es la tercera vez que le desautoriza

El TAD frena otro intento de la federación de taekwondo de apartar a la oposición

Por tercera vez, el Tribunal Administrativo del Deporte anula una decisión de su órgano disciplinario sobre la persona cuya denuncia provocó a la apertura de una investigación judicial

Foto: Jesús Castellanos, presidente de la Real Federación de Taekwondo. (RFET)
Jesús Castellanos, presidente de la Real Federación de Taekwondo. (RFET)

El Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) anuló este viernes una sanción de la Real Federación Española de Taekwondo (RFET) a uno de sus federados. Hasta ahí nada extraño. Que el TAD enmiende la plana a las federaciones es algo que sucede con asiduidad. Lo llamativo del caso es que es la tercera vez en el último año y medio que lo hace con una resolución de su Comité de Disciplina contra Eugenio Granjo, el entrenador de Castellón cuya denuncia provocó la apertura de una investigación en un Juzgado de Alicante a varios dirigentes federativos, incluido el presidente, Jesús Castellanos.

En julio de este año, la RFET sancionó a Granjo, a su club (CD Granjo), al Club Costera-Xátiva y a su presidente, José Luis Gijón Segrelles, y al presidente de la federación gallega, Juan Carlos Eiriz López, por irregularidades en la celebración el 21 de abril del XVIII Open Internacional de la Cerámica. La denuncia fue presentada por Antonio Toledo, vicepresidente de la federación española y presidente de catalana, y por Victorino Pizarro, presidente de la federación valenciana y uno de investigados por el juzgado.

El mayor castigo fue para Granjo y su club, como organizadores del evento. La RFET argumentó que habían organizado un torneo internacional sin su autorización ni la del Consejo Superior de Deportes y les inhabilitó durante dos años, además de imponerles sendas multas de 2.000 euros. Para el resto las penas fueron más leves por permitir participar sus deportistas en la competición. Granjo recurrió ante el TAD y solicitó la suspensión cautelar de la sanción, que le fue concedida el 27 de julio.

En su resolución defnitiva, a la que ha tenido acceso este periódico, el TAD le da la razón al recurrente al no ver ninguna irregularidad en la organización del torneo. "No se aprecia qué normas de la RFET se han podido incumplir por la sencilla razón de que, como reconoce la propia Federación, las actividades que motivaron la sanción constituyeron un evento no oficial, al margen de la actividad federativa y no sujeto por tanto a la normativa federativa", argumenta el TAD. "Aunque cuando se utilizase la denominación de "Open Internacional", estos son términos genéricos expresivos del carácter abierto y de la participación de deportistas de diferentes nacionalidades. Pero en ningún momento se hace mención alguna a su carácter de competición oficial ni a que pudiera estar organizado o avalado por la RFET o por alguna Federación territorial".

Al no ser una competición oficial, argumenta el tribunal, es un evento ajeno a las competencias de la RFET, por lo que no puede entrar a valorarlo. "Hacerlo es una vulneración del principio de legalidad en materia sancionadora consagrado en el art. 25 de la Constitución, los que acarrea necesariamente su declaración de nulidad", dice la resolución.

Es la tercera vez que el TAD corrige al Comité de Disciplina de la RFET a Eugenio Granjo. Las otras dos fueron en 2017, a raíz de un expediente abierto en marzo de ese año. El tribunal primero levantó la suspensión cautelar de la licencia y más tarde acabó archivando las actuaciones practicadas y dejando sin efecto la sanción de dos años de suspensión de la licencia que le había impuesto la RFET.

La última resolución del TAD, aunque considera que no tienen por qué influir en el expediente disciplinario que examina, sí recoge por su importancia en el contexto los antecedentes entre Granjo y la RFET. Una denuncia de Granjo ante la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) en 2015 provocó el inicio de una investigación que acabó en el Juzgado de Instrucción número 7 de Alicante.

En la actualidad ese juzgado investiga a Jesús Castellanos (presidente de la RFET), José María Pujadas (secretario general), Miguel Pérez (ex gerente y tesorero), Alicia Sánchez (actual gerente y tesorera) y Victorino Pizarro (presidente de la Federación Valenciana) por la posible comisión de delitos de fraude en las subneviones, malversación de caudales públicos, adminitración desleal, apropiación indebida y falsedad documental.

En la causa también está personado el presidente de la federación gallega, Juan Carlos Eiriz López, otro de los sancionados por la RFET hace unos meses. Además, el mismo juzgado de Alicante investiga a Castellanos y otros directivos por presuntas coacciones a Granjo.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios