fomenta una vida saludable a posteriori

El estudio que anima a correr la Behobia: más kilómetros de verdura y menos alcohol

Una investigación de la Universidad de Deusto concluye que esta popular carrera, la Behobia - San Sebastián, es "un motor de cambio sostenible en el estilo de vida de sus participantes"

Foto: Miles de corredores participan en la última edición de la Behobia-San Sebastián. (EFE)
Miles de corredores participan en la última edición de la Behobia-San Sebastián. (EFE)

Es habitual que en las semanas previas a una carrera popular los participantes adopten un estilo de vida más saludable que no afecta únicamente a la práctica regular de deporte para afrontar la prueba en las mejores condiciones. La Behobia-San Sebastián no es una excepción. Los días previos a la celebración de este evento que reúne a más de 30.000 runners en noviembre es sinónimo de una mayor ingesta de frutas y verduras y de un menor consumo de tabaco y alcohol entre los corredores. Pero el efecto de la carrera entre los participantes no se limita a priori sino que también tiene un impacto relevante a posteriori en los hábitos de vida de quienes afrontan los duros 20 kilómetros de la prueba.

Una investigación de la Universidad de Deusto ha puesto de manifiesto que la Behobia-San Sebastián es “un motor de cambio sostenible en el estilo de vida de sus participantes y un factor coadyuvante de más y mejor salud”. El estudio, publicado en el último número de la revista científica de educación física y deporte 'Apunts', refleja que esta carrera influye de forma determinante en la mejora del estilo de vida en diferentes áreas relacionadas con la salud y en la autopercepción de la salud entre los participantes. Tras participar en la prueba, los corredores varían sus hábitos de vida en relación a la alimentación, la realización de actividad física, el consumo de alcohol y tabaco o las horas de sueño.

"Para un porcentaje elevado de sus participantes la carrera ha supuesto un antes y un después a la hora de adoptar un estilo de vida más saludable”

El informe se sustenta en las respuestas de 2.008 corredores guipuzcoanos que participan en la prueba y cuya edad media se sitúa cerca de los 40 años. Sus autores, los profesores titulares de Deusto Business School Iñaki García y Juan José Gibaja, y la docente titular de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas Alazne Mujika, remitieron un cuestionario a los más de 8.000 guipuzcoanos inscritos en la 50 edición de la carrera, de los que participaron un 24,75%. Casi el 21% de las personas que respondieron a las encuestas eran mujeres, un porcentaje similar al de la participación femenina en la prueba.

Correr y salud, de la mano

La investigación determina que entre los corredores ha mejorado de “manera muy significativa” la percepción directa de su salud por el hecho de participar en la prueba. La mitad de los encuestados reconoce que la mejora percibida en la salud es “hoy significativamente mayor”. “Para un porcentaje elevado de sus participantes la carrera ha supuesto un antes y un después a la hora de adoptar un estilo de vida más saludable”, enfatiza Mujika.

Más de la mitad de los corredores asegura que disputar la Behobia-San Sebastián ha influido mucho o bastante en el posterior cuidado de su alimentación. El 25% afirma haber aumentado el consumo de fruta, un porcentaje similar al de los corredores que ha incrementado la frecuencia de consumo de pasta, arroz y patatas. Asimismo, algo más del 16% dice comer verduras de forma más frecuente. En esta línea, un porcentaje “considerable” afirma haber reducido la frecuencia de consumo de dulces, refrescos con azúcar, comida rápida y aperitivos o comidas saladas de picar. Esto tiene su efecto en la satisfacción con el peso desde la participación en la prueba. Un 40% afirma que está bastante o mucho más satisfecho con sus kilos. “La participación en la carrera ha hecho que muchos corredores tengan un peso más saludable”, señala el estudio.

En el caso de la ingesta de alcohol, uno de cada cuatro corredores asegura haber reducido su consumo desde la participación en la prueba. El 29,2% dice que bebe alcohol una vez por semana, el 26% afirma que lo hace dos o tres veces por semana, el 6,6% ingiere bebidas alcohólicas todos los días y el 6,6% se declara abstemio en el último año. En relación al tabaco, un 5% de los encuestados confiesa ser fumador habitual y un 5,4% reconoce que echa mano del cigarro de manera ocasional. Entre ellos, un 40% admite fumar menos desde su participación en la carrera. Estos datos llevan a la conclusión de que el consumo de alcohol y tabaco “se ha reducido significativamente por el hecho de decidir participar en la Behobia-San Sebastián”.

Numerosos corredores afrontan los últimos kilómetros de la prueba ya en San Sebastián. (EFE)
Numerosos corredores afrontan los últimos kilómetros de la prueba ya en San Sebastián. (EFE)

Los efectos favorables de la prueba también alcanzan a los hábitos de sueño, ya que los participantes aseguran haber aumentado las horas de sueño desde que tomaron la decisión de correr esta prueba, como pone en valor Mujika. “Con todo, es fácil deducir que la salud de los corredores de la Behobia-San Sebastián podría ser mejor que la de la población en general y que, gracias a la mejora de sus hábitos, es mejor ahora que antes de tomar la decisión de participar en la carrera”, sostiene la investigación.

El mayor impacto se da en las mujeres adultas, que presentan mejores indicadores en percepción de salud, mejora de la alimentación o reducción del consumo de alcohol y tabaco

Destaca que el mayor impacto de la Behobia-San Sebastián en los hábitos de vida saludables se da en las mujeres adultas. Es “significativo”, según apunta Mujika, que este colectivo presente mejores indicadores que el resto de corredores en cuanto a percepción de salud, mejora de la alimentación o reducción del consumo de alcohol y tabaco. “Son datos interesantes”, remarca. La participación femenina en esta popular carrera crece con los años y en la última edición alcanzó el 24%. Es un porcentaje importante pero lejos, por ejemplo, del 50% que alcanza la Maratón de Nueva York.

Inversión pública para Gipúzcoa

A la vista del impacto en el fomento del estilo de vida saludable, el estudio concluye que esta prueba popular constituye “una buena inversión en salud pública para Guipúzcoa”. A este respecto, Mujika reconoce que es difícil medir el impacto que podría tener una carrera de cara a un menor gasto sanitario. A día de hoy no existen herramientas estandarizadas para medir el ahorro en inversión en salud que provocan las carreras. Además, hay que tener en cuenta las lesiones que pueden sufrir los corredores (musculoesqueléticas, articulares…) y el consiguiente coste que puedan representar los tratamientos requeridos. En todo caso, la investigación estima que “todo hace indicar que la administración pública debería promover la organización de carreras de fondo”. En concreto, defiende que la Behobia-San Sebastián “se ha convertido en motor de un cambio sostenible en el estilo de vida –cada vez más saludable- de miles de corredores y también en una buena inversión en salud pública para Guipúzcoa”. “La Behobia-San Sebastián es un capital de Guipúzcoa que hay que poner en valor. No es una carrera más”, enfatiza al respecto la profesora titular de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, quien no tiene dudas: “Merece la pena invertir en carreras populares”.

"La Behobia-San Sebastián es una buena inversión para Guipúzcoa tanto por su impacto económico como por su impacto para la salud pública"

Impacto en la salud pública y también impacto a nivel económico. La Universidad de Deusto puso cifras a la repercusión en términos monetarios de la carrera con un estudio que analizó la edición de 2013. Según este informe, la prueba generó ese año un impacto económico de 14,9 millones de euros en Guipúzcoa (8,8 millones corresponden a gastos directos de los participantes en la carrera, organizadores y patrocinadores, y 6,1 al gasto indirecto adicional que los gastos directos generan). El gasto medio por atleta y su círculo de acompañantes se situó en 337 euros, siendo los catalanes y los franceses quienes mayor gasto directo realizan en la provincia a consecuencia de la prueba. Hostelería y comercio son los sectores más beneficiados por la celebración de la carrera, ya que en ellos revierte el 68% y el 18% del gasto realizado respectivamente. "La Behobia-San Sebastián es una buena inversión para Guipúzcoa tanto por su impacto económico como por su impacto para la salud pública", asevera la investigación de la Universidad de Deusto.

La Behobia-San Sebastián se caracteriza por la alta fidelidad. El promedio de participación es de seis veces. Los encuestados, con una edad media de casi 40 años, llevan un promedio de 18 años realizando actividad física de forma habitual. En todo caso, esta prueba, que goza de un gran cartel en España y en el extranjero entre los aficionados al running, presenta un exigente recorrido con varios repechos y cambios de nivel que obliga a una preparación más exhaustiva. A este respecto, la carrera acumula cuatro fallecidos desde 2002, el último en 2015. Precisamente, el fallecimiento en 2013 de una atleta navarra de 30 años, que murió a causa de una parada cardio-respiratoria tras desvanecerse a pocos metros de la meta ubicada en el Boulevard de San Sebastián, llevó a la Universidad de Deusto a realizar un estudio junto con el Hospital Donostia y el club Fortuna, organizador de la prueba, en el que tomaron parte medio centenar de corredores con antecedentes de riesgos cardiovasculares. Se les hizo un exhaustivo seguimiento, con mediciones antes y después de la carrera (variaciones de pulso o tensión…), si bien no se detectaron “anomalías graves”.

Deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios