Victoria contundente de los culés (1-4)

El Barcelona se gusta contra el Villarreal y Bartomeu se hace la víctima con el VAR

En la mejor noche de juego del equipo tras la vuelta de la Liga, Bartomeu aprovecha en Movistar para criticar duramente al VAR, señalando un doble rasero: "Siempre favorecen al mismo"

Foto: Los jugadores del Barça celebran el gol de Griezmann ante el Villarreal. (EFE)
Los jugadores del Barça celebran el gol de Griezmann ante el Villarreal. (EFE)

El Barça, por fin, juega bien. Y ha ocurrido cuando menos se esperaba, en casa del Villarreal (uno de los mejores equipos tras la vuelta de la competición) y sabiendo que empezaba el encuentro a siete puntos del Real Madrid que había ganado en Bilbao. Podían haber bajado los brazos y, sin embargo, firmaron el mejor partido en mucho tiempo, aunque a estas alturas y si los de Zidane no fallan de poco les va a servir en esta Liga. Parece ya demasiado tarde, pero por si acaso, Bartomeu quiso hablar porque tenía un mensaje clarísimo y era quejarse del VAR y de los favores al Madrid: “He visto el partido de Bilbao sí, y me sabe mal porque es la mejor Liga del mundo y el VAR no está dando la imagen, es poco equitativo está repercutiendo en algunos resultados y está favoreciendo siempre al mismo”.

El barcelonismo estaba calentito por el arbitraje de San Mamés y el presidente quiso complacer al personal diciendo en voz alta las quejas para que consten en acta. Que hable ya es una sorpresa, pero es que en la noche del domingo todo fue sorprendente en el equipo azulgrana; empezando por la alineación de la que voló Riqui Puig, con Sergi Roberto de interior y Griezmann en el once, y siguiendo por el dibujo en el que Messi se colocó como punta del rombo y el francés acompañaba a Luis Suárez abandonando la izquierda. La sorpresa continuó por la imagen, la energía, la intensidad, velocidad y concentración que exhibió el Barça desde el primer minuto. Parecía otro equipo y en el minuto 3’ Pau Torres marcó en propia puerta cuando Griezmann estaba al acecho y hasta pareció en un primer momento que había anotado de tacón. El Villarreal parecía sometido al vigor culé, pero en su primera oportunidad en un contragolpe Gerard Moreno empató en el 14’.

Luis Suárez se abraza a Griezmann tras el 1-2 del Barça en La Cerámica. (EFE)
Luis Suárez se abraza a Griezmann tras el 1-2 del Barça en La Cerámica. (EFE)

La resurrección de Griezmann

Después de haber sido suplente en tres de los últimos cuatro partidos, la nueva posición de Griezmann sobre el terreno de juego fue mano de santo. El delantero firmó su mejor partido como azulgrana y se entendió a la perfección con sus compañeros de ataque. Resulta increíble que haya habido que esperar hasta una noche del mes de julio para que por fin hayan encontrado la fórmula en la que el francés encaje en el ataque azulgrana, pero así es. Probablemente nunca sabremos si la idea partió únicamente de Setién o si llegó a un acuerdo con los pesos pesados del vestuario porque hubo otras señales curiosas, como que el técnico realizara los cinco cambios que se permiten ahora y que el primero en marcharse fuera Luis Suárez, que marcó el 1-2 de rosca, en el 60’ y sin poner mala cara. La resurrección de Griezmann vino además acompañada de un gran gol en el 45’, un tanto de vaselina después de una asistencia de Messi de tacón.

La duda de si el Barça aguantaría la chispa en la segunda parte quedó pronto contestada porque Setién movió el banquillo al cuarto de hora y el equipo no aflojó. Vidal y Alba tuvieron ocasiones para ampliar el marcador y el VAR anuló un tanto a Messi en el 69’ que Piqué acompañó con un gesto como tecleando una pantalla de ordenador y colocando una línea (de fuera de juego) que tras el partido afirmó haber olvidado por completo. “No me acuerdo… la adrenalina dentro del campo”, dijo sonriendo a los micrófonos de Movistar. En realidad recordaba perfectamente todo.

Ansu Fati cerró el partido con un extraordinario gol tras jugada personal. (EFE)
Ansu Fati cerró el partido con un extraordinario gol tras jugada personal. (EFE)

Ansu Fati, que había entrado por Griezmann en el 72’ puso la puntilla con un gol a falta de tres minutos para que se terminara el partido que certifica que le hace falta media ocasión para ver puerta. El Barça por fin dio una imagen más que apañada, buena incluso, y volvió a algunas de sus esencias. Entre ellas también está hacerse la víctima con los arbitrajes y apuntar a tejemanejes desde los despachos para perjudicarles sin ni siquiera nombrar al Real Madrid. Porque no, Bartomeu dijo que “favorecen siempre al mismo”. Y esto, también, es más de lo mismo.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios