Derrota contra el Barcelona (98-84)

El fin de una gesta histórica: San Pablo Burgos, el orgullo de toda una ciudad

El sueño del humilde San Pablo Burgos llegó a su fin. El equipo liderado por Joan Peñarroya no pudo con el Barcelona y quedó apeado en semifinales de la Liga Endesa

Foto: San Pablo Burgos se quedó a un paso de una gesta histórica. (EFE)
San Pablo Burgos se quedó a un paso de una gesta histórica. (EFE)

El sueño del humilde San Pablo Burgos llegó a su fin. El equipo liderado por Joan Peñarroya no pudo con el Barcelona y quedó apeado en semifinales de la Liga Endesa. Aún así la ciudad de Burgos debe sentirse orgullosa de vivir una gesta histórica de un equipo que ha dejado por el camino a clubes como el Real Madrid, el campeón del año pasado.

La semifinal contra el Barcelona ya dejaba a las claras las grandes diferencias entre ambos equipos. Por un lado el conjunto catalán, 94 años de historia, 60 campeonatos disputados, 18 títulos ligueros y 41 millones de presupuesto, el mayor de Europa. Por otro lado el San Pablo Burgos, equipo refundado en 2015, tres temporadas en la élite y con un presupuesto de cinco millones, lo que cobra la estrella de los rivales, Nikola Mirotic, MVP de la temporada.

El San Pablo Burgos no pudo rematar su gesta contra el Barcelona. (EFE)
El San Pablo Burgos no pudo rematar su gesta contra el Barcelona. (EFE)

Del ascenso en 2017 a una gesta histórica

Su presidente, Félix Sancho, fue el hombre clave. Su proyecto rescató el baloncesto para una ciudad que se sentía fuera del deporte de más alto nivel. Tres ascensos frustrados del CB Tizona provocaron que la anterior directiva acabara con el equipo. Cinco años después llegó el milagro del CB Miraflores. Un equipo que con fe, trabajo y confianza tomó vuelo a lo grande de la mano de una ciudad volcada hasta el punto de quedarse a dos partidos de ser campeones de liga. “Tenemos pendientes a toda la ciudad del choque”, decía el presidente (el Coliseum de Burgos obtuvo más de 9.000 espectadores de media, en el podio de asistencia junto a Baskonia y Madrid)

En 2017 lograron el ascenso a la élite y las dos primeras temporadas en la Liga Endesa ya fueron de un nivel extraordinario. Todo de la mano de un hombre de la casa como Diego Epifanio (14º y 11º). A pesar del buen nivel mostrado, Sancho tomó el pasado verano una decisión dolorosa, pero clave para los éxitos de hoy. Cambió a un querido Epifanio, por una de las sensaciones de la ACB, Joan Peñarroya. Con él en el banquillo y fichajes importantes debutó a lo grande en Europa y está clasificado para la Final a 8 de la Champions de la FIBA, que se resolverá en octubre. Por otro lado, se quedó a las puertas de la Copa del Rey. Marchaban octavos antes del parón por el covid-19 y quedaron mermados por la ausencia de su estrella, el ex NBA Earl Clark y la lesión de Álex Barrera, ya habían perdido a Tokoto, Stevic o Huskic. Aún así protagonizaron una gesta para recordar y que finalizó en semifinales.

Casademont Zaragoza (86-92), Real Madrid (87-83) y Morabanc Andorra (88-86). Grandes equipos caían a manos de los chicos de Joan Peñarroya, que incorporaron a Pablo Aguilar a sus filas de cara a la Fase Final para intentar paliar los problemas del equipo por las numerosas bajas del equipo y dar la sorpresa en Valencia. La euforia llegraría el viernes en el hotel en el que los jugadores llevan concentrados desde el pasado día 10 cuando se metían en las semifinales de la Liga Endesa. Desde ese momento sabían que lo que habían hecho era historia quedaran eliminados o no en semifinales.

Demasiado Barcelona

La euforia y emoción de estar haciendo historia en el baloncesto era clave para afrontar el encuentro frente al Barcelona, pero en su partido más importante la calidad del equipo catalán se impuso y los burgaleses pudieron acusar el cansancio de este frenético final de liga.

El comienzo no fue el mejor para el San Pablo Burgos dos parciales de 8-0 y 9-0 hicieron mucho daño, con tres técnicas incluidas, y tuvieron que trabajar siempre a contracorriente. Aún así consiguieron aguantar el tipo y finalizaron el primer cuarto con un 23-17 en contra. En el segundo cuarto el conjunto catalán llegó a alcanzar los 16 puntos de ventaja, pero entonces apareció la figura de Augusto Lima. El brasileño se echó el equipo a su espalda y reducieron la ventaja a los cuatro puntos antes de que Joan Peñarroya lo sentara para evitar una tercera falta personal. Ahora fueron los compañeros los que remataron el trabajo para marcharse al descanso con un meritorio 43-41 en contra con un parcial final de 20- 6 a favor de los burgaleses.

En la segunda parte San Pablo Burgos notó el cansanció en las piernas y el Barcelona pisó el acelerador. Los de Peñarroya se encontraban como cuando un ciclista hace la goma porque no puede aguantar el ritmo del pelotón y al final termina descolgándose. Terminaron a catorce en un tercer cuarto que fue definitivo y en los minutos iniciales del último cuarto se acabaron hundiendo poco a poco en el marcador y vieron como el sueño de la Liga Endesa llegaba a su fin. El Barcelona, con un excelso Mirotic desde la línea de tres, acabó ganado el partido con un 98-84. La ciudad de Burgos se quedo sin rematar la gesta, pero después de su espectacular rendimiento pueden decir 'que nos quiten lo bailao'. Una auténtica demostración de fe, confianza, trabajo y humildad para un equipo que lleva tres años solo en la élite.

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios