34% y los equipos firman contratos para la temporada 2016-2017 por valor de 1.300 millones de dólares, lo que ha provocado la marcha de varios jugadores (como Davis Bertans, que dejó el Baskonia y fichó por los San Antonio Spurs), cuatro jugadores emprenden el camino contrario y aterrizan en Vitoria. ¿Cómo se consigue eso? Responde Félix Fernández, director deportivo del Baskonia.

"Hemos exportado muchos jugadores a la NBA, somos conocidos en Estados Unidos. Eso te da cierto estatus que te puede hacer alcanzar jugadores que obviamente tienen su espacio allí, pero que toman la decisión de venir a Europa y al Baskonia", explicó Fernández a El Confidencial en una conversación que se produjo antes del fichaje de Prigion, el último en sumarse a una lista que completan Andrea Bargnani (con diez años de experiencia en la NBA), Shane Larkin (tres) y Chase Budinger (siete). Otros dos, Rodrigue Beaubois y Tornike Shengelia, también jugaron allí.

Larkin, el que mejor se ha adaptado

Shane Larkin jugó la temporada pasada en los Brooklyn Nets (Valda Kalnina/EFE-EPA)
Shane Larkin jugó la temporada pasada en los Brooklyn Nets (Valda Kalnina/EFE-EPA)

Cada fichaje ha tenido unas circunstancias propias. La fuerte conexión de Prigioni con el club, por ejemplo, convierte el suyo en un caso especial (el Barcelona se interesó por él, pero dijo que si jugaba en España sería en el Baskonia). Bargnani fue número 1 del 'draft' de 2006, pero ahora era un veterano venido a menos; Larkin es un base joven (24 años) que hizo una buena temporada el curso pasado y al que costaba ver fuera de la liga norteamericana; y Budinger es un jugador secundario que nunca se había quedado sin sitio hasta que fue cortado en pretemporada. De los tres, el que más claro lo tuvo fue Larkin. "Fue algo muy rápido. Él quería venir a Europa para coger impulso y ser un jugador muy importante", comenta Fernández.

"Que estos jugadores brillen depende en un alto porcentaje de su adaptación a Europa. Tú puedes tener mucho talento, pero si tienes una mala adaptación, te a va a costar. La competición no es la misma. Allí juegan 82 partidos y la importancia difiere mucho de la importancia aquí. Ese cambio de chip a veces cuesta", apunta el director deportivo baskonista. Larkin es el que mejor está jugando. Promedia 13,5 puntos y 6,5 asistencias en la Euroliga y 12,7 y 5,3 en la Liga Endesa. Los números de Bargnani no son malos, pero las lesiones le están impidiendo tener continuidad. Y Budinger, que llegó con la temporada en marcha, es el que más está notando el cambio.

"Son jugadores que esperan hasta el último momento para ver si tienen esa opción de seguir en Estados Unidos. Una vez que los cortan, son jugadores que siguen teniendo valor, como es Budinger. Ahí surge la posibilidad. Era un jugador que seguíamos desde hace años, pero que era inaccesible porque siempre ha tenido sitio en la NBA", explica sobre el fichaje de Budinger.

Las referencias de otros jugadores

Parar realizar estas u otras contrataciones se hace un seguimiento durante mucho tiempo, a veces varias temporadas, se elaboran informes, se habla con agentes y por supuesto con los propios jugadores. Pero también con sus compañeros. Un ejemplo: la relación de Sito Alonso con Ricky Rubio, al que entrenó en el Joventut, sirvió para obtener del base catalán referencias sobre Budinger, con el que jugó tres temporadas en los Minnesota Timberwolves.

En esos casos, la exportación de jugadores baskonistas a la NBA se nota. Scola, TeletovicCalderón son muy útiles para conseguir información sobre un jugador o incluso para intentar convencerlo, cuenta Félix Fernández. "La relación es muy fluida y muy sincera. Conocen el proyecto y te hablan muy claro: se puede adaptar o no, ten cuidado... Es una opinión más, no suele ser la definitiva. Pero es lo mismo que hacen los jugadores para a ir a Vitoria o a cualquier otro equipo", dice.

De Prigioni no le han hecho faltas referencias. Con él no habrá proceso de adaptación y ejercerá de líder desde el primer día, igual que en la década pasada, cuando el Baskonia de Scola o Splitter llegó a cuatro Final Four seguidas. El de Córdoba, pese a su edad, sigue siendo un seguro de profesionalidad y dedicación. "No veo la hora de llegar e intentar ayudar al equipo en todo lo que pueda", dijo tras el anuncio de su fichaje.

ACB
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios