un paso más en el alpinismo

Las ocurrencias de Alex Txikon en el K2 o cuando el tonto mira el dedo

Que se terminase el invierno hace unos días tenía un significado especial para Alex Txikon, quien debía bajarse de las faldas del K2 puesto que su cometido perdía el significado

Foto: Alex Txikon en el K2. (Twitter @AlexTxikon)
Alex Txikon en el K2. (Twitter @AlexTxikon)

“Pasan las horas y el viento constante supera los 50 km/h. No quiero arriesgar nuestras vidas para poder decir que hemos llegado más alto que alguien para no obtener nada. Quiero que tanto yo como todo mi equipo sigamos viviendo y soñando con estas aventuras. Decidido, nos bajamos. Son momentos duros desmontando el Campo 3, pero conseguimos desmontarlo”. Entre la desazón y la seguridad de estar haciendo lo correcto, Alex Txikon narraba hace unos días que debía arrojar la toalla en su histórico proyecto de coronar el K2 en invierno, algo que nadie ha hecho nunca. A pesar de que pueda aparentar haber sido un intento fallido, los avances y descubrimientos que se trae de vuelta a casa son fascinantes y ya constituyen un legado para el alpinismo.

Ya no se trata de que suba una montaña en invierno, el considerado segundo ochomil más peligroso del mundo, sino la manera en la que está llevando esta aventura a cabo. Y, ¿para qué sirve subir a una montaña? Se preguntará más de uno… No se trata de la montaña en sí, sino de la capacidad del ser humano para superarse, de alcanzar nuevos límites, de vivir y superar hábitats inexplorados y del aprendizaje por el camino del que, desgraciadamente, ya ha sacado provecho la sociedad con el reciente rescate de los cuerpos de Nardi y Ballat en el Nanga Parbat por parte del equipo de Txikon.

Las conclusiones de Txikon

De su expedición #WinterTopAppeal nos podemos quedar con un aprendizaje básico, desde el punto de vista del alpinismo, con las conclusiones que él mismo describió en un comunicado tras abandonar el campo base del K2:

- “De cara al año que viene colocaremos las estaciones meteorológicas en los Campos de altura también además de en el Campo Base. Este será uno de los primeros cambios o mejoras”.

- “El K2 sólo será ascendido en marzo y, por lo tanto, los que piensan que el invierno acaba en febrero deberán intentarlo a primeros de diciembre o a mediados de enero. Creo que con llegar al Campo Base a primeros de febrero es suficiente, ya que en 3 o 4 días de trabajo se puede llegar a equipar hasta el Campo 3 y en 6 días de trabajo hasta el Campo 4”.

- “La única posibilidad será salir del Campo Base o Campo Base avanzado al Campo 3 y de Campo 3 a 7.400 metros a cumbre y regresar a Campo 3. O, como Reinhold Messner nos dijo hace varias semanas, él cree que es posible incluso desde el Campo 2. Si contamos en breve con la financiación entrenaremos y trabajaremos mucho y muy duro para poder intentarlo desde el Campo 2, cada día creo más en esta teoría”.

- “Ojalá otros alpinistas se apoyen en estas iniciativas de construcción de los iglúes y la defensa del viento. Aguantarán para las expediciones de primavera e incluso en verano si les mantienen cubriéndoles con nieve”.

- “Junto a la importancia de recoger la basura y material de la montaña, querría añadir que en la evacuación de Nuri en helicóptero (debido a las congelaciones del dedo índice), aprovechamos para meter tres sacos de basura reciclada. Mucha gente de Pakistán nos felicitó ya que decían que nunca se había bajado basura en el helicóptero”.

Lo que representa sus avances

Estas claves significan un antes y un después para los amantes de la alta montaña, pero sus avances también rezuman inspiración para la sociedad por haber ideado nuevas teorías, técnicas y caminos para lograr con éxito su propósito. También expresa un solemne y ejemplar respeto por la naturaleza y la montaña, así como una forma de vida saludable y sostenible aprovechando los recursos que nos rodean. Concienciación. Y, por su puesto, un infranqueable espíritu de superación. Por otra parte, su compañerismo y manera de entender el liderazgo es tan particular que incluso los sherpas están dispuestos a dejar de ganar más dinero por estar junto a él (como se explicó detalladamente en este artículo).

Pocos atletas y deportistas están envueltos por tantos valores tan positivos como los que emana Alex Txikon. La figura del vizcaíno es más que la unión de un cuerpo y una mente prodigiosa que le permite ascender ochomiles sin necesidad de oxígeno (usar bombonas es otro deporte).

Sabiendo que el año que viene volverá a la carga, y que apuesta porque llegar a la cumbre del K2 en invierno se tarda “tres años”, ahora tiene por delante unos meses para descansar, idear cómo evolucionar más su estrategia y convencer a los patrocinadores de que continúen enrolados a este proyecto histórico en el que subir una montaña en invierno es la excusa para conocer más sobre el ser humano ("cuando el sabio señala luna, el tonto mira el dedo").

Alpinismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios