Baloncesto

El Barcelona ficha a Jasikevicius: un Pablo Laso 2.0 para salir de la abulia

El entrenador elegido para reemplazar a Pesic en el banquillo culé es otro ejemplo nato de 'players' coach'. Se confía en su carisma y liderazgo para revertir una década sin identidad.

Foto: Jasikevicius, durante un partido como técnico del Zalguiris Kaunas en octubre de 2019 (Efe).
Jasikevicius, durante un partido como técnico del Zalguiris Kaunas en octubre de 2019 (Efe).

En los últimos cuatro años, la plantilla del Barcelona ha tenido cuatro entrenadores diferentes: Xavi Pascual, Georgios Bartzokas, Sito Alonso y Svetislav Pesic. A partir de ayer, tiene otro distinto: Sarunas Jasikevicius (Kaunas, 1976). El mítico exjugador lituano del club llega con la misión no sólo de recolocar al equipo en el camino del triunfo (en las últimas seis temporadas el Barça ha ganado sólo tres títulos ‘menores’), sino de devolverle una identidad. Las comparaciones con su máximo rival son dolorosas: en los últimos seis años, el Real Madrid ha tenido el mismo entrenador (Pablo Laso: lleva nueve temporadas al frente del equipo) y ha conquistado doce trofeos, incluida una Euroliga.

Jasikevicius (conocido como ‘Saras’) representa un estilo muy diferente al de Pesic. El destituido técnico balcánico del Barça se inscribe en la escuela que antepone el colectivo y el rigor táctico a la libertad individual. ‘Saras’, en cambio, pertenece a la misma familia que Pablo Laso: los ‘players’ coach’, aquellos técnicos que confían en los jugadores para ganar partidos y cultivan el talento y el liderazgo, configurando un ecosistema en el que las estrellas decidan los partidos (e incluso tengan voz respecto al funcionamiento del equipo). Por poner un ejemplo legendario, Phil Jackson y sus Chicago Bulls.

Superlíderes

El paralelismo entre Jasikevicius y Laso es notable. Comienza no en el banquillo, sino en la cancha. Ambos jugaban de base. “‘Saras’ y Pablo eran el mismo tipo de jugador”, dice en conversación con este periódico Pablo Martínez-Arroyo, exjugador profesional de la ACB (Estudiantes y Cáceres, entre otros equipos). “‘Saras’ fue mejor que Laso”, aclara inicialmente Martínez-Arroyo, “era más alto y más fuerte y tenía mejor tiro, pero veían el juego de forma muy parecida y eran líderes absolutos de sus equipos. Auténticos ‘meneurs de jeu’, como dicen los franceses, directores de orquesta, superlíderes que conocen el juego mejor que sus compañeros y lo saben ejecutar”.

Reconocido seguidor culé, Jasikevicius jugó en el Barça 241 partidos oficiales repartidos en cuatro temporadas y dos etapas diferentes (2000-01, 2001-02, 20002-03 y 2012-13). Con el cuadro catalán ganó la primera Euroliga de la historia del club (2003), precisamente a las órdenes de Pesic. En su exitosísima carrera como jugador logró cuatro Euroligas (Barça 2003, Maccabi 2004 y 2005, Panathinaikos 2009) y nueve Ligas nacionales entre los diferentes equipos en los que jugó.

Sarunas Jasikevicius (i) ante el escolta del Valencia Basket Pau Ribas (d), durante un partido de la ACB disputado en 2013 (Efe).
Sarunas Jasikevicius (i) ante el escolta del Valencia Basket Pau Ribas (d), durante un partido de la ACB disputado en 2013 (Efe).

“Jasikevicius nos transmitió la ilusión que significa tener una profesión como el baloncesto con la energía necesaria para mantenerla”, prosigue Martínez-Arroyo: “Pocos jugadores han arrastrado como lo hacía él... Era como el ‘Cholo’ Simeone de futbolista. Es verdad que tenían posiciones muy diferentes en el campo, ‘Saras’ dirigía los ataques y tenía que tomar decisiones, Simeone era un jugador de resistencia y contención. Sin embargo, se parecían por su energía, por su carisma y capacidad de influencia”.

Formado en Estados Unidos, Jasikevicius despuntó en el panorama internacional durante los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 (donde Lituania consiguió la medalla de bronce). Su memorable actuación ante Estados Unidos en semifinales (85-83) le transportó a un Barcelona con el que alcanzaría la gloria con 27 años: en 2003 conquistó el triplete ACB-Copa del Rey-Euroliga en 2003. (También fue elegido mejor jugador del Eurobasket de ese año, celebrado en Lituania, donde el equipo anfitrión resultó victorioso).

El base lituano se consolidó después en la élite del baloncesto europeo en las filas del Maccabi Tel-Aviv, equipo con el que ganó dos campeonatos de Europa consecutivos en 2004 y 2005. La NBA no tardó en llamarle. ‘El Mago’, como era conocido, no acabó sin embargo de triunfar en los Indiana Pacers ni con Golden State Warriors. El regreso a Europa, con el Panathinaikos, fue arrollador. Su última gran actuación fue en el Eurobasket de Madrid 2007, donde Lituania fue tercera.

Éxito con el Zalguiris Kaunas

Con 44 años, y tras varias aproximaciones anteriores que nunca cristalizaron en un contrato, Jasikevicius regresa al Palau con el prestigio técnico acumulado en el Zalguiris Kaunas de su país, con el que ha ganado cinco Ligas y tres Copas lituanas. (Y, más aún, llevó a su equipo a la ‘Final Four’ de la Euroliga de 2018 con un presupuesto francamente modesto).

En Barcelona, ‘Saras’ dirigirá un proyecto mucho más ambicioso que el de la entidad lituana (será su primer proyecto de máximo nivel europeo). La extraordinaria plantilla blaugrana, que aspiraba absolutamente a todo esta temporada, parece haber acogido con satisfacción la llegada de un técnico definido por la ambición y el carisma, hincha confeso de los azulgrana desde que pisó España a comienzos de siglo.

Su objetivo, además de recuperar la identidad del equipo, será derrocar al Real Madrid de Pablo Laso. “En realidad”, apunta Martínez-Arroyo, “Jasikevicius puede verse como el eslabón siguiente a Laso en la línea evolutiva de una manera de ver el baloncesto… Una especie de Pablo Laso 2.0… No es lo mismo ver el juego con una altura de 1,76 que con 1,90. Un poco a la manera de Guardiola y Xavi en el fútbol barcelonista: Xavi era más bajo, pero físicamente era superior y llegó a otra dimensión como futbolista. El siguiente eslabón en esa cadena que va de Laso a ‘Saras’ sería por ejemplo Papaloukas: ese liderazgo extremo, la gestualidad desafiante, ser el centro de la escena... Protestar, animar… Llevar al equipo hacia adelante”.

“Como entrenadores también se van a parecer mucho", concluye Martínez-Arroyo. "El fichaje de ‘Saras’ es una decisión muy inteligente del Barcelona y Nacho Rodríguez [director deportivo del club, con el que compartió la posición de base en su etapa de jugador azulgrana]. Jasikevicius y Laso son hoy los dos referentes del baloncesto moderno europeo [...] He visto a ‘Saras’ hacer cosas alucinantes con el Zalguiris… Ser casi tan ‘killer’ como de jugador... Ganar partidos perdidos en los últimos cinco minutos, tener la inteligencia de saber que los jugadores pueden solucionar el problema si toman buenas decisiones en los últimos cinco minutos. Porque en el baloncesto profesional, el 75% de los partidos se van a decidir en los últimos minutos”.

Baloncesto
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios