ESTRENOS DE CINE

'La verdad': Deneuve contra Binoche en una familia en crisis

'La verdad' es el primer film que el japonés Hirokazu Kore-eda rueda fuera de su país

Foto: Las dos actrices más importantes del cine francés se juntan por primera vez a las órdenes de Kore-eda. (Golem)
Las dos actrices más importantes del cine francés se juntan por primera vez a las órdenes de Kore-eda. (Golem)

Cuando una mala madre se acerca a su propio ocaso, tiene dos opciones a la hora de lidiar con su propia negligencia a la hora de afrontar los quehaceres maternos: puede reconocer el desdén que mostró hacia ellos, y sus habituales ausencias, y su ocasional crueldad para con su progrenie, o bien puede hacer lo que hace la decadente estrella de cine que Catherine Deneuve encarna en la nueva película de Hirokazu Koreeda -la primera que el director firma desde fuera de su Japón natal- y reescribir su propia historia para convertirla en una versión más agradable y halagadora de sí misma.

Deneuve, decimos, interpreta a Fabienne Dangeville, célebre actriz que acaba de publicar sus memorias y que, en cuanto la película arranca, recibe la visita de su hija, Lumir (Juliette Binoche), junto con el esposo de esta y la hija de ambos. El motivo oficial de su llegada es celebrar la edición del libro, aunque lo cierto es que Lumir trae consigo una copia del volumen llena de subrayados y anotaciones en pedazos de Post-It; su intención es confrontar a la diva con las evidentes inexactitudes que el relato contiene y así recriminarle años y años de maternidad irresponsable. Y paralelamente Fabienne da inicio a su participación secundaria en el rodaje de una nueva película, un drama de ciencia-ficción sobre una mujer que, tras descubrir que le quedan dos años de vida a causa de una enfermedad terminal, decide viajar a algún tipo de hiperórbita interestelar para permanecer suspendida en el tiempo, y que a partir de entonces regresa cada siete años a la Tierra para visitar a su hija.

Catherine Deneuve en 'La verdad' de Kore-eda. (Golem)
Catherine Deneuve en 'La verdad' de Kore-eda. (Golem)

A Koreeda siempre le han interesado las familias en momentos de crisis, como los hijos sin padres de 'Nadie sabe' (2004) o la prole improvisada de ladrones protagonista de 'Un asunto de familia' (2018). Como buena parte de su filmografía previa, de hecho, 'La verdad' explora asuntos como el legado, la búsqueda de superación de los traumas del pasado y el reconocimiento de que nuestro tiempo entre los vivos es limitado y precioso; pero lo hace, eso sí, con intenciones más livianas y ambiciones menos sustanciales.

'La verdad' explora el legado, la búsqueda de superación de los traumas y el reconocimiento de que nuestro tiempo entre los vivos es limitado

Fabienne es, se mire como se mire, algo parecido a un monstruo, una mujer increíblemente caprichosa y propensa al sarcasmo y orgullosa de no haber pedido nunca perdón a nadie -aunque desde el principio queda claro que a lo largo de su vida no le han faltado motivos para hacerlo- porque, a su juicio, ser una estrella le da derecho a ello. De hecho, admite abiertamente no haber proporcionado el cuidado necesario a su hija en el pasado y haber traicionado la confianza de sus seres queridos: "No tengo que ser una buena persona, ni tengo que ser una buena madre. Soy una actriz y, aunque tú no lo apreciarás, el público sí lo hará”. El hecho de que Fabienne esté encarnada por una de las intérpretes más icónicas de nuestro tiempo hace que resulte inevitable asumir una conexión más bien estrecha entre la personalidad de una y la de la otra.

Otro momento de 'La verdad', de Kore-eda. (Golem)
Otro momento de 'La verdad', de Kore-eda. (Golem)

Fabienne y Lumir intercambian resentimientos, secretos, mentiras y remordimientos en una sucesión de escenas domésticas tan fluidas, elegantes y frescas que resultan casi milagrosas si consideramos que mientras rodaba las escenas el director no entendía lo que sus actrices decían a menos que un traductor le susurrara al oído. Y el placer que proporciona contemplar a dos actrices como Deneuve y Binoche chocar en pantalla, y equilibrar tanta acritud con dosis de humor y compasión absolutamente genuinos, acaba compensando con creces por la negativa de Koreeda a ahondar lo suficiente en los temas de cabecera de la película como para que corra la sangre.

Cartel de 'La verdad'
Cartel de 'La verdad'

En última instancia, de todos modos, 'La verdad' resulta menos interesante por los reproches que anidan en el seno de su familia protagonista que por la sutileza con la que continúa con la investigación que Koreeda lleva años llevando a cabo acerca de todo cuanto las relaciones entre padres e hijos o madres e hijas tienen de teatro. En sus mejores momentos, en efecto, la película explora con sutil precisión la idea de que las dinámicas en un núcleo doméstico son parecidas a las dinámicas en el reparto de una película; en cuanto sus miembros se apropian de sus personajes respectivos, se hace imposible imaginarlos interpretados de otra manera ni despojados de esa capa de escenificación.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios