Podría ser insostenible para el club

Calathes, Pau Gasol... El Barcelona pasa del ERTE a un nuevo y dudoso megaproyecto

Después del fracaso del equipo multimillonario, el Barcelona de baloncesto vuelve a sacar la billetera. El proyecto azulgrana entra en su segunda fase con Jasikevicius a la cabeza

Foto: Presentación de Nick Calathes como nuevo jugador del FC Barcelona Lassa. (EFE)
Presentación de Nick Calathes como nuevo jugador del FC Barcelona Lassa. (EFE)

Después del fracaso del proyecto multimillonario liderado por Svetislav Pesic tras caer en la final de la Liga Endesa contra Baskonia, el Barcelona vuelve a sacar la billetera. El proyecto del conjunto azulgrana entra en su segunda fase con Jasikevicius a la cabeza. Una segunda parte donde, como en la primera, irán llegando sus fichajes, todos y cada uno de ellos pertenecientes a la élite de la Euroliga. Y, esta vez, Pau Gasol, sería el nombre estrella.

Después de una revolución, liderada por el fichaje de Nikola Mirotic, el pasado verano, en el presente se apunta a nuevos cambios provocados por la decepción de un año en blanco que no justifica NI la pandemia que ha revolucionado el calendario. Un nuevo desembolso que provoca las sospechas de sus máximos rivales. Sobre todo por el contraste de que en marzo el club firmase un ERTE.

El Barcelona obtuvo el compromiso de la mayoría de deportistas de la sección de baloncesto para bajarse el sueldo. El club cerró el acuerdo con los profesionales, lo que le permitió presentar el ERTE. Un ERTE que afectaba a unas 1.500 personas, que es el universo laboral que sostiene el club azulgrana entre personal de gestión, Fundación, técnicos, gente de tiendas y otros. Curiosamente, en el aspecto deportivo ese ERTE no parece afectar.

Los jugadores del Baarcelona, desolados tras caer eliminados de la lucha por la ACB. (EFE)
Los jugadores del Baarcelona, desolados tras caer eliminados de la lucha por la ACB. (EFE)

Después de un primer año con desembolso económico tremendo, van a por un segundo de un valor similar con la llegada de nombres como Nick Calathes, uno de los mejores jugadores de la Euroliga, además del interés en Pau Gasol y Jan Vesely, que desde el club niegan. Unos fichajes que provocarían un gasto desorbitado al que Bartomeu daría luz verde para tratar de acercar la Euroliga a Barcelona antes de las elecciones.

El gasto excesivo podría suponer un efecto rebote demasiado duro para el club catalán, sobre todo después de una gran caída en los ingresos por el parón provocado por el covid-19. Clubes como el CSKA Moscú o el Baskonia cuantificaron su descenso de ingresos en un 30% y alguno como el Maccabi incluso llegó al 50%. En el Barça de basket la situación era diferente pues la sección apenas genera el 25% de lo que gasta y depende de forma decisiva de los ingresos del fútbol. Aún así, las previsiones económicas a nivel de club no eran nada buenas y sorprende la creación de un nuevo proyecto de este calado en Europa.

Una plantilla nunca antes vista

Los nuevos objetivos del equipo culé para la próxima temporada contrastan con la teórica política restrictiva de un equipo que se ha visto obligado a acordar una reducción salarial del 70% durante la pandemia del coronavirus. Sin embargo, la realidad es otra y la directiva de Bartomeu, tras una inversión sin parangón en 2019, apunta a seguir gastando sin medida este verano. Todo comenzó por el entrenador más cotizado del mercado, Sarunas Jasikevicius.

La llegada del ltuano fue rápidamente seguida por la primera incorporación del proyecto 2020/21 del Barça, Nick Calathes, que ha firmado hasta 2023 y cobrará dos millones y medio de salario por curso. El conjunto azulgrana necesitaba un base tras las marchas de Pangos y Delaney, y para complementar a Heurtel no han escatimado ni un euro. A sus 31 años el griego, ex NBA, se ha ganado la vitola de estrella en Europa y también un sueldo acorde a su caché.

Esta cantidad podría resultar la excepción, ya que la calidad de Calathes lo vale, pero es una constante que alcanzan, en bruto por año, la mitad de la plantilla del conjunto azulgrana. Comenzando por Mirotic, cuyo salario es con diferencia el más alto de toda Europa, y continuando por otros fichajes estrella de la pasada campaña. Cory Higgins, exjugador del CSKA de Moscú, cobra unos 10,5 millones y Brandon Davies, pívot que también quería el Real Madrid, unos 3,5 millones de euros brutos por dos años. Luego estarían los Abrines, Hanga o Claver, quienes también cuentan con salarios cercanos a la cifra de Calathes.

"No habrá negociación por Gasol"

Ahora, Gasol acapara el interés de la directiva. Siguen convencidos en traer de vuelta a Pau, aunque de cara al público mantienen otra versión. "Quiero confirmar que en ningún momento ha habido ninguna negociación ni la habrá con Pau Gasol. Ni la ha habido, ni la habrá", confirmaba Joan Bladé en la presentación de Calathes. El propio pívot catalán ya reconoció que sería atractivo disfrutar de su último año en el Barcelona y acabar por todo lo alto en los Juegos Olímpicos.

La realidad es que todavía no hay acuerdo y desde el club echan balones fuera. Sin embargo, el propio Jasikevicius demostró su ilusión de tener a Gasol bajo sus órdenes. "Todos sabéis el cariño que tengo por Pau porque es amigo mío", admitió en su presentación. "Estamos en una fase en la que no podemos decir muchas cosas. Si no hay nada oficial no vale la pena hablar", confesaba.

El segundo objetivo sería Jan Vesely, el sueño imposible de los azulgranas. El ala-pívot del Fenerbahce fue premiado con el MVP de la máxima competición continental la temporada pasada, con unas medias de 17.6 puntos y 4.7 rebotes. El jugador tiene ficha hasta el 2022, pero su alto salario y la situación a la baja en el presupuesto de los turcos podría dar con su salida, aunque en el Fenerbahce tienen claro que se quedará. Eso no quita las altas pretensiones del Barcelona por hacerse con sus servicios. En la agenda del club catalán también estaría una opción más económica, el pívot del Valencia Basket, Mike Tobey.

Las críticas de los rivales

El desembolso del pasado año y las intenciones para este 2020, más tras un ERTE, no gustan a sus rivales. El primer jugador que abrió la veda fue Shane Larkin, del Anadolu Efes. “El Barça va camino de tener un límite salarial como el de la NBA”, escribió en su cuenta de Instagram, tras enterarse de la millonaria renovación de Pierre Oriola, que junto a Kuric y Brandon Davies habría mejorado su contrato.

Una corriente que siguieron Sergio Llull y Edy Tavares, jugadores del Real Madrid en Twitter tras de hacerse oficial el fichaje de Calathes. “Vaya festival, ¿no?”, era el mensaje del español, acompañado de emoticonos de fajos de billetes. “Tomorrowland”, contestaba el pivot, en referencia a uno de los mayores festivales de música electrónica del mundo.

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios