ESTRENOS DE CINE

'Cats': gato por liebre

El director de 'El discurso del rey' adapta al cine el musical de Andrew Lloyd Webber con un resultado... inesperado

Foto: Francesca Hayward es Victoria en 'Cats'. (Universal)
Francesca Hayward es Victoria en 'Cats'. (Universal)

'Cats' estaba preparada para convertirse en la película de las Navidades. Cine familiar. Adaptación de uno de los musicales de Broadway más populares, con el archiconocido tema de 'Memory' como reclamo principal. Un director de Oscar (Tom Hooper, responsable de 'La chica danesa', que le valió también una nominación a Mejor vestuario al español Paco Delgado). Un reparto pop capaz de mezclar a Taylor Swift con Ian McKellen. Fecha de estreno, 25 de diciembre. Y 'Cats' será la película de las Navidades, pero no por los motivos que les gustaría a sus creadores. Las reacciones al primer tráiler ya hacían presagiar un resultado en frágil equilibrio entre el despropósito más insalvable y un ejercicio de libertad, desprejuicio y estética 'camp' capaz de convertirse en un clásico de culto a lo 'The Rocky Horror Picture Show'.

Finalmente la balanza no acaba de inclinarse. O si lo hace, es más hacia lo primero. Porque hay algo de abominación, de creación execrable a los ojos de Dios en el diseño anatómico de los personajes, que no son gatos antropomorfos ni humanos recubiertos de pieles y su tamaño resulta confuso de un plano a otro. A ratos son más pequeños que un tarro de galletas, a veces son lo suficientemente grandes para vérseles desde la lejanía caminando sobre unas vías de tren. Las proporciones corporales y su relación con los objetos del entorno son inquietantes. Que tengan abdominales marcados, desagradable. Y en algunos momentos, sobre todo en los primeros compases de las películas, los rostros humanos de los protagonistas parecen bailar descontrolados dentro del óvalo facial.

Francesca Hayward es Victoria, la gata protagonista de 'Cats'. (Universal)
Francesca Hayward es Victoria, la gata protagonista de 'Cats'. (Universal)

Tampoco resulta un acierto que Hooper haya respetado escrupulosamente la estructura del musical de Lloyd Webber en vez de adaptarla a las exigencias del medio cinematográfico; el encadenado de números musicales en los que cada uno de los gatos se presenta, cuenta su historia y sus bondades para ascender al cielo 'jélico' -una suerte de nirvana sólo apto para el gato más talentoso y puro del lugar-, se acerca más al espectáculo de 'varietés' que a un cine musical con evolución narrativa y peso dramático.

En la lista de caras conocidas están Idris Elba, Jennifer Hudson, Judi Dench, Rebel Wilson y los ya mencionados Swift y McKellen

Ambientada en Londres, 'Cats' comienza cuando un coche lanza un saco en un callejón sucio y oscuro. Dentro está Victoria (Francesca Hayward), una gata pequeña y asustadiza que da a parar con la tribu de los gatos jélicos, que son un crisol de talentos artísticos que invitan a Victoria a unirse a su ronda nocturna. Todos cantan, alguno hace magia, otros demuestran sus habilidades para el latrocinio. En la lista de caras conocidas están Idris Elba, Jennifer Hudson, Judi Dench, Rebel Wilson y los ya mencionados Swift y McKellen. Y como cuando hay joyas hay que lucirlas, Hooper ha priorizado los planos cortos frente a los planos generales en los que las coreografías hubiesen lucido al nivel de una obra musical de la magnitud de 'Cats'.

Ian McKellen es Gus, el gato teatral. (Universal)
Ian McKellen es Gus, el gato teatral. (Universal)

'Cats' es al fin y al cabo un homenaje a sí mismo, al artista, al creador. Un repaso por las principales disciplinas del espectáculo teatral, recordando que si hay luces también hay sombras, como es el caso de Grizabella (Hudson), una gata que lo fue todo y ahora recorre en soledad las calles como una pordiosera, o Gus (McKellen), el anciano trovador que recuerda glorias pasadas e intenta mantener su dignidad. Deuteronomy (Dench) interpreta a la sabia -pero afónica- anciana del lugar encargada de elegir al gato que ascienda al cielo jélico y renazca. Poco más que rascar, aparte de Idris Elba en el papel de pérfido y musculado villano.

Entre divas pop e incontestables de las tablas, Hooper ha elegido a una bailarina desconocida en Hollywood como protagonista

Y entre los estrellones de todo pelaje, entre divas pop e incontestables de las tablas, Hooper ha elegido a una bailarina desconocida en Hollywood como la gata que desencadena el relato después de que la dejen abandonada entre las basuras de Londres. Hayward consigue la mezcla necesaria entre fuerza y dulzura y su mirada melancólica e inocente ilumina cada uno de sus primeros planos. A lo que hay que sumar su capacidad vocal y su técnica de ballet clásico, lamentablemente desmerecida por el exceso de CGI (Imágenes Generadas por Ordenador).

Cartel de 'Cats'
Cartel de 'Cats'

Porque el abuso de esta técnica provoca también un primer impacto visual desconcertante: las texturas borrosas y deslavadas de los fondos recuerdan a un tipo de animación ya anticuado. Resulta chocante que el director de 'El discurso del rey', un film flemático y contenido, sea el artífice de esta 'extravaganza' abigarrada y excesiva que, además, cae en varios ridículos indeliberados, en particular durante el número protagonizado por Rebel Wilson en un catálogo de despatarres varios. Eso sí, que la canción acabe con un grupo de cucarachas como cuerpo de baile es una idea genialmente demencial. Quizás el Hooper realmente adecuado para dirigir esta película hubiese sido el viejo Tobe, ya fallecido. Puestos a desbarrar, cuando uno se cae, que se revuelque: 'Cats', el musical 'camp' más gore.

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios